X
Recalde y Donda están dispuestos a bajarse de la carrera por la Jefatura de Gobierno. Alberto F quiere un acuerdo sin competencia en las PASO. Este lunes se firmó la alianza en el PJ porteño.

El kirchnerismo y el peronismo transitan las instancias finales de la previa al cierre de listas por el camino de la unidad y, por estas horas, posicionan al presidente de San Lorenzo, Matías Lammens, como el candidato de consenso para pelear la Jefatura de Gobierno porteña. Los nombres, jugadas y roles en danza fluctúan minuto a minuto, pero la plana mayor del PJ capital y los popes de La Cámpora adhirieron al pedido de “apertura” y ”unidad” que reclamara el precandidato presidencial Alberto Fernández, a quien esperan para que le ponga el broche a la versión local de su armado.

Para que prospere esta idea, el jefe del bloque K de la Legislatura porteña, Mariano Recalde, y la diputada Victoria Donda consideran deponer sus intenciones de competir contra Horacio Rodríguez Larreta. Si se cumple esa alquimia, diseñada  por los arquitectos políticos del peronismo y el kirchnerismo, Lammens será el candidato para enfrentar a Cambiemos en la Ciudad.

Pero el camino a la unidad tiene obstáculos. Aún se discute la conformación de las listas de senadores y diputados nacionales, como también las de legisladores porteños y comuneros. Recalde y Donda, que se lanzó con el apoyo de agrupaciones políticas y sociales que se aglutinaron en el espacio Ampliar, aceptan correrse de la disputa. La ingeniería electoral que planea Unidad Ciudadana en la Ciudad consiste en que el diputado porteño sea candidato a senador nacional y la ex Libres del Sur renueve su mandato en la Cámara de Diputados.

 

 

Sin embargo, nada está cerrado. Faltan 12 días para que venza el plazo de presentación de listas de precandidatos para las PASO del 11 de agosto y las febriles negociacones del kirchnerismo y el peronismo en la Ciudad arrojan esa foto. Recalde se lanzó hace una semana en el Teatro San Martín. Lo hizo con un mensaje claro: mostró fuerza y la territorialidad que cosechó durante los últimos meses de recorrida en el distrito, pero abrió la puerta a una negociación por un lista de consenso para disputar la Jefatura de Gobierno.

La Cámpora advierte la presión de la fórmula Fernández - Fernández para cambiar el eje y las caras del kirchnerismo en la Ciudad. En la agrupación que fundó Máximo Kirchner defienden la candidatura del ex titular de Aerolíneas Argentinas y sostienen que es quien mayor intención de voto tiene dentro de Unidad Ciudadana, pero admiten que debe haber una "amplitud" del espacio.

 

 

El propio Alberto Fernández llevó el nombre de Lammens a la mesa de discusión del peronismo y el kirchnerismo porteño. La idea de sugerir el nombre del dirigente azulgrana la acordó con Cristina Fernández de Kirchner, que vuelve a repetir el mismo requerimiento que en 2017: quiere que una mujer encabeza la lista de diputados nacional por la Ciudad -teléfono para la abogada Graciana Peñafort, que ahora sí tiene los papeles de residencia en regla- y también que una mujer sea la candidata a vicejefa. 

Desde hace meses se especula con una candidatura a jefe de Gobierno del dirigente de fútbol, pero siempre fue claro al adelantar que no participaría del armado si CFK encabezaba la boleta presidencial. Tras el corrimiento de Cristina del mainstream político -tanto en la campaña como en la boleta- retomó el diálogo con las principales espadas del kirchnerismo porteño, como contó Letra PConfirmó su intención de competir en diálogo con C5N y en el búnker PJ-K apuran la decisión para que levante en los índices de conocimiento.

 

 

Desde su oficina en la calle Pavón, en el barrio de Boedo, Lammens recibe y envía mensajes. Sostiene que "falta" para la etapa de definiciones e insiste con evitar una guerra por el reparto de listas para "dejar contento a todo el mundo". Bajo esa lógica, espera un acuerdo amplio en la Ciudad y una especie de repliegue de los candidatos -peronistas y kirchneristas- que desde hace años compiten contra el PRO en la Ciudad.

Como primer paso hacia la unidad, este lunes se comenzó a firmar la alianza con la que el PJ y el kirchnerismo competirán en la Ciudad. La sorpresa la dio el gremio UPCN, que caminaba la Ciudad en apoyo a Alternativa Federal, pero resolvió integrar el frente como parte de la conducción del PJ metropolitano.

 

 

Se firmará un acta con los partidos que decidan confluir en lo que históricamente fue el Frente para la Victoria de la Ciudad de Buenos Aires. Sin embargo, el documento quedará abierto hasta el miércoles, última oportunidad de ampliar el espacio. La única novedad podría venir por el lado de Sergio Massa y su candidato en el distrito, el economista Matías Tombolini. Los pasos del presidente del Consejo Ecónomico y Social (CESBA) se darán en espejo con la negociación del massismo y el kirchnerismo a nivel nacional y provincial. Mientras tanto, en el PJ Capital abren la puerta y esperan al massismo.

En tanto, Lammens no tiene partido político. De todas formas, no precisa de un sello específico para competir si, como todo indica, se erige como el candidato de consenso para disputarle la Jefatura de Gobierno al PRO. Si el acuerdo prospera, cualquier partido que firmó la alianza -desde el PJ hasta el Partido de la Victoria- puede prestar su nombre para inscribir su postulación.

