X

Honestidad brutal: Vidal cree que no habrá votos si no baja la inflación

La gobernadora compartió su diagnóstico de la realidad económica con CEOs del Cicyp. “Si la gente no llega a fin de mes, solo mostrando obras no nos van acompañar”, advirtió.
Por 25/04/2019 11:25

La franqueza es uno de los activos que el Círculo Rojo sopesa a la hora de acercarse a un candidato. En parte, es lo que hace que prefiera a María Eugenia Vidal antes que al presidente Mauricio Macri. Es lo que percibió en la previa del almuerzo que la gobernadora compartió con dirigentes del Consejo Interamericano del Comercio y Producción (Cicyp): una marcada diferencia de visión sobre la realidad respecto de la que expone el jefe de Estado. "Yo tengo claro que, si no bajamos la inflación y la gente no llega a fin de mes, no nos van a acompañar. Sólo mostrando obras no podemos pretender que nos voten”, se sinceró la funcionaria ante hombres de peso del establishment.

 

 

Minutos después, Vidal hizo una ponencia centrada 100% en su gestión bonaerense, sin apelaciones a la figura de Macri, con nulas lecturas de la crisis estructural del país y con la confirmación de que no irá por la Presidencia.

Los CEOs casi que le habían pedido, en un pseudo operativo clamor, que jugara por la Casa Rosada. La mayoría entiende que Cambiemos precisa oxigenación en la cúpula máxima. Esta honestidad brutal de Vidal es bien recibida por los hombres de negocios, que no pueden evitar la comparación: en las reuniones con la mesa de chica de Macri, sobre todo con el jefe de Gabinete, Marcos Peña, perciben niveles importantes de negación de la realidad. En la gobernadora ven autocrítica y pocos fuegos de artificio. “Ella sabe cuáles son los problemas, no los esconde y habla mucho con la gente en los barrios”, contó un empresario a Letra P, uno de los que la prefiere como candidata presidencial.

 

Vidal con el titular del Cicyp, Funes de Rioja

 

Otros hombres de negocios, que charlaron con algunos de sus laderos en el almuerzo del martes en el Hotel Alvear, percibieron la misma idea: preocupación por los problemas que tiene la Nación para contener el dólar y los niveles de inflación. En este escenario, Vidal está muy centrada en los precios básicos de la canasta. Tanto, que impulsó una ley de góndolas propia que exige más inclusión de productos de pymes, una medida que no cayó del todo bien en los núcleos empresarios.

Honestidad brutal: Vidal cree que no habrá votos si no baja la inflación

La gobernadora compartió su diagnóstico de la realidad económica con CEOs del Cicyp. “Si la gente no llega a fin de mes, solo mostrando obras no nos van acompañar”, advirtió.

La franqueza es uno de los activos que el Círculo Rojo sopesa a la hora de acercarse a un candidato. En parte, es lo que hace que prefiera a María Eugenia Vidal antes que al presidente Mauricio Macri. Es lo que percibió en la previa del almuerzo que la gobernadora compartió con dirigentes del Consejo Interamericano del Comercio y Producción (Cicyp): una marcada diferencia de visión sobre la realidad respecto de la que expone el jefe de Estado. "Yo tengo claro que, si no bajamos la inflación y la gente no llega a fin de mes, no nos van a acompañar. Sólo mostrando obras no podemos pretender que nos voten”, se sinceró la funcionaria ante hombres de peso del establishment.

 

 

Minutos después, Vidal hizo una ponencia centrada 100% en su gestión bonaerense, sin apelaciones a la figura de Macri, con nulas lecturas de la crisis estructural del país y con la confirmación de que no irá por la Presidencia.

Los CEOs casi que le habían pedido, en un pseudo operativo clamor, que jugara por la Casa Rosada. La mayoría entiende que Cambiemos precisa oxigenación en la cúpula máxima. Esta honestidad brutal de Vidal es bien recibida por los hombres de negocios, que no pueden evitar la comparación: en las reuniones con la mesa de chica de Macri, sobre todo con el jefe de Gabinete, Marcos Peña, perciben niveles importantes de negación de la realidad. En la gobernadora ven autocrítica y pocos fuegos de artificio. “Ella sabe cuáles son los problemas, no los esconde y habla mucho con la gente en los barrios”, contó un empresario a Letra P, uno de los que la prefiere como candidata presidencial.

 

Vidal con el titular del Cicyp, Funes de Rioja

 

Otros hombres de negocios, que charlaron con algunos de sus laderos en el almuerzo del martes en el Hotel Alvear, percibieron la misma idea: preocupación por los problemas que tiene la Nación para contener el dólar y los niveles de inflación. En este escenario, Vidal está muy centrada en los precios básicos de la canasta. Tanto, que impulsó una ley de góndolas propia que exige más inclusión de productos de pymes, una medida que no cayó del todo bien en los núcleos empresarios.