X
Hombre de máxima confianza de Fernández, Matías Kulfas sintetiza la idea de la recuperación basada en la producción. Reuniones con el campo, los industriales y rumores de una cartera hecha a medida.
Por 20/09/2019 11:06

Los que vienen trabajando en la dinámica de armado de equipos de campaña cuentan que Alberto Fernández está en modo Néstor Kirchner. Que la línea de lo que sería un hipotético gobierno del candidato de Todos es su pensamiento multidimensional aplicado o llevado a cabo por un grupo de sus mejores alter ego, donde no talla el kirchnerismo duro y el potencial presidente es una especie de superministro. El eje del modelo de Fernández es, sobre todas las cosas, el de una economía que se debería recuperar sobre la base de la producción. En ese escenario, hay algunos cuadros que resultan clones a medida. Matías Kulfas es uno de ellos: en el búnker de la calle México admiten que es con quien habla más seguido y que es el economista que, de todos los que orbitan en albertismo, tiene una mirada más integral.

Si supo acompañar a Mercedes Marcó del Pont en el Banco Central (BCRA), también fue secretario pyme, un terreno que parece volver a recorrer y en el que se siente cómodo tanto él como sus interlocutores. Por pedido de Fernández, empezó a tener reuniones con sectores productivos que exceden a la industria y llegan hasta el campo. Avanzó, por caso, en encuentros con entidades de la Mesa de Enlace, como Confederaciones Rurales (CRA) y Coninagro.

 

En sus años en el Banco Central, junto a De Mendiguren. Hoy comparten espacio. 

 

Hace unas semanas, fue la estrella más requerida en el brindis del Día de la Industria, que se celebró en la sede de la Unión Industrial Argentina (UIA). En el entorno de Fernández, donde aseguran que “sólo estamos en campaña y no se ganó nada”, ya se menciona para Kulfas un Ministerio de la Producción que cambiaría de nombre a Desarrollo Productivo e incluiría, también, a la actividad agropecuaria.

Nicolás Trotta, el coordinador de los equipos técnicos de Fernández, administra el ala productiva, que incluye a Ariel Schale y Fernando Peirano, dos “industrialistas” muy cercanos a la UIA. “No lo ven como ministro de Economía, pero por ahora nada es definitivo”, afirman en el espacio. Uno de los que se incorporó recientemente a pensar en forma integral es un viejo conocido de muchos: el ex funcionario y economista Miguel Peirano

 

 

Economista de la UBA, Kulfas fue director del Banco Nación en 2008, pasó por Garantizar y Nación AFJP. Entre 2006 y 2007 asumió como subsecretario de la Pequeña y Mediana Empresa, bajo el ala del Ministerio de Economía y Producción. A mediados de este año, cuando la campaña aún carreteaba, Kulfas participó de las Jornadas Financieras y Monetarias Heterodoxas, que tuvieron lugar en el Centro Cultural de la Cooperación. Allí mostró cuestiones que Fernández valora en sus laderos, como el poder de autocrítica. "Lo que más falencias tuvo en el período 2003-2015 fue la política industrial", disparó en aquel entonces.

 

 

La idea central del albertismo es un proceso de industrialización amplio, parejo y moderno, que incluya a una ruralidad que en los años del kirchnerismo quedó raleada, sobre todo luego de la confrontación por la resolución 125. Algo parecido señaló en una reunión en el Banco de La Rioja, que organizó el gobernador Sergio Casas y contó con más de 200 empresarios pyme. “Ya se perdió uno de cada diez empleos industriales en los últimos tres años (..) la única inversión que llegó en estos años fue la financiera”, dijo, según reconstruyó el periodista Julián Guarino en Ámbito Financiero.

El tour productivo del comodín económico de Fernández terminó la semana en una reunión con otro Fernández, Marcelo, el titular de la cámara pyme CGERA. Allí llegó a dar un mensaje claro: la pequeña y mediana empresa será prioridad si Alberto Fernández es presidente.

Kulfas trabaja con Fernández desde bastante antes de su unción como candidato. Junto a Cecilia Todesca Bocco integra el ala económica del Grupo Callao, think tank del albertismo crítico del kirchnerismo más duro. Desde hace al menos seis años vienen pensando, juntos, en un modelo de país distinto, incluso, al que proponía Cristina Fernández. En el entorno de Kulfas, consultados por Letra P, prefieren no hablar de cargos, pero sí confirman la idea central de peregrinar llevando el modelo que quiere Fernández para salir de la crisis.