X
La experiencia europea es la de mayor “adaptabilidad a la realidad local”. Apela a las “buenas prácticas” y fija tope de 30% del espacio disponible para ocupar con una sola marca. Multas y clausuras.
Por 24/04/2019 16:42

Tras los anuncios de este miércoles en la Casa de Gobierno, la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, giró un proyecto de ley al Senado bonaerense para asegurar la presencia de pequeñas y medianas marcas en las góndolas de los supermercados radicados en la provincia. Según el texto del proyecto, la idea está inspirada en similares experiencias que se dieron en Colombia, Chile, España, Australia y el Reino Unido. La mandataria sostiene que la política de competencia británica es la que mejor cuadra con la “adaptabilidad” local ya que “orienta el contenido de las relaciones comerciales, sin desmedro de las garantías constitucionales”.
 


Para controlar que los supermercados incluyan a las pequeñas y medianas marcas en sus góndolas habrá una autoridad de aplicación a cargo del Ministerio de Producción bonaerense, hoy conducido por Javier Tizado.

Las grandes cadenas de supermercados deberán “procurar la inclusión de pequeñas y medianas empresas entre sus proveedores habituales, a los que deberá reservar no menos que el 10% del espacio en góndola”.

Además, “la ubicación de la mercadería deberá ser rotada periódicamente, de manera tal que toda la mercadería independientemente de su proveedor esté a una altura de visión horizontal, durante el mismo tiempo”. Además, los productos de una misma marca no podrán ocupar más del 30% del espacio disponible.

Así como el ministro de Producción y Trabajo de la Nación, Dante Sica, graficó como “un pacto de caballeros” las medidas para un congelamiento de precios, la gestión bonaerense se acercó a esa idea, pero con mayor legalidad o regulación. El proyecto que giró Vidal habla de un “Código de Buenas Prácticas”.

La creación de ese instrumento será potestad del Ministerio de Producción provincial. Será escrito y supervisado “por un oficial de cumplimiento (...) que no podrá formar parte del área administrativa a cargo de la relación comercial con los proveedores”.

También se obliga a que “la ubicación de la mercadería deberá ser rotada periódicamente, de manera tal que toda la mercadería independientemente de su proveedor esté a una altura de visión horizontal, durante el mismo tiempo”.

 

 

SANCIONES. Habrá diferentes penalidades para quienes no cumplan con la ley.  En caso de que la Autoridad de Aplicación “tome conocimiento de cualquier incumplimiento de la misma, lo hará saber a la Autoridad Nacional de la Competencia y/o de Defensa del Consumidor”, que evaluará si los incumplimientos configuran infracciones a leyes nacionales.

Sin embargo, el proyecto también modifica otras leyes ya vigentes que tienen que ver con las multas hacia los grandes supermercados. A partir de la vigencia de la ley, la autoridad de aplicación podrá apercibir y cobrar multas de que van desde los 10 mil a los 50 millones de pesos. 

La ley contempla apercibimientos y multas de 10 mil a 50 millones de pesos.

Podrá decomisar mercadería y productos, clausurar los establecimientos o suspender el servicio afectado por un plazo de hasta treinta (30) días “excepto en los casos que se trate de servicios públicos sujetos a la competencia de entes reguladores u otros organismos de control”.

La empresa que no cumpla con el código de buenas prácticas también podría quedar suspendida de los registros de proveedores del Estado, como así también “las concesiones, permisos, habitación, licencia, privilegios, regímenes impositivos o crediticios especiales de que gozare”.

TIEMPOS LEGISLATIVOS. El proyecto deberá ahora ser aprobado primero en el Senado y luego en Diputados. Este jueves se le dará ingreso formal y pasará a las comisiones de Legislación General, Comercio Interior y Presupuesto e Impuesto. 

Una vez aprobado en el Senado, pasará a Diputados. El oficialismo podría hacer un intento para tratarlo sobretablas en la sesión de este jueves y tratarlo sin despacho de comisiones, para agilizar su trámite.

"Estaremos abocados a dar celeridad al tratamiento del proyecto de ley para promover la competencia y ayudar a las pymes a colocar más productos en los supermercados y garantizar que los bonaerenses puedan elegir entre más de una marca por producto, con mayor variedad y mejores precios", remarcó el presidente del bloque oficialista en la Cámara alta, Roberto Costa.

Por su parte, el presidente de Diputados, el vidalista Manuel Mosca, sostuvo que "desde la Legislatura vamos a acompañar el proyecto de ley que enviará la gobernadora para que las pymes tengan un espacio para sus productos en las góndolas. Esto les brindará mayor competitividad a los emprendedores y la posibilidad de elegir mejores precios a las familias".

