X

"Me pregunto qué hizo Vidal con los U$S 5.000 millones que emitió de deuda"

La ex ministra de Scioli cuestionó la gestión vidalista: "Hay que esforzarse mucho para terminar con menos escuelas y hospitales". Dijo que la provincia va a “perder $60 mil millones en 2019”.
Por 04/11/2018 10:10

Silvina Batakis llega a la redacción platense de Letra P como paso previo a una recorrida enmarcada en su poblada agenda de desembarcos a distritos de la provincia. “Agarro mi auto y recorro. Lo hago habitualmente, no por estar en campaña”, se encarga de aclarar, aunque no por ello sin dejar de ratificar un deseo que ya puso de manifiesto meses atrás: “Me encantaría ser gobernadora”.

Conocedora de la ciudad de las diagonales, donde vivió y estudió, la ministra de Economía del segundo periodo de Daniel Scioli al frente de la administración pública provincial posó su atención en “la gran cantidad” de persianas bajas que se alternan en el centro comercial de La Plata con los carteles de “Se alquila” o “Se vende”.

No duda en ver en esto una consecuencia de las políticas impulsadas en los casi tres años de Cambiemos en el país y la provincia, las cuales considera que reflotan escenas que también vivió durante sus años en esta ciudad. “Yo recuerdo que en mi casa acá en La Plata, cerca del cementerio, mi vieja trataba de dibujar la cara y decía 'estoy cansada y hoy es mate cocido con tostadas a la noche'. Y uno creía que era cansancio. Después te dabas cuenta que no era cansancio, sino que no tenía. Esa situación es violenta. Esa situación de no poder llevar un plato de comida, un día, dos días, todo el mes, por supuesto que es violenta y tiene una reacción".

“Hoy volvió el hambre”, enfatiza, para posar aquí el trazo grueso en el que divide el pasado reciente con el presente: “En 2015, el país no era Suiza y la provincia no era Disneylandia, había situaciones muy complejas que no pudimos resolver, pero no había situaciones de hambre”.

Sin creer en los números del Presupuesto nacional 2019, considera que el proyecto no está “acorde con la realidad” al aprobarse en Diputados “antes de que se conozca cuál iba a ser el acuerdo con el FMI”, por lo que “ya tiene una falta de recursos y de política macroeconómica que no está contemplada”. Más allá de eso, apunta contra el recorte “en sectores que son fundamentales como educación, salud, seguridad, ciencia y tecnología. Lo único que crece por encima de la inflación prevista son los intereses de la deuda: casi un 60%”.

Asegura que el presupuesto acordado con el Fondo tendrá un correlato de fuerte recorte para las arcas bonaerenses que, asegura, van a perder "60 mil millones en 2019”. Y, en esto, no tarda en detectar a la principal responsable: María Eugenia Vidal.

 

BIO. Licenciada en Economía y Magíster en Finanzas Públicas Provinciales de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), posee también un Magíster en Economía Ambiental de la Universidad de York, Inglaterra. Se desempeñó en diversos cargos en la administración pública bonaerense hasta ser designada en 2011 ministra de Economía, cargo que ejerció hasta el final del mandato de Daniel Scioli, en 2015. Actualmente integra la Comisión de Economía del PJ bonaerense..

 


 

-Con el traspaso de los subsidios al transporte y de no actualizarse el monto que se reclama del Fondo del Conurbano, ¿cómo va a impactar este presupuesto en el entramado productivo y social bonaerense?

-La provincia de Buenos Aires tiene una gobernadora que no salió a defender los recursos que le correspondían a la provincia. En el caso del transporte, aproximadamente 20 mil millones de pesos va a dejar de recibir la Provincia pero, por todo concepto, la Provincia va a perder unos 60 mil millones en 2019, que son el 10% del presupuesto actual de la provincia, que es de 630 mil millones. Es como perder un mes de gestión en la provincia. La gobernadora no salió a negociar cuál tenía que ser el presupuesto nacional para la provincia de Buenos Aires y claramente hay un perjuicio enorme para la población, porque la gobernadora va a tener que decidir aumentar el transporte o poner recursos de los bonaerenses en ese subsidio para seguir manteniendo el transporte al precio que estaba o aumentarlo paulatinamente. La Provincia fue muy perjudicada y la gran responsable es la gobernadora. 

