X
El candidato porteño del Frente de Todos también habló con Mercado Libre, Glovo y Facebook sobre un modelo de ciudad distinto al de Rodríguez Larreta. El eje en tecnológicas, salud y educación.

Muy pocos CEOs y un candidato. Matías Lammens recibió en una oficina porteña a responsables de un puñado de empresas de peso y bajó línea sobre lo que sería su gestión si es ungido jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. El dato más fuerte del encuentro fue que, en un gesto con el que se desmarcó de la gestión de Horacio Rodríguez Larreta, deslizó que “está dispuesto a charlar la regulación de empresas tecnológicas”. El caso más emblemático es el de Uber, una de las firmas que se sentaron a la mesa con el candidato del Frente de Todos.

Según supo Letra P, el presidente de San Lorenzo les explicó a los empresarios que “hay que dar respuesta a las nuevas demandas sociales para llegar a acuerdos” y tomó distancia de la posición negativa de Larreta a dialogar un encuadre legal para la empresa de viajes Uber, compañía que puso como ejemplo de regulación el caso de la provincia de Mendoza.

 

Para el gobierno porteño, Uber es ilegal. 

 

La posición de Lammens es novedosa si se tiene en cuenta cuál es hoy la relación de Larreta con Uber: el actual gobierno porteño considera que la aplicación es ilegal y hasta estableció trabas para pagar ese servicio, como el uso de tarjetas de crédito.

Representantes de otros gigantes multinacionales vinculados con servicios digitales y nuevas tecnologías, como Facebook, Airbnb, Glovo y Mercado Libre, de Marcos Galperínescucharon atentamente al candidato en una reunión en la que también estuvieron presentes la alimenticia Danone, McDonaldsCoca Cola FEMSA. En la charla, Lammens aclaró que su modelo para la Ciudad da prioridad a lo tecnológico, el conocimiento, la salud y la educación, en detrimento de la obra pública como única inversión social. Bajo esa lógica, el candidato martilló con el proyecto de "transformar" a Buenos Aires en la ciudad faro de América Latina en ciencia y conocimiento, que presentó junto al candidato a presidente del Frente de Todos, Alberto Fernández.

Casi no hubo apelaciones a la política, salvo cuando el dirigente volvió a decirles a los CEOs: “No soy kirchnerista”.

 

 

“Vimos un costado más humano. No es el Excel de Horacio”, le dijo a Letra P uno de los empresarios que charlaron con el candidato del peronismo.

Sobre el final de la charla, Lammens resaltó, incluso, que el presupuesto porteño está “mal repartido” y defendió la atención de pacientes del conurbano bonaerense en los hospitales públicos de la Ciudad, asegurando que “hay dinero para dar respuesta a esa demanda”.