Qué dice la ley de góndolas de Vidal inspirada en el Reino Unido

La experiencia europea es la de mayor “adaptabilidad a la realidad local”. Apela a las “buenas prácticas” y fija tope de 30% del espacio disponible para ocupar con una sola marca. Multas y clausuras. 

Tras los anuncios de este miércoles en la Casa de Gobierno, la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, giró un proyecto de ley al Senado bonaerense para asegurar la presencia de pequeñas y medianas marcas en las góndolas de los supermercados radicados en la provincia. Según el texto del proyecto, la idea está inspirada en similares experiencias que se dieron en Colombia, Chile, España, Australia y el Reino Unido. La mandataria sostiene que la política de competencia británica es la que mejor cuadra con la “adaptabilidad” local ya que “orienta el contenido de las relaciones comerciales, sin desmedro de las garantías constitucionales”.
 


Para controlar que los supermercados incluyan a las pequeñas y medianas marcas en sus góndolas habrá una autoridad de aplicación a cargo del Ministerio de Producción bonaerense, hoy conducido por Javier Tizado.

Las grandes cadenas de supermercados deberán “procurar la inclusión de pequeñas y medianas empresas entre sus proveedores habituales, a los que deberá reservar no menos que el 10% del espacio en góndola”.

Además, “la ubicación de la mercadería deberá ser rotada periódicamente, de manera tal que toda la mercadería independientemente de su proveedor esté a una altura de visión horizontal, durante el mismo tiempo”. Además, los productos de una misma marca no podrán ocupar más del 30% del espacio disponible.

Así como el ministro de Producción y Trabajo de la Nación, Dante Sica, graficó como “un pacto de caballeros” las medidas para un congelamiento de precios, la gestión bonaerense se acercó a esa idea, pero con mayor legalidad o regulación. El proyecto que giró Vidal habla de un “Código de Buenas Prácticas”.

La creación de ese instrumento será potestad del Ministerio de Producción provincial. Será escrito y supervisado “por un oficial de cumplimiento (...) que no podrá formar parte del área administrativa a cargo de la relación comercial con los proveedores”.

También se obliga a que “la ubicación de la mercadería deberá ser rotada periódicamente, de manera tal que toda la mercadería independientemente de su proveedor esté a una altura de visión horizontal, durante el mismo tiempo”.

 

 

SANCIONES. Habrá diferentes penalidades para quienes no cumplan con la ley.  En caso de que la Autoridad de Aplicación “tome conocimiento de cualquier incumplimiento de la misma, lo hará saber a la Autoridad Nacional de la Competencia y/o de Defensa del Consumidor”, que evaluará si los incumplimientos configuran infracciones a leyes nacionales.

Sin embargo, el proyecto también modifica otras leyes ya vigentes que tienen que ver con las multas hacia los grandes supermercados. A partir de la vigencia de la ley, la autoridad de aplicación podrá apercibir y cobrar multas de que van desde los 10 mil a los 50 millones de pesos. 

La ley contempla apercibimientos y multas de 10 mil a 50 millones de pesos.

Podrá decomisar mercadería y productos, clausurar los establecimientos o suspender el servicio afectado por un plazo de hasta treinta (30) días “excepto en los casos que se trate de servicios públicos sujetos a la competencia de entes reguladores u otros organismos de control”.

La empresa que no cumpla con el código de buenas prácticas también podría quedar suspendida de los registros de proveedores del Estado, como así también “las concesiones, permisos, habitación, licencia, privilegios, regímenes impositivos o crediticios especiales de que gozare”.

TIEMPOS LEGISLATIVOS. El proyecto deberá ahora ser aprobado primero en el Senado y luego en Diputados. Este jueves se le dará ingreso formal y pasará a las comisiones de Legislación General, Comercio Interior y Presupuesto e Impuesto. 

Una vez aprobado en el Senado, pasará a Diputados. El oficialismo podría hacer un intento para tratarlo sobretablas en la sesión de este jueves y tratarlo sin despacho de comisiones, para agilizar su trámite.

"Estaremos abocados a dar celeridad al tratamiento del proyecto de ley para promover la competencia y ayudar a las pymes a colocar más productos en los supermercados y garantizar que los bonaerenses puedan elegir entre más de una marca por producto, con mayor variedad y mejores precios", remarcó el presidente del bloque oficialista en la Cámara alta, Roberto Costa.

Por su parte, el presidente de Diputados, el vidalista Manuel Mosca, sostuvo que "desde la Legislatura vamos a acompañar el proyecto de ley que enviará la gobernadora para que las pymes tengan un espacio para sus productos en las góndolas. Esto les brindará mayor competitividad a los emprendedores y la posibilidad de elegir mejores precios a las familias".