X
El compañero de fórmula de Macri visitó a industriales junto a Sica y dijo que Fernández “no es moderado” y que el poder “está en otro lado”. “Ojo que se vienen Venezuela y la reforma agraria”, avisó.
Por 21/10/2019 18:12

El presidente Mauricio Macri envió dos alfiles a la Unión Industrial (UIA), reducto hostil para Cambiemos, a que le pongan el pecho a las críticas de los empresarios fabriles. El experimento fue un show que sorprendió hasta a los anfitriones. El candidato a vice, Miguel Pichetto, encabezó la misión que integró el ministro de la Producción, Dante Sica, y dejó mensajes extremos sobre qué podría pasar si Alberto Fernández llegara a la presidencia el próximo domingo.

 

Risas, también entre Acevedo y Pichetto. 

 

Fiel a su estilo, el senador y ex jefe de la bancada K desplegó artificios varios ante la atónita mirada de los empresarios, que de lo único que querían hablar era del plan productivo y la crisis de las chimeneas. “Miren -arrancó mientras servían el almuerzo-, si ganan ellos se viene Venezuela y la reforma agraria, y les garantizo que si ganamos vamos a tener un perfil más productivista”.

Lo escuchaban el titular de la UIA, Miguel Acevedo, y la plana mayor de los CEOs fabriles, entre ellos, Luis Betnaza (Techint), Daniel Funes De Rioja (COPAL), Eduardo Nougués (Ledesma), Cristiano Rattazzi (FIAT), Alberto Sellaro (Calzado), Miguel Ángel Rodríguez (Sinteplast), Alberto Álvarez Saavedra (Gador y CILFA), Martín Rappallini (UIPBA), Carolina Castro (Industrias Guidi), Martín Cabrales, Pedro Reyna (Madereros), Jorge Sorabilla (Textiles) y José Urtubey (Celulosa).

Mientras instalaba la teoría del caos, Acevedo le recordó que “desde 2016 le venimos avisando al Gobierno que la cosa estaba mal”.

 

 

Pichetto admitió que “hubo errores de política macro económica" y hasta reconoció “niveles de ceguera” de funcionarios de Cambiemos. Aclararon en la UIA que, cuando inició la crisis, Sica aún no era ministro. Pero el senador y candidato a vice pareció estar allí con la única misión de continuar agitando fantasmas del pasado.

“Tengo información de que la ex presidenta (Cristina Fernández) está trabajando en reuniones con Venezuela y Cuba... cuidado, muchachos, que lo que se viene es el setentismo”, expresó y completó citando dos casos de la actualidad. “Fíjense la violencia en Chile y Ecuador, se están movilizando sectores muy extremos y esto puede pasar acá, no volvamos a los ´70”.

“Imaginate que de eso nosotros no vamos a opinar”, dijo uno de los vices a Letra P, preocupado por lo que se viene en una economía compleja. Otro de los convidados consignó que “parece haber venido Pichetto a desarmar ese perfil negociador de Alberto Fernández”.

También en la mesa Pichetto se animó a decir que había algunos cuadros de la UIA que trabajaron en la candidatura de Roberto Lavagna y hasta hubo alguna chicana sobre la foto con sonrisas de la plana mayor de UIA con el candidato de Todos. Curiosidades: la comunicación oficial del almuerzo fue de la UIA en un texto sin fotos. En paralelo, el Gobierno envió su propio comunicado con declaraciones de los presentes y las fotos de un convite que la UIA obvió.

 

 

Sica fue la voz técnica del evento y, luego de recibir el Plan 2030, señaló que en la reunión hubo coincidencias respecto a “cuáles son los temas que enfrentamos, los instrumentos que tenemos por delante y la necesidad de construir un consenso en función de la agenda productiva que venimos planteando para esta segunda etapa, que nos va a permitir tener un mayor desarrollo y en especial generar empleo formal en Argentina”.

Cerca del final, Pichetto retomó la idea de que las marchas del #SíSePuede generaron un cambio en la tendencia que habilita el posible acceso de Macri a una segunda vuelta. La mayoría de los que escuchaban, algunos alineados con Cambiemos, creen que es imposible, pero observaron en la marcha del sábado "un sano" contrapeso para lo que, entienden, será un gobierno de Fernández.