-Pero en el gobierno de Vidal tienen la postura contraria, cuando afirman que ellos pelearon por cuestiones como el Fondo del Conurbano, algo que el gobierno de Daniel Scioli no hizo.

-No veo que hayan estado en ningún debate en el Congreso. Yo estuve presente en varias reuniones (por el presupuesto) en el Congreso, con distintos diputados y funcionarios del gobierno nacional y no hubo ningún asistente de la provincia de Buenos Aires y, por otro lado, los diputados bonaerenses de Cambiemos no pidieron ni siquiera la palabra en esas reuniones. Quizás hayan tenido reuniones privadas, eso puede ser, es normal, y en ese sentido nosotros las teníamos y también reclamábamos por el Fondo del Conurbano y por una reforma de toda la coparticipación.

En 2013 incluso tuvimos algún episodio que se mediatizó, que fue incluso un intercambio de cartas con Julián Domínguez que en ese momento era el presidente de la Cámara. Es un reclamo permanente de la provincia pero que no va a tener resolución hasta tanto y en cuanto no nos pongamos de acuerdo todas las provincias.

Pero con parches no se soluciona. Lo que hizo el gobierno el año anterior, de sacarle 100 mil millones a los jubilados para dárselos a la Provincia, no es la solución. No es la solución sacarle ilegítimamente a los jubilados para darle recursos a la provincia de Buenos Aires. La solución es sentarse maduramente todas las jurisdicciones y resolver una nueva ley de coparticipación.

"Lo que hizo el gobierno, sacarle 100 mil millones a los jubilados para dárselos a la Provincia, no es la solución. No es la solución sacarle ilegítimamente a los jubilados para darle recursos a la Provincia. La solución es sentarse todas las jurisdicciones y resolver una nueva ley de coparticipación."

-Si hay parches actualmente. En el gobierno anterior, ¿qué hubo?

-En el gobierno anterior directamente no hubo modificaciones. La ley de coparticipación vigente es del 88 y ya al día siguiente que se promulga la ley hubo una reforma. Luego de eso, la ley ha tenido 40 modificaciones. Resolver la coparticipación es algo que nos debemos como sociedad, pero no es la forma sacarle a un sector muy vulnerable, como son los jubilados.

-Hay ministros de Vidal, como Joaquín de la Torre, que cuestionaron el reparto de recursos. ¿Es una postura mediática ese reclamo?

-Es totalmente mediático. De hecho, lo que salió a decir el ministro es que se habían puesto de acuerdo el resto de las provincias para, de alguna forma, socavar el poder de la provincia de Buenos Aires. Se hubiera puesto al frente él a discutir en el Congreso y no salir por los medios, una vez que está aprobado, a decir que los gobernadores de otras provincias se pusieron de acuerdo para sacarle recursos a Buenos Aires. Es totalmente mediático, irrisorio, una falta de respeto absoluta.

No es la primera vez que Argentina tiene negociación de presupuestos y es habitual que cada gobernador quiera lo mismo que sucede en la provincia: vienen los intendentes y hablan con el ministro de Economía, de Infraestructura, con el gobernador y tratan de sacar más obras para sus municipios. Si alguno después duerme… echarle la culpa al otro es lo más fácil, pero es lo que habitualmente hace este gobierno: echarle la culpa a otro. Si cada uno de los gobernadores vino con sus legisladores, con sus ministros a reunirse con distintos diputados, con el ministro del Interior y discutió por tener más recursos para sí mismo y la gobernadora no lo hizo, ahora echarle la culpa a los gobernadores… hicieron una negociación como se hace en todos los presupuestos.

