X

"La UCR quiere una coalición de gobierno, algo que no pudimos hacer"

Miembro bonaerense del Grupo de los Seis que negociará con el PRO, la diputada radical asegura que Cambiemos puede ganar sin ampliar. El vice y lugares en el futuro gabinete, ofertas en la mesa.
Por 02/06/2019 10:43

“Si logramos ganar las próximas elecciones vamos a tener por primera vez un presidente no peronista en su segundo mandato. Hagamos historia, la UCR está dispuesto a esto”. En su intervención del lunes pasado durante la convención nacional del radicalismo, la diputada bonaerense Alejandra Lordén estuvo a tono con el marcado posicionamiento pro Cambiemos emanado desde el Comité Provincia de Buenos Aires a cargo del vicegobernador Daniel Salvador.

En representación de ese sector, la legisladora es miembro (junto a los tres gobernadores radicales, el titular del Comité porteño y el socio fundador Ernesto Sánz) del Grupo de los Seis dirigentes boina blanca que comenzará en los próximos días la rueda de reuniones con los socios de Cambiemos para definir la estrategia electoral de la alianza, negociaciones que, en diálogo con Letra P, estimó que serán “arduas y tensas”, por lo que consideró que el partido centenario debe tener “una mayor impronta” a futuro en la coalición. Protagonismo que, no descartó, podría venir de la mano de la exigencia de más lugares dentro del gabinete.

“Estamos entrando tranquilos al ballotage y con el Presidente creciendo en las encuestas”, argumentó para inclinarse en la opción de un vice radical para la cruzada reeleccionaria de Mauricio Macri. Con esa tónica, remarcó con trazo grueso: “Volvimos a exportar gas después de 11 años, se modernizaron 19 aeropuertos, serán 30 ya para fines de 2019, nos abrimos al mundo, tenemos 20 países a los que hoy les exportamos y que nunca nos habían comprado”.

Aunque reconoció el impacto “al trabajo, al bolsillo de la gente y a la macro economía” que se registra actualmente, “con una inflación que si bien habíamos logrado mejorarla, volvió a ser alta”, Lordén aseguró: “El diagnóstico está muy bien hecho y para adelante queda reparar esto, pero teniendo las bases, algo que es muy importante para no empezar un país de cero y para que el populismo disfrazado de moderado no nos robe el futuro con recetas del pasado que ya conocemos y no funcionaron”.

 

BIO. Licenciada en medicina (UNLP) y especialista en Obstetricia y Ginecología, fue electa en 2015 diputada bonaerense por la Séptima sección electoral. Previo a esto, fue presidenta del Concejo Deliberante de su distrito, Saladillo (2011-15). Actualmente, es tesorera del Comité Nacional de la UCR. En la Cámara baja provincial preside la comisión de Salud Pública. Está casada y tiene dos hijos con el médico y ex diputado provincial Alejandro Armendariz, hijo del fallecido  Alejandro “Titán” Armendariz, último gobernador radical bonaerense (1983-1987), a quien Lorden citó en la convención para hacer una analogía con Vidal en la tarea de “poner de pie” a la Provincia.





-¿Cuál va a ser la estrategia a seguir en la negociación con el PRO?

-Hay que poner en funcionamiento la mesa con una reunión que deberá acercar posiciones entre nosotros, dentro de la misma mesa de acción política del radicalismo, y después poder charlar dentro del marco de la coalición con los referentes del PRO, ese comité mixto del PRO, más el comité de la Coalición, para poder terminar de discutir y dar debate a la mejor estrategia electoral que podamos hacer dentro de Cambiemos, que fue lo que ratificó la convención esta semana.

-Y en esa discusión, dentro de la propia mesa de acción política, ¿qué postura va a tener el radicalismo bonaerense?

-El radicalismo bonaerense tiene un ejemplo para mostrar cómo funciona una coalición. Cuando nos tildan de amarillos, decimos que no, que somos rojos y blancos trabajando en sintonía con los amarillos y empatizando con los 16 millones de bonaerenses, trabajo que tiene que ver con avances en la lucha contra el narcotráfico y las mafias, con el avance en la obra pública, en el respeto por las instituciones y la libertad de prensa.

-¿Pero hay aspectos a mejorar hacia futuro en ese funcionamiento?

-Siempre es mejorable para todos los socios fundadores de la coalición, no tenemos todo hecho. A Cambiemos le daban horas de vida pero tiene muchísimo para ofrecerle a la sociedad y por eso es que, en el marco de Cambiemos, vamos a lograr esos objetivos. Tenemos muchos bonaerenses sin obras públicas esenciales para poder sobrevivir, todavía muchos no tienen cloacas y agua potable, muchos no tienen arreglado su bolsillo, que tiene que ver más con la macro economía y con variables que sí se van a hablar a nivel nacional, que saldrán a la luz en las discusiones de los próximos días.



Lorden junto a la diputada bonaerense Sandra París, durante la convención bonaerense en Brandsen.

 

-¿Macri sigue siendo el Plan A?

-Hasta hoy así es.

 

-¿Se tendría que dar una ampliación del frente?

