X
El jefe de Gobierno pega su imagen a la del economista y lo manda a conquistar el "voto joven". Pero los candidatos de Todos y del lavagnismo pugnan por acercarse a los descencantados del macrismo.
Por 23/07/2019 10:33

Los 12 puntos que cosechó Martín Lousteau como candidato a diputado nacional en 2017 cotizan en alza para las elecciones porteñas por la Jefatura de Gobierno. A su manera y con distintas estrategias, Horacio Rodríguez Larreta (Juntos por el Cambio), Matías Lammens (Frente de Todos) y Matías Tombolini (Consenso Federal) compiten por quedarse con el porcentaje de respaldo que le permitió a aquel, hace dos años, obtener dos bancas en la Cámara de Diputados y cuatro en la Legislatura de la Ciudad.

Confirmado como el precandidato del Gobierno a senador nacional por la Ciudad, Lousteau trabaja para trasladar la mayor cantidad de votos posible hacia las costas del PRO, al que enfrentó en 2015 y en 2017. Aunque en la Jefatura de Gobierno se repite como una mantra que "los votos no son de los candidatos, son de la gente", el comando electoral oficialista activó el operativo para retener el apoyo que supo ostentar el ex embajador en los Estados Unidos.

 

 

La fase uno de ese trabajo es lógica: campañas conjuntas para que el electorado identifique que dejaron de ser competidores. El otro punto clave será la intensidad con la que tanto Lousteau como Larreta caminarán por la zona centro de la Ciudad, donde se afinca el histórico voto de la Unión Cívica Radical (UCR), que el ex ministro de Economía supo absorber en las últimas dos elecciones. Esa estrategia tiene un correlato con la primera serie de propaganda electoral estática: sobre los edificios de la avenida Rivadavia ya se pueden ver gigantografías de ambos sonriendo para la foto.

Sin embargo, Lousteau seguirá con algunos cuestionamientos puntuales y repite las críticas a la política económica del Gobierno nacional. Rodríguez Larreta lo celebra, le sirve para alimentar su discurso de "amplitud" tras un cierre de listas en el que el macrismo puro quedó replegado ante el avance de radicales, de Elisa Carrió y Graciela Ocaña.

Al mismo tiempo, el postulante a senador reforzará la campaña ante el público joven. Participará de charlas que organiza el Gobierno junto a su compañera de fórmula, la ministra de Desarrollo Humano y Hábitat, Guadalupe Tagliaferri. Este martes hará un Facebook Live con Larreta y una caminata por Palermo.

 

 

Lammens, ungido como el candidato de unidad del peronismo y el kirchnerismo porteños, está en la obligación de ir a buscar votos donde el entonces Frente para la Victoria (FpV) nunca pudo hacer pie. Para esa faena ensaya una campaña a imagen y semejanza de la del Lousteau opositor a Rodríguez Larreta, aunque el candidato del Frente de Todos se concentrará más en atacar a la gestión de Mauricio Macri.

 

 

Al igual que el Lousteau de 2017, hablará de las "prioridades" de la gestión de la Ciudad para cuestionar el presupuesto asignado a salud y educación. "El problema no es de presupuesto, es de prioridades”, repite Lammens hasta el hartazgo. También, hará foco en el "impacto" de la crisis económica por medio de relatos de vecinos.

 

 

 

En tanto, Tombolini recorre un camino similar. Se pegará a Roberto Lavagna y exhibirá un perfil de "candidato fresco, experto en economía e interesado por la política", como le recomendó el consultor Rodrigo Lugones. También adoptará parte del discurso del Lousteau opositor, aunque sus críticas a la gestión económica incluirán dardos tanto para Macri como para el kirchnerismo, como hacen Lavagna y Juan Manuel Urtubey desde el frente Consenso Federal.