 

PAZ SIN PLAN. Luego de la fuerte disparada en la que llegó a tocar los $42, el dólar transcurrió el último mes con una relativa estabilidad, flotando entre los $36 y $38. Sin embargo, Batakis analizó: “Esta paz que se está logrando en este mes no parece muy virtuosa en realidad. Hay estabilidad pero no parece virtuosa en el sentido de que no hay un plan económico que incluya un plan productivo para generar puestos de trabajo. Simplemente es un plan financiero, monetario, y parece difícil pensar que, terminando el tercer año de gestión del Gobierno, ellos estén deseosos de implementar o pensar un plan productivo. La preocupación más grande que tienen hoy todos los países del mundo es cómo generar puestos de trabajo, y esa preocupación en Argentina no está”.


-Los excedentes del Fondo del Conurbano que recibieron los intendentes este año, ¿alcanzan, como dijo Vidal, para compensar lo que los municipios recibían del fondo sojero?

-El Fondo del Conurbano no es de coparticipación automática, entonces las gobernadora decide discrecionalmente a quién darle esos recursos. Yo, que recorro mucho la provincia, veo que los municipios que son de Cambiemos o que son aliados de Cambiemos reciben recursos y otros no. De todos modos, yo me preguntaría qué hizo la gobernadora con los 5.000 millones de dólares que emitió de deuda, que es muchísima plata y que no se ve que esté en obras de infraestructura grandes, especiales.

"Ellos dijeron que recibieron una provincia quebrada. Eso es una falacia absoluta."

-Estuvo el Fondo de Infraestructura Municipal durante dos años.

-Sí, pero era de 10.000 millones de pesos, contra 5.000 millones de dólares.

-De marzo de 2016 a julio de 2017, la Provincia hizo seis emisiones de deuda en moneda extranjera. ¿Había una necesidad real de financiarse de esta manera?

-No. Eso está enmarcado en la política general del gobierno nacional de creer que a través de la deuda se solucionan los problemas y eso es agradar el problema. Hay muchas personas que hicieron grandes ganancias con estas emisiones y nosotros lo vamos a pagar entre todos y encima no tenemos los beneficios. Uno no ve que eso esté sucediendo como transformación real.

 


-En el gobierno de Vidal afirman que en 2015 recibieron una caja en cero y con los mercados externos cerrados.

-Más duro: ellos dijeron que recibieron una provincia quebrada. Eso es una falacia absoluta. Cuando hacen la primera emisión de deuda en marzo de 2016, tenía apenas dos meses de trayectoria del gobierno actual y, cuando uno ve esos documentos, ve que hacen la historia de las finanzas públicas de la provincia arrancando cinco años atrás y lo que dicen en esos documentos es que la provincia tiene sus finanzas en forma sustentable, que se fue ordenando, que se desendeudó.

Hacia afuera dicen lo que realmente sucedió en la Argentina. Ahora, hacia adentro fueron muy inteligentes en instalar lo de la provincia quebrada o lo de la pesada herencia, pero la realidad es que la gran herencia que recibió este gobierno es el desendeudamiento tan fuerte que tuvo el país y la provincia. Sin ese desendeudamiento, este gobierno no hubiese tenido la herramienta de poder salir al mercado internacional y emitir la deuda que emitió. Por otra parte, hoy está cerrado el crédito. O sea, que en algunos momentos el crédito esté cerrado no es condición para decir que la Provincia está quebrada, porque en ese sentido hoy la Provincia estaría quebrada.

-¿Y cómo está?

-Hoy, la Provincia de Buenos Aires tiene más déficit, más deuda, más pobreza, más desempleo, y además de eso, algo que seguramente no pasa en ninguna gestión del mundo: es que es la primera vez que una gobernación va a terminar con menos escuelas y hospitales que con los que se inició. Hay que esforzarse mucho para terminar con menos escuelas y menos hospitales. Es de las gestiones más pobres que ha tenido la provincia de Buenos Aires.



-En emisiones de Letras del Tesoro de la provincia se vienen advirtiendo plazos más cortos y tasas muchísimo más altas que a principio de año. La última fue a 35 días y con una tasa superior al 56% ¿Es un termómetro de la situación delicada de las finanzas bonaerenses?

