X
El CEO de Mercado Libre fue felicitado por unos pocos en el chat Nuestra Voz. “Nos tenemos que hacer escuchar”, dijeron. Pero molestó en Casa Rosada la foto en el bunker de Fernández.
Por 19/08/2019 10:50

“¿Era necesario de esa manera?”, se preguntó un CEO de una firma de alimentos cuando la imagen de televisión mostró al titular de Mercado Libre, Marcos Galperín, saliendo del bunker de Alberto Fernández. Militante confeso en la campaña de Cambiemos, el empresario fue uno de los primeros que se apersonó en la calle México luego del resultado de las PASO que reflejó una diferencia casi definitiva a favor del Frente De Todos.

Mindlin habló con Fernández en su departamento. 

En el Gobierno, la postal fue vista como una especie de capitulación apresurada. Una mala jugada de un hombre que creían del riñón, un converso en tiempo récord. “Nos pegó en el piso, si quería hacer un gesto alcanzaba con algo más cuidado, un llamado por teléfono o un encuentro más reservado”, dijo a Letra P un alto funcionario de la Casa Rosada, molesto por el proceder. Hace tiempo Mauricio Macri venía desconfiando de cómo se movía el Círculo Rojo en relación a su figura. Veía apoyo e intención de votar, pero una crítica por los bajo o a las espaldas que hacía eje en los errores en la economía y la incapacidad técnica en el oficialismo. Pero jamás pensó ver a Galperín, al que más cuidó y protegió, en un gesto tan elocuente.

 

Sigman, jefe de Elea, hace tiempo tiene contactos.

Hasta ese momento, buena parte del establishment había tomado contacto cuidadoso y reservado con Fernández. Primero Marcelo Mindlin, jefe de Pampa Energía, tomó café con el candidato en su departamento. Luego Hugo Sigman, el titular de Elea y Grupo Insud, también en reserva. Hasta el cafetero Martín Cabrales y directivos de la Rural pasaron a charlar con Santiago Cafiero, jefe de campaña de Fernández. Todos sin foto. Los que conocen a Galperín aseguran que "no tuvo ninguna intención, salvo mostrarse abierto a colaborar en el orden que necesita el país".