-La coalición está toda predispuesta a abrirse con aquellos actores que coincidan en aquello que viene haciendo Cambiemos, que lo fortalezcan y que lo profundicen. A nivel nacional, que estén de acuerdo con tener un país federal y no unitario. Se terminó el sometimiento de las provincias por parte de la Casa Rosada. Hoy tenemos 22 de las 24 provincias con superávit fiscal, que antes de empezar a gobernar (Cambiemos) tenían déficit fiscal. Es el primer gobierno nacional que se ocupa en integrar villas y asentamientos.

-Algunos impulsan explorar conversaciones con Roberto Lavagna, el GEN, el socialismo, otros hablan de Alternativa Federal. ¿Por dónde pasa la ampliación?

-Por todos esos, porque en general comparten nuestras ideas y visión de país. El tema es que esto es como un matrimonio: tienen que querer los dos. Por lo tanto serán negociaciones que tendrán que ver con el diálogo con esos sectores y con la posibilidad de incluirlos dentro de la ampliación de Cambiemos.

 

 

-Por lo pronto, el sector de Alternativa Federal confirmó que tendrá candidato propio.

-Un sector claramente sí ha dicho que van a constituir una alternativa, pero en ese sector todavía no vemos confirmados algunos actores como Lavagna, el socialismo, el GEN. Cada uno de los espacios que dan una oferta electoral quiere ampliar, porque esto los fortalece y hace más representativa la oferta electoral. Ahí veremos en las conversaciones qué podemos captar, si es que realmente se puede ampliar la coalición.



-Pero si no se logra, ¿Cambiemos puede ganar la elección nacional como está conformado actualmente?

-Estoy segura que sí, pero tenemos que darnos la mejor estrategia ante una competencia en la que tenemos por lo pronto un peronismo aparentemente dividido en dos. Hoy estamos tranquilos entrando al ballotage y con las encuestas que lo dan al Presidente ya no con caída, sino con crecimiento. Pero todo esto, en pocos días y después de arduas y tensas negociaciones, se va a terminar esclareciendo y vamos a dar la mejor oferta electoral y la gente, a pesar de las dificultades que tenemos, va a seguir entendiendo cuál es el camino del cambio y el rumbo para la Argentina.

-¿Macri sigue siendo el Plan A?

-Hasta hoy así es. Lo ha ratificado el Presidente, como así también la candidatura de Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal, tanto en la Ciudad como en la Provincia.

"El radicalismo quiere tener una mayor impronta en la coalición, quiere mejorarla y eso también habla de poder ser realmente una coalición de gobierno, cosa que en estos cuatro años no pudimos hacer 100%."

-En ese esquema, ¿cómo se va a mover el radicalismo? ¿Un vice radical o plantar interna en las PASO?

-Es parte de las negociaciones, pero el radicalismo está en condiciones de acompañar la fórmula. Tenemos personas para ocupar ese lugar, para acompañar la fórmula presidencial y habrá que ver esto en qué decanta tras las negociaciones.

-Se hablaba de la posibilidad de Ernesto Sanz, otros mencionan a Martín Lousteau. ¿Son esos algunos de los nombres que se están barajando?

-Son muchos los nombres. Hay hombres y mujeres del radicalismo que pueden estar acompañando esta fórmula. Pero aún no está conversado en el marco de las negociaciones con los partidos fundadores de Cambiemos.  


 


-¿Las negociaciones van a ser más arduas dentro de la propia mesa radical o en la articulación con el PRO?

-Seguramente vamos a tener discusiones hacia adentro y para con la coalición. El radicalismo quiere tener una mayor impronta en la coalición, quiere mejorarla y eso también habla de poder ser realmente una coalición de gobierno, cosa que en estos cuatro años no pudimos hacer 100% así, para dar las discusiones que se tienen que dar, en vez de hacerlo en los medios, en un lugar puertas adentro, donde la coalición debata sobre todo en los análisis más importantes, no en lo que tiene que ver con el día a día y las decisiones pequeñas, sino con aquellas decisiones que marcan el rumbo del país. Queremos ser parte de los aciertos y hacernos cargo de los errores.

-En ese ser parte, ¿tiene que ver también con tener más lugar en el gabinete?

-Posiblemente, no lo puedo confirmar porque es parte de lo que vamos a charlar en la comisión de acción política. Pero seguramente tenga algo que ver con esto, porque de alguna manera es donde se manejan y deciden todos los días cosas importantes que tienen que ver con el futuro del país.

-¿Cómo define el rol del radicalismo dentro de Cambiemos al momento?

-Nuestro partido tuvo en 2015 una táctica y una estrategia. La táctica era derrotar al populismo y la estrategia era aumentar nuestra territorialidad. Esos dos objetivos en la provincia de Buenos Aires al menos y en las provincias gobernadas por el radicalismo, se logró. Ahora tenemos que ir a profundizar eso. El radicalismo le ha sumado a esta coalición gobernante todo lo que ha necesitado como para ahora discutir un segundo periodo con otro tipo de coalición, donde uno tenga un protagonismo, que no sea una cuestión de cargos, sino que sea un debate real de las ideas profundas para sacar el país adelante.