X

La dueña de la calculadora

La vicejefa de Gabinete tiene un rol central en la administración presupuestaria. De bajísimo perfil, rechazó estar en la primera línea del Gobierno. Albertismo de la primera hora y tándem con Ibarra.
Por 19/01/2020 10:17

Por sus manos pasan varias de las decisiones centrales que toma a diario la Casa Rosada, pero Cecilia Todesca Bocco se las ingenia para correrse del centro de la escena. Miembro fundadora del Grupo Callao, la vicejefa de Gabinete es una pieza fundamental en el núcleo de confianza de Alberto Fernández: tiene a su cargo la ejecución presupuestaria, supervisa los números de la administración pública, interactúa en forma permanente con todos los ministros y también supervisa designaciones de funcionarios. De bajísimo perfil, rechazó formar parte de la primera línea del Gobierno para evitar la exposición pública.  

Santiago (Cafiero) va acompañado por una economista singular, que se ha ganado mi respeto, mi afecto, mi cariño. Como yo en su momento como jefe de Gabinete recurrí a un experto en cuentas públicas, como fue mi querido y siempre recordado Juan Carlos Pessoa, Cecilia viene a poner la impronta que reclama la Jefatura de Gabinete a la hora de dar respuesta a los temas económicos”. La presentación, más que elogiosa, sonó de boca de Fernández el 6 de diciembre, cuando presentó su gabinete frente a las cámaras. Sentada en primera fila, en un lugar destacado a la izquierda del Presidente, la economista escuchó, seria. Y sonrió, nerviosa, sobre el final. Hasta ese día, Todesca había sonado en los medios como una de las candidatas más firmes a ocupar la cabecera del Ministerio de Economía, que finalmente quedó en manos de Martín Guzmán.

 

 

Albertista de la primera hora, Todesca formó parte de la reunión fundacional del Grupo Callao, que Fernández armó a principios a principios de 2018, todavía sin expectativas de ser candidato, para renovar la dirigencia peronista. La vicejefa de Gabinete había llegado a la mesa de la mano del ministro de Producción, Matías Kulfas, con quien había trabajado en el Banco Nación y en el Banco Central durante la presidencia de Mercedes Marcó del Pont. Kulfas se había integrado por iniciativa de Cafiero.

 

 

En el Grupo Callao, Fernández les encomendó a Kulfas y Todesca “que diseñaran soluciones heterodoxas pero fiscalistas” para la economía argentina. Todos estaban en plena tarea de debate sobre el futuro el 18 de mayo, cuando Cristina Fernández de Kirchner sorprendió con su decisión de nominar a Fernández como candidato a presidente y el think tank albertista llegó a los medios.  

Cafiero se consolidó en su rol de mano derecha del Presidente y empezó a sonar como posible jefe de Gabinete. Kulfas y Todesca se convirtieron en los dos economistas que mejor expresaban el pensamiento del entonces candidato a presidente. Fernández sentó a su dupla económica de cabecera a su lado en todas las reuniones, los puso frente a la Unión Industrial Argentina (UIA) y las entidades del campo y mandó a Todesca junto con Guillermo Nielsen a hablar con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

 

Fernández junto a Todesca y Kulfas durante la campaña

 

Con el correr de los meses, Kulfas se fue encaminando a conducir un eventual Ministerio de Producción mientras que Todesca apareció al tope de las listas para el de Economía, junto con Nielsen, un rumor sobre Martín Redrado y la incipiente aparición de Guzmán. En el albertismo le reconocían su capacidad, conocimiento y aplomo para calzarse el traje de ministra o cualquier otro cargo a esa altura. Pero Todesca rechazó estar en la primera línea. “Quería ser asesora de Alberto, nada más”, dice otro miembro fundador del Grupo Callao, que asegura que la economista “padece mucho la exposición pública”. "Lo mío es compromiso militante", decía Todesca antes de diciembre, cuando le preguntaban por su lugar en el futuro gabinete. Y ya trazaba los lineamientos que luego repitió el Presidente. "Va haber que poner sobre la mesa esas prioridades: ¿a quienes hay que ayudar? A quienes más perdieron. Eso no quiere decir que haya para todos", dijo antes de las PASO, en una entrevista con radio Milenium.  

“Tiene un perfil muy técnico y disfruta mucho de lo que hace. Es una persona encantadora, muy respetuosa. Pero su trabajo es hacia adentro, de diálogo permanente con los ministros, no hacia afuera”, explica un funcionario en el primer piso de la Casa Rosada. Todesca también tiene allí su despacho, cerca del de Cafiero, que habita una oficina al lado del presidente Fernández.

 

 

En la Jefatura de Gabinete, Cafiero ocupa el rol más político, mientras que Todesca está a cargo de la Secretaría de Evaluación Presupuestaria, Inversión Pública y Participación Público Privada. En otras palabras, es quien sigue de cerca los números de la administración y controla la ejecución del presupuesto. Por estas horas, la economista trabaja junto al secretario de Hacienda, Raúl Rigo, en el Presupuesto 2020, que el Gobierno presentará en abril o mayo, después de que el ministro Guzmán cierre las negociaciones con los acreedores.

 

 

Pero Todesca, destinataria de elogios por su rigurosidad y sus formas amables en varios despachos de Balcarce 50, no solo tiene injerencia en los números. En la Casa Rosada afirman que la economista de confianza de Fernández está, además, “encima del organigrama y del control de algunas designaciones”, facultades que le delegan el Presidente y Cafiero.

 

 

En su tarea de cuidar la administración pública, Todesca encontró en la Casa Rosada una socia fundamental, con la que cruza llamados varias veces por día, la secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra, integrante de la mesa chica de Presidente. Ibarra y Todesca se conocieron después del triunfo de Fernández, pero enseguida entraron en sintonía. Feministas, con roles técnicos, estudiosas y meticulosas, ambas son cultoras del bajo perfil y la prudencia y se tienen respeto mutuo. Aliadas en el trabajo, en Balcarce 50 es común ver a una en el despacho de la otra.

Licenciada en Economía de la UBA y magister en Administración Pública de la Universidad de Columbia, Nueva York, donde enseña el ministro Guzmán, es hija de Jorge Todesca, titular del INDEC durante el gobierno de Mauricio Macri.