X

Lealtad 2020: interna sindical en carne viva y los límites del albertismo zen

La deserción de Acuña con Barrionuevo y las caravanas moyanistas desmembran el festejo y diluyen la centralidad cegetista. ¿Más clamor o pelotazo en contra?

Adrián D'Amore 16/10/2020 10:57

Se picó. La conmemoración del 17 de octubre se transformó otra vez en vidriera de las tensiones que atraviesan al movimiento obrero. Con el peronismo en la Casa Rosada y un escenario socioeconómico en alta tensión, las cuitas sindicales obligan al Gobierno a armonizar diferencias para tener la fiesta en paz.

El acto oficial de la CGT en el Salón Felipe Vallese, planificado para este sábado con amplificación digital como atajo ante la pandemia, pintaba como un energizante para el Gobierno y como reafirmación de la centralidad cegetista. A poco de andar, la movida encontró competencia en las caravanas con vehículos impulsadas por el moyanismo.

Hasta allí, dos maneras bifurcadas de mostrar apoyo a la administración del Frente de Todos en la fecha más preciada del justicialismo. Expresivas de conflictos internos, pero, también, de temperamentos diferentes a la hora de la acción política.

Sin embargo, la nueva convocatoria -para este viernes- encabezada por Eduardo Duhalde y Luis Barrionuevo junto a Carlos Acuña, uno de los dos cosecretarios de la central obrera, le pone picante a la interna sindical y acelera la cuenta regresiva de un delicado equilibrio. El detalle: será en el monumento al General Perón inaugurado en 2015 por el expresidente Mauricio Macri frente a la Aduana. 

 

 

VIRTUAL. “Todos queremos salir a la calle, pero no podemos”. El líder cegetista Héctor Daer lo dijo este jueves sin pelos en la lengua durante un plenario vía Zoom con delegados del Sindicato de la Sanidad, que él conduce. Allí, reafirmó la convocatoria del acto planteado en formato virtual que tendrá al presidente Alberto Fernández como figura principal.

“Los trabajadores de la salud superamos los 50.000 contagios. A nosotros nadie nos va a decir si tenemos que cuidarnos o cómo cuidar a la sociedad”, añadió para reforzar los argumentos contra las marchas callejeras en el contexto dramático que impone el covid-19.

El jefe sindical vaticinó que “millones de peronistas y no peronistas” participarán el sábado de la cita digital en una “demostración federal” de apoyo a “un proyecto político que nos marque el futuro” en contra de los que buscan “debilitar al Ejecutivo para beneficiar a los grupos económicos favorecidos por el gobierno anterior”.

 

 

FAVORITO. Daer, para muchos el referente gremial más cercano al Presidente, blanqueó en ese encuentro, “con mucha franqueza y mucho dolor”, la deserción de Acuña, su coequiper en la cima de la CGT.

Contó que, “durante una discusión” de la que no aportó otros pormenores, le comunicó que no asistirá al acto en Azopardo. “No sé por qué situación decidió no participar. Va a hacer un acto con Duhalde. Será una minoría, pero lo lamento”, agregó.

El desaire de Acuña, alineado históricamente con el gastronómico Barrionuevo, abre un interrogante sobre la continuidad del modelo colegiado en la conducción de la central, que carga desde 2018 con la salida del Consejo Directivo de los gremios alineados con Hugo Moyano.

Con el mandato del secretariado concluido en agosto pasado, el saldo que dejen los actos del 17 de Octubre puede precipitar una nueva dinámica en el proceso de renovación de autoridades de la central, postergado, en principio, hasta febrero por la pandemia.

En ese marco, el secretario general de los Aeronavegantes, Juan Pablo Brey, dijo a Letra P que la decisión de Acuña “habla de lo debilitada que está la conducción de la CGT”. El referente de la Juventud Sindical postuló sin vueltas “la necesidad de renovación que expresa Pablo Moyano”.

 

 

EN LA CALLE. Aeronavegantes es uno de los sindicatos que integra el Frente Sindical para el Modelo Nacional (FreSiMoNa), que lidera Camioneros junto a bancarios, taxistas, mecánicos, marítimos y canillitas, entre otros. Este nucleamiento continuó este jueves con la organización de la Caravana Nacional en automóviles, camiones, colectivos, taxis y motos hacia el Obelisco, pactada para las 10 del sábado.

“Las bases nos lo venían pidiendo. Mucho más, frente a la actitud irresponsable de la oposición de marchar por cualquier razón”, señaló Omar Plaini a este portal. El líder de los canillitas aseguró  que esperan “miles de vehículos” y manifestaciones en todo el país.

“Percibimos el entusiasmo de la gente, nos llaman de todos lados”, agregó. No obstante, subrayó que la caravana respetará el distanciamiento social y cumplirá con los protocolos de prevención. Preservar la política sanitaria fue el eje de los llamados que partieron de despachos oficiales para poner freno al despliegue callejero.

 

 

AJEDREZ. En el tablero gremial, la utopía de la unidad funciona muchas veces como puente. Por eso, algunos gremios apelaron a ese concepto para posicionarse frente al Día de la Lealtad.

“Se trata de sumar, no de restar”, reclaman los bancarios. Por eso, la asociación que conduce Sergio Palazzo y forma parte del FreSiMoNa sostuvo que La Bancaria estará “junto al Pueblo” tanto “en la movilización telemática” como “en las caravanas que se promueven en todo el país”.

El ferroviario Sergio Sasia manifestó la adhesión de las organizaciones que integran el Semun (Sindicatos en Marcha para la Unidad Nacional) al acto de la CGT, aunque dejó abierta la puerta por si alguna desea participar de alguna caravana territorial.

No obstante, marcó la necesidad de trabajar por la unidad sindical. “No basta con cantar la marcha. La CGT no es la voz de todo el movimiento obrero. No hay agenda”, disparó en diálogo con Letra P.

Por fuera del ámbito cegetista, la CTA de los Trabajadores llamó a sus militantes a participar del acto de la CGT “mediante la aplicación digital”, pero dio libertad de acción para sumarse a nivel distrital en las “iniciativas para apoyar territorialmente el discurso presidencial”.

 

 

DILEMA. Por encima de la puja de poder sindical, la ansiedad de los simpatizantes del oficialismo por salir a bancar al Frente de Todos después de los banderazos opositores conspira contra aquellos que buscan bajarle el tono a las expresiones callejeras.

En las horas que faltan, el Gobierno tendrá que mostrar muñeca política para lograr un 17 de Octubre a su medida. O, al menos, para no transformar dos movidas a favor en un pelotazo en contra.