-Este Gobierno ha subido las tasas fuertemente, hemos llegada a tasas de Leliq al 70% y lo que hace esa tasa es elevar todo el financiamiento. Si una empresa quiere financiar un proyecto de producción hoy no lo puede hacer porque la tasa mínima que tiene es superior al 70%. Si el banco recibe 70% dándoselo al Gobierno o al BCRA, claramente si se lo da al sector privado va a querer más que un 70%. La Provincia lo mismo: si quiere salir a financiarse, y si sos un inversor que tiene desde 20 mil pesos una familia como ahorro, o un inversor que puede tener un millón que quiere invertir, ¿por qué lo va a invertir a una tasa más baja que 70%? Eso obliga a que la Provincia tenga que salir a hacer emisiones más altas.

Lamentablemente, tanto el Gobierno provincial como nacional, de lo único que se preocupa es del sector financiero y en realidad también lo están manejando mal, porque no se puede convivir con tasas del 70%, del 56%. Este año supongamos que 48% de inflación, 70% de intereses y una paritaria del 30%. Claramente ya se sabe de dónde salen los recursos para pagar una tasa del interés del 70%. Siempre ganan unos pocos.
 

HIPERINFLACIÓN. Considerando que la inflación “va a terminar siendo de un 50% aproximadamente”, la ex ministra de Economía bonaerense, sostuvo: “Cuando la inflación supera el 50% en un año y cuando en tres años es superior al 100%, se puede hablar de hiperinflación y es a lo que llevó esta gestión. El año que viene la inflación del 23% (que figura en el presupuesto) es una meta y ojala se cumpla y sea menor, pero parece bastante difícil”.
Insistiendo en un plan que “haga crecer una estructura productiva, dándole más densidad y complejidad a los sectores productivos”, la economista consideró que “eso iba a generar una nueva oferta productiva en Argentina que iba a colaborar a bajar la inflación”. Y ahondó: “Este gobierno cree que la inflación es solamente un resultado monetario, nosotros creemos que es multicausal y que una de las causas fundamentales es nuestra estructura productiva muy desequilibrada en este territorio tan enorme que tenemos y que era el punto que teníamos que abordar para tratar de aplacar la inflación seriamente, en forma estructural. Hasta que no resolvamos el aspecto productivo va a ser difícil combatir la inflación y el tema del empleo”.


-Ante ese cuadro, ¿hay un riesgo de estallido en los sectores más vulnearables?

-Los dirigentes sociales están haciendo un esfuerzo enorme para que eso no suceda y está muy presente la memoria de 2001 y ninguno de los argentinos queremos llegar a eso. Ese es el freno más fuerte que tenemos socialmente para que no haya estallido. Seguramente va a haber alguno aislado, porque eso sucede y porque hay hambre. En 2015, el país no era Suiza y la Provincia no era Disneylandia, había situaciones muy complejas que nosotros no pudimos resolver, eso está clarísimo. Ahora, no había situaciones de hambre. Hoy volvió el hambre. Tenemos una provincia con un presupuesto de 630 mil millones de pesos y ella había anunciado que iba a ser un refuerzo en comedores escolares de 300 millones, cuando la provincia tiene 17 millones de habitantes. Eso no alcanza para nada. Esta provincia estuvo un año sin ministro de Producción, está claro que no les interesa la producción del sector real, que es lo que genera puestos de trabajo. El sector financiero no genera fuentes de trabajo.

 

Está muy presente la memoria de 2001 y ninguno de los argentinos queremos llegar a eso. Ese es el freno más fuerte que tenemos socialmente para que no haya estallido. Seguramente va a haber alguno aislado, porque eso sucede y porque hay hambre.


-Pasando al plano político, en el peronismo bonaerense ya vienen asomando algunas intenciones de candidaturas, entre esas las suyas. ¿Sigue sosteniendo esas aspiraciones?

-Me encantaría ser gobernadora. Conozco la provincia, tengo mucha relación con los intendentes, recorro la provincia habitualmente. Los argentinos y bonaerenses no merecíamos vivir lo que estamos viviendo, se podía hacer algo mucho mejor. En 2015 fue la mejor transición de la historia política reciente, no había crisis institucional, económica ni política, por eso no nos merecíamos vivir lo que estamos viviendo y pensando si vamos a tener un nuevo 2001. La Provincia tiene enormes dificultades, pero esas dificultades se pueden transformar en lindos desafíos para generar oportunidades.

