ELECCIONES 2019 | peronismo

No hay dos sin tres: los múltiples escenarios del kirchnerismo en la Ciudad

La fórmula F-F trastocó los planes de Unidad Ciudadana y el PJ, que proponen ir a internas para dirimir el candidato a jefe de Gobierno. El factor Lammens y el operativo unidad que tantea Alberto F.

El kirchnerismo y el peronismo porteño transitan, al menos por estas horas, la carrera electoral hacia las PASO del 11 de agosto en la Ciudad por diferentes andariveles. A pesar de las rispicides, se respira un aire nuevo tras el anuncio de la fórmula Alberto Fernández- Cristina Fernández de Kirchner. En el juego de roles entre La Cámpora y el PJ metropolitano aún no hay escenarios definitivos que muestren con claridad a vencedores y vencidos.

 

En particular, en el peronismo tampoco hay un consenso general y persiste la división entre quienes apoyan a Mariano Recalde y quienes buscan otras opciones, superadoras, que arrimen votos que fueron esquivos en las últimas elecciones. Al mismo tiempo, espacios kirchneristas como Nuevo Encuentro incrementan su riña contra la agrupación que fundó Máximo Kirchner y le dan rienda suelta a la candidatura de Victoria Donda, que también camina con el apoyo del sector del peronismo que lidera Víctor Santa María.

 

En este mar de incertidumbre, navegan tres escenarios y múltiples candidatos: podría haber una interna de dos candidatos a jefe de Gobierno, una competencia entre tres postulantes o, incluso, una unión del kirchnerismo el PJ y la centroizquierda, como sueña Fernández.

 

"Alberto (Fernández) y Cristina (Fernández de Kirchner) están metidos en el tema y es probable que haya novedades en los próximos días", aseguran cerca de Santa María, con la confianza puesta en que habrá un candidato de consenso.

 

JUEGO A DOS BANDAS. El conglomerado de espacios y dirigentes que desde hace años se embanderan, a veces más y a veces menos, bajo el amplio paraguas de lo que fue el Frente para la Victoria (FpV) en la Ciudad -luego denominado Unidad Porteña- expresa hoy una división entre quienes se encolumnan tras las candidaturas de Recalde y la de Donda. Nobleza obliga, hay que reconocer que hasta antes del anuncio de la fórmula Fernández-Fernández, el ex presidente de Aerolíneas, aún sin formalizar su candidatura, reunía una amplia mayoría del peronismo.

 

Aunque Recalde aún no lo hizo público, suma adhesiones y tantea el escenario, mientras que la ex Libres del Sur se lanzó hace dos semanas dispuesta a ir a internas contra el ex titular de Aerolíneas Argentinas o quien quiera competir dentro del kirchnerismo y la centroizquierda.

 

 

 

Recalde camina con el respaldo de la mayoría de los diputados del bloque K de la Legislatura porteña, La Cámpora, Peronismo Miltante y Los Irrompibles. Pero a ese kirchnerismo duro se le suma el sector del peronismo que conduce Juan Manuel Olmos, que ofició de anfitrión en el primer acto público del ex jefe de Gabinete Néstor Kirchner en Ferro y en el marco de un "locrazo patrio" al que no faltó nadie. La incorporación de Donda a un gran frente opositor para enfrentar a Cambiemos en la Capital corre por cuenta de Santa María, que insiste en su afán de ampliar el kirchnerismo, al tiempo que busca una regresión en las aspiraciones electorales del camporismo.

 

Esa apuesta por la amplitud generó una estampida de agrupaciones peronistas y espacios sindicales hacia el armado de Recalde. Un costo político que el presidente del PJ Capital está dispuesto a correr en su enfrentamiento con La Cámpora. La jugada de Donda toma cuerpo con el aval de Nuevo Encuentro, el Movimiento Evita y Seamos Libres. En el acto lanzamiento también estuvo Fernando "Pino" Solanas, que se acercó al kirchnerismo bajo la premisa de un "frente patriótico" anti Macri y en busca de renovar su silla en el Senado.

 

 

 

La tercera vía. La aparición del binomio de los Fernández volvió a traer a la escena porteña a Matías Lammens, que recibió y envió múltiples mensajes durante los últimos días. Sin descuidar su vínculo con el socialismo de Miguel Lifschitz, el presidente de San Lorenzo activó diálogos con dirigentes de La Cámpora y el propio Alberto.

 

El dirigente azulgrana dijo abiertamente que no quería ser el candidato a jefe de Gobierno de CFK. Ahora, con la ex presidenta "corrida" del mainstream electoral, volvió a pedir pista y tiende puentes con Unidad Ciudadana. Durante los últimos días, Lammens concretó reuniones de primer nivel. El lunes pasado almorzó con Alberto Fernández en Puerto Madero y, dos días después y en pleno paro de la CGT, tuvo una conversación extensa en el ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

 

Ambos entablaron un vínculo estrecho durante los últimos años y el funcionario nacional comprobó lo que sospechaba: Lammens está dispuesto a competir contra Horacio Rodríguez Larreta en la Ciudad, pese a que el PRO lo tentó varias veces para que integre alguna boleta amarilla. Este medio contó hace meses que se imagina como el candidato a jefe de Gobierno de un espacio que contenga al progresismo y al kirchnerismo y que se uniría por su cuestionamiento hacia el PRO. Una especie de antimacrismo no kirchnerista.

 

 

 

En el kirchnerismo porteño, incómodo con su reaparición, se barajan tres opciones: mantener una competencia entre Recalde y Donda en las PASO; sumar a Lammens y forzar una interna con tres candidatos o, como promociona Alberto Fernández, unificar al peronismo, el kirchnerismo y la centroizquierda tras un solo candidato. En este último escenario crecen las acciones de Lammens, aunque el kirchnerismo porteño refunfuña por su aparición de "último momento".

 

La posibilidad de concretar este último movimiento enfrenta varios escollos. Por un lado, el problema del tiempo. Las mediciones encargadas en los últimos meses, muestran al presidente de San Lorenzo con una intención de voto igual o apenas por arriba de la que tendría Donda, pero un conocimiento por debajo de cualquiera de los dos postulantes.

 

 

 

Otro de los asuntos a resolver es cómo encajarían dentro de una lista única los múltiples espacios que habitan el diverso ecosistema porteño. La posibilidad de contenerlos a todos requerirá de un trabajo de orfebrería que, advierten en el peronismo, sólo se podrá garantizar a través de directivas nacionales para evitar fugas que compliquen la performance de la lista de unidad. Todos esperan poder colocar a algún referente entre los lugares que dejarán invariablemente legisladores y diputados nacionales, pero no va a alcanzar para todos.

 

Mientras las candidaturas de Recalde, Donda y Lammens están en danza, en el peronismo porteño barajan una opción sorpresa: en los últimos días, distintos dirigentes del PJ Capital intentaron abrir un canal de diálogo con el neurólogo Facundo Manes.

 

Por otra parte, el armado de Patria Grande que lidera Itai Hagman aún no adhirió para ninguna de las dos precandidaturas. Por el momento, apunta a un tercer espacio dentro del kirchnerismo y tiende puentes con el dirigente de la CTEP Juan Grabois.

 

Martín Loustau (UCR) y Guadalupe Tagliaferri (PRO).  Dos críticos de la ley ómnibus de Javier Milei. 
Gisela Scaglia y Federico Angelini se baten a duelo por la conducción del PRO en Santa Fe.

También te puede interesar