X

Larreta zafó de la espiral de Macri, pero se expone a otro riesgoso ballotage

Con el 95% escrutado, superó en la boleta que llevaba a Macri el porcentaje que sacó desdoblado en 2015. La apuesta de Lammens le permitió a Todos romper el techo del peronismo y soñar con noviembre.
Por 12/08/2019 1:33

Con el 95% de los votos escrutados, el jefe de Gobierno porteño y candidato de Juntos por el Cambio, Horacio Rodríguez Larreta, se imponía por más de diez puntos sobre el candidato del Frente de Todos, Matías Lammens, en las PASO de la Ciudad de Buenos Aires. En la noche trágica para el oficialismo, el alcalde fue el único gobernante PRO que pudo festejar: a diferencia de la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, pudo esquivar el arrastre negativo del presidente Mauricio Macri, mantuvo los votos oficialistas en el pago chico amarillo y, además, subió un punto a comparación con la elección general porteña de julio de 2015.

La batalla por la Capital fue 46,3% para el candidato PRO y 32% para el candidato de la unidad del peronismo el kirchnerismo y un sector del progresismo, pero los efectos de la polarización avizoran un panorama complejo para el oficialismo y la proyección de un nuevo ballotage en las costas porteñas. El jefe de Gobierno llegó al búnker de Costa Salguero pasadas las 19.30 con una tendencia clara. A las 19 su equipo íntimo, que aguardaba en el Pabellón Cinco del complejo ferial desde las 17, le informó que ganaba las PASO y aventajaba al candidato kirchnerista por más de diez puntos, pero que la mala elección del Presidente golpeaba también el pago chico PRO y amenazaba el sueño de ganar en primera vuelta.

 

 

Subido a los votos del precandidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, Lammens hizo una elección histórica para el kirchnerismo y el peronismo porteño: superó el techo de los 30 puntos y absorbió los votos de Martín Lousteau, a los que el larretismo apuntaba para acrecentar los votos PRO y caminar sin dificultades a una victoria en primera vuelta.

Como en todo el territorio nacional, la elección en la Ciudad no quedó afuera de la polarización y el centro de la tensión estuvo entre Juntos por el Cambio y el Frente de Todos. Rodríguez Larreta, que hizo una mención especial de Macri, sostuvo que el Presidente le ganó la Ciudad a Fernández. Sin embargo, fue por una diferencia menor a la esperada: 44% a 33% a favor del líder del PRO.

 

 

El larretismo irá en busca de los votos que Lousteau no pudo retener y que en buena parte se llevó Lammens. En el búnker de Rodríguez Larreta también apuntarán a los votos de Consenso Federal. “Mañana mismo voy a estar, como todos los días de mi vida, en la calle para que me digan qué más podemos hacer en la Ciudad”, lanzó el jefe de Gobierno. Segundos después, parafraseando a Alberto Fernández, le habló a los votantes opositores: “Tomemos un café, charlemos”. 

Otro dato que llamó la atención del oficialismo porteño se registró en las comunas: en los territorios del sur, donde históricamente el peronismo tuvo su mejor performance, el Frente de Todos le ganó a Juntos por el Cambio. A pesar de que en 2017 Rodríguez Larreta arrasó en todos los barrios de la Ciudad, este domingo el oficialismo perdió a manos de Lammens en las comunas 4 (Parque Patricios, Pompeya, Barracas y La Boca) y 8 (Villa Lugano, Villa Soldati y Villa Riachuelo).