En lo que estamos todos convencidos es en que necesitamos ganar en 2019 porque el pueblo sino va a sufrir mucho lo que este gobierno va a hacer si se convalida nuevamente en las urnas. Queremos que este gobierno llegue al 10 de diciembre de 2019, de eso no cabe ninguna duda, porque queremos ganar con los votos. Estamos todos conversando y ninguno va a poner en peligro ese objetivo. Para que Argentina no esté en riesgo en 2020, no podemos poner en riesgo la elección de 2019. Somos muy responsables políticamente.

"Scioli legítimamente quiere volver a ser precandidato presidencial pero la definición la van a tomar todos una vez que Cristina defina qué es lo que ella va a hacer".

-¿Y considera que todo el arco peronista lo es?

-Va a haber un sector del peronismo que no va a estar en ese escenario de interna pero es un peronismo menor, en la última elección fueron el 5 o 6% de los votos, que creo que no va a estar tampoco ahora. Pero la unidad preocupa mucho más a Cambiemos porque, cuando ven que nosotros tenemos diferencias, ellos sacan provecho y están continuamente azuzando respecto de esa falta de unidad. No es lo que más me preocupa, pero sí hay mucho diálogo entre todos nosotros.

-En el 17 de octubre se vieron festejos por separado.

-El 17 de octubre es de todos los peronistas en todo el país y bienvenido que haya actos en todas partes y uno no puede clonarse y decide ir a uno por distintos motivos.

-¿Con Cristina no alcanza y sin Cristina no se puede?

-Creo que ella lo sabe y también lo sabe todo el arco que estamos hablando, para la provincia y a nivel nacional. Va a ser una propuesta electoral con el kirchnerismo adentro, por supuesto.
 


-¿Se puede llegar a entablar un diálogo con Massa?

-El Frente Renovador vino perdiendo votos desde aquella elección de 2013 y no sólo eso sino que viene perdiendo muchos diputados, algunos con mucho diálogo con el peronismo. Felipe Solá tiene diálogo y ya incluso empezó a participar de la comisión de acción política del PJ a nivel nacional. En ese sentido, el puente está tendido y muy probablemente Massa pueda decidir jugar una interna junto con nosotros, pero también me parece legítimo que quiera seguir sostenido su partido. El que se fue del peronismo fue él, él creó el Frente Renovador. Pero si Massa quisiera volver al PJ estarían las puertas abiertas totalmente.

-¿A Scioli cómo lo ve?

-Scioli legítimamente quiere volver a ser precandidato presidencial pero la definición la van a tomar todos una vez que Cristina defina qué es lo que ella va a hacer, porque la unidad es con Cristina incluida. Eso no quiere decir que ella vaya a ser candidata, eso no lo sé, pero sí eso va a ordenar al resto de los precandidatos, tanto (Alberto) Rodríguez Saá, Scioli, Agustín Rossi... Sacando a Cristina, puede llegar a haber una interna, sino se va a ordenar distinto.

"Me pregunto qué hizo Vidal con los U$S 5.000 millones que emitió de deuda"

La ex ministra de Scioli cuestionó la gestión vidalista: "Hay que esforzarse mucho para terminar con menos escuelas y hospitales". Dijo que la provincia va a “perder $60 mil millones en 2019”.

Silvina Batakis llega a la redacción platense de Letra P como paso previo a una recorrida enmarcada en su poblada agenda de desembarcos a distritos de la provincia. “Agarro mi auto y recorro. Lo hago habitualmente, no por estar en campaña”, se encarga de aclarar, aunque no por ello sin dejar de ratificar un deseo que ya puso de manifiesto meses atrás: “Me encantaría ser gobernadora”.

Conocedora de la ciudad de las diagonales, donde vivió y estudió, la ministra de Economía del segundo periodo de Daniel Scioli al frente de la administración pública provincial posó su atención en “la gran cantidad” de persianas bajas que se alternan en el centro comercial de La Plata con los carteles de “Se alquila” o “Se vende”.