El PJ y los K deponen las armas y buscan en Lammens su prenda de unidad

Recalde y Donda están dispuestos a bajarse de la carrera por la Jefatura de Gobierno. Alberto F quiere un acuerdo sin competencia en las PASO. Este lunes se firmó la alianza en el PJ porteño.

El kirchnerismo y el peronismo transitan las instancias finales de la previa al cierre de listas por el camino de la unidad y, por estas horas, posicionan al presidente de San Lorenzo, Matías Lammens, como el candidato de consenso para pelear la Jefatura de Gobierno porteña. Los nombres, jugadas y roles en danza fluctúan minuto a minuto, pero la plana mayor del PJ capital y los popes de La Cámpora adhirieron al pedido de “apertura” y ”unidad” que reclamara el precandidato presidencial Alberto Fernández, a quien esperan para que le ponga el broche a la versión local de su armado.

Para que prospere esta idea, el jefe del bloque K de la Legislatura porteña, Mariano Recalde, y la diputada Victoria Donda consideran deponer sus intenciones de competir contra Horacio Rodríguez Larreta. Si se cumple esa alquimia, diseñada  por los arquitectos políticos del peronismo y el kirchnerismo, Lammens será el candidato para enfrentar a Cambiemos en la Ciudad.

Pero el camino a la unidad tiene obstáculos. Aún se discute la conformación de las listas de senadores y diputados nacionales, como también las de legisladores porteños y comuneros. Recalde y Donda, que se lanzó con el apoyo de agrupaciones políticas y sociales que se aglutinaron en el espacio Ampliar, aceptan correrse de la disputa. La ingeniería electoral que planea Unidad Ciudadana en la Ciudad consiste en que el diputado porteño sea candidato a senador nacional y la ex Libres del Sur renueve su mandato en la Cámara de Diputados.

 

 

Sin embargo, nada está cerrado. Faltan 12 días para que venza el plazo de presentación de listas de precandidatos para las PASO del 11 de agosto y las febriles negociacones del kirchnerismo y el peronismo en la Ciudad arrojan esa foto. Recalde se lanzó hace una semana en el Teatro San Martín. Lo hizo con un mensaje claro: mostró fuerza y la territorialidad que cosechó durante los últimos meses de recorrida en el distrito, pero abrió la puerta a una negociación por un lista de consenso para disputar la Jefatura de Gobierno.

La Cámpora advierte la presión de la fórmula Fernández - Fernández para cambiar el eje y las caras del kirchnerismo en la Ciudad. En la agrupación que fundó Máximo Kirchner defienden la candidatura del ex titular de Aerolíneas Argentinas y sostienen que es quien mayor intención de voto tiene dentro de Unidad Ciudadana, pero admiten que debe haber una "amplitud" del espacio.

 

 

El propio Alberto Fernández llevó el nombre de Lammens a la mesa de discusión del peronismo y el kirchnerismo porteño. La idea de sugerir el nombre del dirigente azulgrana la acordó con Cristina Fernández de Kirchner, que vuelve a repetir el mismo requerimiento que en 2017: quiere que una mujer encabeza la lista de diputados nacional por la Ciudad -teléfono para la abogada Graciana Peñafort, que ahora sí tiene los papeles de residencia en regla- y también que una mujer sea la candidata a vicejefa. 

Desde hace meses se especula con una candidatura a jefe de Gobierno del dirigente de fútbol, pero siempre fue claro al adelantar que no participaría del armado si CFK encabezaba la boleta presidencial. Tras el corrimiento de Cristina del mainstream político -tanto en la campaña como en la boleta- retomó el diálogo con las principales espadas del kirchnerismo porteño, como contó Letra PConfirmó su intención de competir en diálogo con C5N y en el búnker PJ-K apuran la decisión para que levante en los índices de conocimiento.

 

 

Desde su oficina en la calle Pavón, en el barrio de Boedo, Lammens recibe y envía mensajes. Sostiene que "falta" para la etapa de definiciones e insiste con evitar una guerra por el reparto de listas para "dejar contento a todo el mundo". Bajo esa lógica, espera un acuerdo amplio en la Ciudad y una especie de repliegue de los candidatos -peronistas y kirchneristas- que desde hace años compiten contra el PRO en la Ciudad.

Como primer paso hacia la unidad, este lunes se comenzó a firmar la alianza con la que el PJ y el kirchnerismo competirán en la Ciudad. La sorpresa la dio el gremio UPCN, que caminaba la Ciudad en apoyo a Alternativa Federal, pero resolvió integrar el frente como parte de la conducción del PJ metropolitano.

 

 

Se firmará un acta con los partidos que decidan confluir en lo que históricamente fue el Frente para la Victoria de la Ciudad de Buenos Aires. Sin embargo, el documento quedará abierto hasta el miércoles, última oportunidad de ampliar el espacio. La única novedad podría venir por el lado de Sergio Massa y su candidato en el distrito, el economista Matías Tombolini. Los pasos del presidente del Consejo Ecónomico y Social (CESBA) se darán en espejo con la negociación del massismo y el kirchnerismo a nivel nacional y provincial. Mientras tanto, en el PJ Capital abren la puerta y esperan al massismo.

En tanto, Lammens no tiene partido político. De todas formas, no precisa de un sello específico para competir si, como todo indica, se erige como el candidato de consenso para disputarle la Jefatura de Gobierno al PRO. Si el acuerdo prospera, cualquier partido que firmó la alianza -desde el PJ hasta el Partido de la Victoria- puede prestar su nombre para inscribir su postulación.