X
Contrareloj, el ministro quiere dar un paso más allá en su intervención en el mundo sindical y firmar el reconocimiento pleno a trabajadores de Norwegian. Planea más inscripciones.
Por 07/11/2019 19:01

Apenas unos días después de otorgarle la simple inscripción al sindicato de pilotos de Latam, que rompió el frente interno en un sector clave para los aeronáuticos, el ministro de Producción, Dante Sica, giró un pedido urgente al secretario de Trabajo, Lucas Fernández Aparicio, para que dé curso a una serie de resoluciones que van a recalentar, en el tramo final de su gestión, la relación con la CGT.

Entre los pedidos, se destaca el otorgamiento de la personería gremial a la Unión de Empleados de Norwegian, un sindicato de empresa habilitado hace solo nueve meses por esa misma cartera, en la que pareciera que ya se hizo un hábito la firma de trámites exprés para sindicatos "amarillos".

Hasta el momento, Sica y Aparicio firmaron la inscripción de tres organizaciones en el sector aerocomercial en las compañías Flybondi, Latam y Norwegian e intentaron incursionar en el sector ferroviario, pero debieron recular por la presión de los poderosos sindicatos del sector.

El ministro saliente reclama también la inscripción de un cuarto sindicato de empresa para los trabajadores de la empresa de bajo costo Jetsmart, pero también quiere que sea reconocida media docena de gremios municipales en distritos donde gobiernan intendentes de Cambiemos. Además, pide, en particular, la habilitación de tres gremios chaqueños.

 

 

En rigor, el pedido de personería fue iniciado por el secretario general de UNEN, Alejandro Botana, el 22 de octubre.

Consultado por Letra P, Botana afirmó que presentó los papeles "para ir a un cotejo, tal como ordena la ley. El ministerio evaluará si nos la otorgan o no".

El otorgamiento de personerías a gremios de empresas es resistido por la CGT, pero también por algunos cuadros de la Secretaría de Trabajo, que consideran que el reconocimiento de ese tipo de organizaciones debilita el modelo sindical argentino, basado en la representación sectorial.

Hasta hoy, Sica había optado por no innovar en el tema a modo de pacto implícito con los gremialistas, pero ahora el inminente fin de ciclo pareciera haberlo decidido a firmar este trámite en tiempo récord.