No duda en ver en esto una consecuencia de las políticas impulsadas en los casi tres años de Cambiemos en el país y la provincia, las cuales considera que reflotan escenas que también vivió durante sus años en esta ciudad. “Yo recuerdo que en mi casa acá en La Plata, cerca del cementerio, mi vieja trataba de dibujar la cara y decía 'estoy cansada y hoy es mate cocido con tostadas a la noche'. Y uno creía que era cansancio. Después te dabas cuenta que no era cansancio, sino que no tenía. Esa situación es violenta. Esa situación de no poder llevar un plato de comida, un día, dos días, todo el mes, por supuesto que es violenta y tiene una reacción".

“Hoy volvió el hambre”, enfatiza, para posar aquí el trazo grueso en el que divide el pasado reciente con el presente: “En 2015, el país no era Suiza y la provincia no era Disneylandia, había situaciones muy complejas que no pudimos resolver, pero no había situaciones de hambre”.

Sin creer en los números del Presupuesto nacional 2019, considera que el proyecto no está “acorde con la realidad” al aprobarse en Diputados “antes de que se conozca cuál iba a ser el acuerdo con el FMI”, por lo que “ya tiene una falta de recursos y de política macroeconómica que no está contemplada”. Más allá de eso, apunta contra el recorte “en sectores que son fundamentales como educación, salud, seguridad, ciencia y tecnología. Lo único que crece por encima de la inflación prevista son los intereses de la deuda: casi un 60%”.

Asegura que el presupuesto acordado con el Fondo tendrá un correlato de fuerte recorte para las arcas bonaerenses que, asegura, van a perder "60 mil millones en 2019”. Y, en esto, no tarda en detectar a la principal responsable: María Eugenia Vidal.

 

BIO. Licenciada en Economía y Magíster en Finanzas Públicas Provinciales de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), posee también un Magíster en Economía Ambiental de la Universidad de York, Inglaterra. Se desempeñó en diversos cargos en la administración pública bonaerense hasta ser designada en 2011 ministra de Economía, cargo que ejerció hasta el final del mandato de Daniel Scioli, en 2015. Actualmente integra la Comisión de Economía del PJ bonaerense..

 


 

-Con el traspaso de los subsidios al transporte y de no actualizarse el monto que se reclama del Fondo del Conurbano, ¿cómo va a impactar este presupuesto en el entramado productivo y social bonaerense?

-La provincia de Buenos Aires tiene una gobernadora que no salió a defender los recursos que le correspondían a la provincia. En el caso del transporte, aproximadamente 20 mil millones de pesos va a dejar de recibir la Provincia pero, por todo concepto, la Provincia va a perder unos 60 mil millones en 2019, que son el 10% del presupuesto actual de la provincia, que es de 630 mil millones. Es como perder un mes de gestión en la provincia. La gobernadora no salió a negociar cuál tenía que ser el presupuesto nacional para la provincia de Buenos Aires y claramente hay un perjuicio enorme para la población, porque la gobernadora va a tener que decidir aumentar el transporte o poner recursos de los bonaerenses en ese subsidio para seguir manteniendo el transporte al precio que estaba o aumentarlo paulatinamente. La Provincia fue muy perjudicada y la gran responsable es la gobernadora. 

-Pero en el gobierno de Vidal tienen la postura contraria, cuando afirman que ellos pelearon por cuestiones como el Fondo del Conurbano, algo que el gobierno de Daniel Scioli no hizo.

-No veo que hayan estado en ningún debate en el Congreso. Yo estuve presente en varias reuniones (por el presupuesto) en el Congreso, con distintos diputados y funcionarios del gobierno nacional y no hubo ningún asistente de la provincia de Buenos Aires y, por otro lado, los diputados bonaerenses de Cambiemos no pidieron ni siquiera la palabra en esas reuniones. Quizás hayan tenido reuniones privadas, eso puede ser, es normal, y en ese sentido nosotros las teníamos y también reclamábamos por el Fondo del Conurbano y por una reforma de toda la coparticipación.

