X

El PRO sube la apuesta y desafía a la UCR a todo o nada en las PASO

Al reclamo de Cornejo y los radicales díscolos de ir a internas presidenciales, Peña y Macri amenazan con una competencia total para cada categoría. El aviso de Carrió.
Por 22/05/2019 11:55

El PRO amenaza con un ultimátum para la negociación con la Unión Cívica Radical (UCR) por las candidaturas de Cambiemos y la posibilidad de ir a internas: mientras el gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, insiste con ir a las PASO y con una discusión por la fórmula presidencial oficialista, el presidente Mauricio Macri y el jefe de Gabinete, Marcos Peña, le devuelven el reclamo con una oferta de "interna total" por todas las categorías y en todos los distritos.

Esto implica que el PRO y la UCR tengan sus propios binomios presidenciales y, a su vez, compitan mano a mano por la nómina final de diputados y senadores nacionales para representar a Cambiemos en las elecciones generales de octubre. Con esta contraoferta, el macrismo retruca el pedido de Cornejo, Enrique "Coti" Nosiglia y los radicales rebeldes, quienes también sostienen que la coalición oficialista debe ampliarse y entrar en negociaciones para incorporar a dirigentes del peronismo federal, el GEN de Margarita Stolbizer y el socialismo. Una idea a la cual la Casa Rosada se resiste y bloquea para mantener el purismo PRO y el de Cambiemos.

 

 

En rigor, con esta jugada, el macrismo busca desalentar el pedido de internas de la UCR, reclamo que esta fuerza busca plasmar por escrito en la Convención Nacional prevista para el 27 de mayo en Parque Norte. El PRO confía en que con Macri como candidato a presidente puede ganar por amplio margen esa interna y, de esa manera, copar la lista final de legisladores nacionales. La jugada cuenta con el aval de la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió. El partido de la diputada nacional ratificó su pertenencia a Cambiemos y salió a marcarle la cancha al radicalismo al subrayar que Macri es "el único candidato".

El escenario de internas en todas las categorías implica otro riesgo para la UCR: amenaza la renovación de sus legisladores en las distintas provincias. El PRO presiona para medir el impacto dentro del centenario partido, que no cuenta con una postura común en torno la probabilidad de ir a las PASO.

 

 

Cornejo, Nosiglia y la estructura del radicalismo porteño refrendarán la pertenencia a Cambiemos pero exigirán "al menos" que la vicepresidencia quede para la UCR. En tanto, los integrantes de Radicales en Cambiemos, más cercanos a la Casa Rosada, sostienen que Macri debe ser el único postulante y no debe haber internas en ninguna categoría.

El PRO confía en que el reclamo de la UCR se disuelva con el tiempo. Además, en Balcarce 50 aseguran que el radicalismo no aceptaría una competencia total por el riesgo de perder lugares en el Congreso, que acarrearía un escenario complejo para el centenario partido luego de dos derrotas imprevistas en las ciudades de Córdoba y Santa Rosa (La Pampa). Según los cálculos de la Jefatura de Gabinete, la UCR podría también perder en Paraná (Entre Ríos).

Este escenario de interna por cargos legislativos tiene un antecedente cercano: en 2015, Cambiemos no se constituyó en la Ciudad de Buenos Aires y no hubo acuerdo por las candidaturas a diputados y senadores nacionales por ese distrito. Entonces, el PRO, la UCR y la Coalición Cívica compitieron en internas abiertas para dirimir los candidatos finales. El macrismo ganó la interna por mucho margen y dejó al resto de los espacios sin representación. El piso mínimo para ingresar a la nómina final era del 15% del total de los votos obtenidos por la alianza y, para bajar la pretensión de la UCR, el PRO ofrece ahora un piso del 25%.