X

Permanecen en el predio y resisten el desalojo. Con Larroque a la cabeza, el gobierno acordó con más de 600 familias la salida pacífica.

Por 14/10/2020 18:51

Contrarreloj, el gobierno de Axel Kicillof busca que las familias que aún se encuentran en el predio de Guernica abandonen la toma. En la tarde de este miércoles, el ministro de Desarrollo de la Comunidad, Andrés Larroque, informó que 601 familias habían firmado el acta de compromiso con la Provincia y que se retiraron del predio de manera voluntaria. Sin embargo hay más de 200 personas que resisten el desalojo acompañadas por cuatro organizaciones sociales de izquierda, por las que la administración provincial no pudo obtener hasta el momento la victoria plena en un conflicto sensible de gran impacto social.

“Esperamos que los sectores que aún no han adherido lo hagan”, dijo desde el municipio de Presidente Perón el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Julio Alak. Lo hizo durante la presentación del informe del operativo interministerial que el gobierno desplegó en la localidad para desactivar la usurpación. Alak se refería a las organizaciones que intervienen en la toma. Este miércoles, aunque sin dar nombres, el Ejecutivo apuntó al Polo Obrero, Libres del Sur, el Frente de Organizaciones en Lucha y la Corriente Darío Santillan: son las organizaciones con mayor estructura que se encuentran acompañando a las familias que resisten un desalojo ordenado por la Justicia y que será ejecutado –si no hay acuerdo– por efectivos de la policía bonaerense.  

El Polo Obrero integra el Partido Obrero y forma parte del Frente de Izquierda. Al igual que el resto de las organizaciones que resisten el desalojo, tiene despliegue en el conurbano. Articula acciones con el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS). Hoy, el PTS es el único que tiene presencia en la Legislatura bonaerense. Actualmente, la banca, de carácter rotativo, la ocupa el diputado Claudio Dellacarbonara. 
 
  
Dellecarbonara, en la toma de Guernica.
 

Una de las organizaciones con más actividad en los barrios es el Frente Darío Santillán. Nacida como organización piquetera como el MTD Aníbal Verón, toma su nombre del militante asesinado por la Policía bonaerense en la estación de trenes de Avellaneda el 26 de junio de 2002, un episodio que obligó al entonces presidente Eduardo Duhalde a adelantar las elecciones nacionales. En 2004, el MTD Aníbal Verón junto al  MUP; la UTL Sur; el  MTD La Verdad; el MRV 26 de Junio; el CP Agustín Tosco y la CTD Aníbal Verón “Trabajo y Dignidad” de F. Varela avanzaron en el Frente Darío Santillán.

“El 80% de las personas y familias que participaron de la toma han salido y están en un proceso de resolución de sus problemas de hábitat.” (Andrés Larroque)

En Guernica también tiene protagonismo el Frente de Organizaciones en Lucha. Una corriente de organizaciones que en los últimos años sumó volumen. Con bastante presencia en provincias del interior (sobre todo Santiago del Estero y Misiones), en territorio bonaerense hace pie en el conurbano. Al iniciar el mandato de Larroque, se sentó en la mesa con el ministro bonaerense. Las decisiones del FOL son exclusivamente asamblearias.

Barrios de Pie, una de las organizaciones que integra Libres del Sur, es otra de las organizaciones que mantiene activa la toma en Guernica. Conducida por Silvia Saravia, Barrios de Pie –y libres del SUR– tuvo un acercamiento al kirchnerismo. Al kirchnerismo de Néstor K. En 2006, fue directora de Educación Social y Popular en el ministerio de Desarrollo Social de la Nación.

 

 

“Es un día a día que se va agravando. Sabemos que tenemos mucho apoyo de organizaciones sociales. Lo único que queremos es una solución de tierra por tierra porque es la necesidad por la que estamos luchando. Estamos luchando por tierras y no por otras cosas”, replicó Yanina, una joven que se encuentra en la toma de Guernica y que este miércoles hizo de vocera de la conferencia de prensa que organizaciones de izquierda realizaron en la puerta de Casa Rosada, tras el informe que realizaron funcionarios y funcionarias provinciales. 

Para conseguir la salida de las 601 familias que abandonaron el predio, el gobierno, con Larroque comandando el operativo, ofreció mejoras habitacionales en los domicilios anteriores de las personas que están en la toma, ya que muchas vivían hacinadas. Entonces, el ministerio garantizó materiales para construir habitaciones. Para quienes no podían pagar un alquiler, se ofreció un subsidio o un tránsito por albergues. 

Este miércoles, en declaraciones a Radio Con Vos, Kicillof dijo que a “aquellos que tienen problemas de vivienda se les puede dar una respuesta no inmediata porque el problema es objetivo y estructural”. El gobierno avisó que trabaja en la generación de 3.000 lotes con servicios en el distrito de Presidente Perón, en el marco del Plan Bonaerense de Suelo, Vivienda y Hábitat que podrán empezar a efectivizar dentro de seis meses, bajo la coordinación de la ministra de Gobierno, Teresa García.

Las organizaciones que resisten el desalojo proyectan la mejora de espacios y la urbanización del barrio, una iniciativa que se le entregó al Gobierno provincial y que fue elaborado junto a geógrafos y arquitectos de la UBA y la UNLP.

 

 

Las organizaciones sociales tejieron la contención de los sectores más postergados de la sociedad. Nacidas como resistencia a las políticas neoliberales, cumplían el papel que el Estado relegaba. Sin embargo, el kirchnerismo -con la estructura estatal detrás- empezó a intervenir con políticas que buscaron espejarse. Así fue que algunas organizaciones, como el Movimiento Evita o la Tupac Amaru, formaron parte activa del gobierno. 

Para este jueves y por el desalojo en Guernica, las organizaciones preparan cortes en Puente Pueyrredón, Puente Alsina, el Obelisco y otros puntos de Ciudad de Buenos Aires y alrededores. A partir del 15 de octubre, según la orden el juez de Garantías de Cañuelas, Martín Rizzo, la Policía bonaerense puede llevar adelante el “lanzamiento”, es decir, el desalojo. Hay tiempo hasta el día 30 de este mes. Actualmente, hay 80 tomas de tierras judicializadas en la provincia Buenos Aires.