X

Creativos, voluntarios y asados de terraza: así opera la usina de ideas PRO

El macrismo opera desde el edificio de Balcarce 412, donde tiene equipos trabajando todo el año. Son cinco pisos divididos por actividad y un subsuelo "Google". Visitas ilustres y reparto de frutas.
Por 14/07/2019 9:21

En el vértice en el que se cruzan la calle Balcarce y la avenida Belgrano, a metros de la Casa Rosada y en pleno barrio de Monserrat, funciona el laboratorio de campaña del PRO. El edificio, reciclado y moderno hacia el interior, tiene actividad todas las semanas del año, pero su pico máximo de trabajo es en época electoral y, a pesar de que su decoración es fija, por estos días, varios de los pisos del inmueble están adornados con la cartelería oficial de Juntos por el Cambio, el flamante frente electoral que sucedió al nombre Cambiemos tras la incorporación de Miguel Ángel Pichetto como compañero de fórmula de Mauricio Macri.

 

 

El búnker PRO está dividido en cinco pisos, con una terraza con parrilla donde se suelen hacer asados o comidas. Semanas atrás, como contó Letra P, el jefe de Gabinete y de campaña, Marcos Peña, organizó una choripaneada para los jóvenes del espacio. Hay staff permanente y funcionarios, dirigentes que usan las instalaciones cuando lo precisan. Los trabajadores que están full time forman parte del equipo de campaña y, en su mayoría, responden a Federico Morales y Guillermo Riera. El primero, hombre de confianza de Peña, es el secretario de Movilización y Voluntariado del PRO y coordina la plataforma de Defensores del Cambio. En tanto, Riera, ex funcionario nacional, está a cargo de la estrategia digital del macrismo.

 

 

Ambos funcionarios tienen para uso exclusivo el segundo piso del edificio de Balcarce, que está repleto de computadoras y tiene dos salas para reuniones. En ese salón trabajan más de 40 personas todos los días. Es el espacio más concurrido, debido a que ahí también residen el equipo de prensa, comunicación y los diseñadores de la campaña del oficialismo.

Aunque el edificio tiene espacios comunes, muchos de los que trabajan allí eligen almorzar en la terraza del tercer piso, con vista a las cúpulas de los edificios del centro porteño. Al igual que otras sedes del PRO, como los del Gobierno de la Ciudad, hay servicio libre de frutas durante todo el día.

 

El auditorio del subsuelo.

 

El primer piso está reservado para la campaña bonaerense y las actividades de proselitismo de la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal. En tanto, en el tercer piso, además de la terraza y la parrilla, se encuentra el sector de administración, contaduría y la oficina personal del presidente del partido, el senador nacional Humberto Schiavoni.

 

 

El piso superior lo hegemoniza el equipo de producción audiovisual de Juntos por el Cambio. En línea con las directrices del segundo piso y la estrategia que desarrollan Peña y Jaime Durán Barba, en el cuarto piso hay editores, guionistas y parte del equipo de discurso del oficialismo. También hay una mesa de reuniones a disposición de quien la solicite. Generalmente, se habilita para encuentros partidarios o reuniones puntuales, como cuando se dirimen candidaturas. Cada dos años, los candidatos del oficialismo se dirigen hacia Balcarce 412 para firmar su precandidaturas. En la semana del cierre de listas, candidatos de la UCR, la Coalición Cívica y Confianza Pública desfilaron por el edificio. Por disposición del PRO, hubo división de pisos: los candidatos nacionales firmaron sus candidaturas en el tercero y los porteños en el cuarto.

En el quinto y último piso funciona la Fundación Pensar, que utiliza las instalaciones para los equipos de sus dirigentes. Entre otros, usan ese espacio la diputada nacional Carmen Polledo y el senador nacional Esteban Bullrich, presidenta y director de la Escuela de Formación de Dirigentes, respectivamente. También, hay livings y una sala para reuniones.

 

 

ENCUENTROS DE SUBSUELO. En el subsuelo de Balcarce 412 hay un salón reservado para reuniones.Tiene la estética de un auditorio y cuenta con una pequeña tarima, sillas, mesas y una tribuna adosada a la pared con almohadones. El jueves por la tarde, la plana mayor del PRO se congregó en ese lugar para reunirse con todos los jefes de campaña provinciales. Estuvieron, entre otros, Peña, Schiavoni, el secretario General de la Presidencia, Fernando De Andreis, y el secretario General del PRO, Francisco Quintana

También, allí se realizan encuentros de formación y capacitación para los Defensores del Cambio, que encabeza el joven Rosendo Grobocopatel, alfil de Peña con dedicación a tiempo completo para la campaña por la reelección de Macri.

Sin embargo, la sede de Balcarce no es la única habilitada como búnker PRO. Hace años, el macrismo tiene un espacio sobre la calle Tacuarí que se utiliza como depósito de materiales de campaña, pero también el PRO porteño abre las puertas de esas oficinas para firmar precandidaturas para cargos electivos de la Ciudad. Semanas atrás, los precandidatos a comuneros debieron pasar por Tacuarí para verse con el ministro Eduardo Macchiavelli y el legislador Claudio Romero (jefe de campaña y apoderado del partido, respectivamente), que horas antes hacían lo propio con los candidatos a legisladores y diputados nacionales en el búnker de Balcarce.