En 2013 incluso tuvimos algún episodio que se mediatizó, que fue incluso un intercambio de cartas con Julián Domínguez que en ese momento era el presidente de la Cámara. Es un reclamo permanente de la provincia pero que no va a tener resolución hasta tanto y en cuanto no nos pongamos de acuerdo todas las provincias.

Pero con parches no se soluciona. Lo que hizo el gobierno el año anterior, de sacarle 100 mil millones a los jubilados para dárselos a la Provincia, no es la solución. No es la solución sacarle ilegítimamente a los jubilados para darle recursos a la provincia de Buenos Aires. La solución es sentarse maduramente todas las jurisdicciones y resolver una nueva ley de coparticipación.

"Lo que hizo el gobierno, sacarle 100 mil millones a los jubilados para dárselos a la Provincia, no es la solución. No es la solución sacarle ilegítimamente a los jubilados para darle recursos a la Provincia. La solución es sentarse todas las jurisdicciones y resolver una nueva ley de coparticipación."

-Si hay parches actualmente. En el gobierno anterior, ¿qué hubo?

-En el gobierno anterior directamente no hubo modificaciones. La ley de coparticipación vigente es del 88 y ya al día siguiente que se promulga la ley hubo una reforma. Luego de eso, la ley ha tenido 40 modificaciones. Resolver la coparticipación es algo que nos debemos como sociedad, pero no es la forma sacarle a un sector muy vulnerable, como son los jubilados.

-Hay ministros de Vidal, como Joaquín de la Torre, que cuestionaron el reparto de recursos. ¿Es una postura mediática ese reclamo?

-Es totalmente mediático. De hecho, lo que salió a decir el ministro es que se habían puesto de acuerdo el resto de las provincias para, de alguna forma, socavar el poder de la provincia de Buenos Aires. Se hubiera puesto al frente él a discutir en el Congreso y no salir por los medios, una vez que está aprobado, a decir que los gobernadores de otras provincias se pusieron de acuerdo para sacarle recursos a Buenos Aires. Es totalmente mediático, irrisorio, una falta de respeto absoluta.

No es la primera vez que Argentina tiene negociación de presupuestos y es habitual que cada gobernador quiera lo mismo que sucede en la provincia: vienen los intendentes y hablan con el ministro de Economía, de Infraestructura, con el gobernador y tratan de sacar más obras para sus municipios. Si alguno después duerme… echarle la culpa al otro es lo más fácil, pero es lo que habitualmente hace este gobierno: echarle la culpa a otro. Si cada uno de los gobernadores vino con sus legisladores, con sus ministros a reunirse con distintos diputados, con el ministro del Interior y discutió por tener más recursos para sí mismo y la gobernadora no lo hizo, ahora echarle la culpa a los gobernadores… hicieron una negociación como se hace en todos los presupuestos.

 

PAZ SIN PLAN. Luego de la fuerte disparada en la que llegó a tocar los $42, el dólar transcurrió el último mes con una relativa estabilidad, flotando entre los $36 y $38. Sin embargo, Batakis analizó: “Esta paz que se está logrando en este mes no parece muy virtuosa en realidad. Hay estabilidad pero no parece virtuosa en el sentido de que no hay un plan económico que incluya un plan productivo para generar puestos de trabajo. Simplemente es un plan financiero, monetario, y parece difícil pensar que, terminando el tercer año de gestión del Gobierno, ellos estén deseosos de implementar o pensar un plan productivo. La preocupación más grande que tienen hoy todos los países del mundo es cómo generar puestos de trabajo, y esa preocupación en Argentina no está”.


-Los excedentes del Fondo del Conurbano que recibieron los intendentes este año, ¿alcanzan, como dijo Vidal, para compensar lo que los municipios recibían del fondo sojero?

-El Fondo del Conurbano no es de coparticipación automática, entonces las gobernadora decide discrecionalmente a quién darle esos recursos. Yo, que recorro mucho la provincia, veo que los municipios que son de Cambiemos o que son aliados de Cambiemos reciben recursos y otros no. De todos modos, yo me preguntaría qué hizo la gobernadora con los 5.000 millones de dólares que emitió de deuda, que es muchísima plata y que no se ve que esté en obras de infraestructura grandes, especiales.

"Ellos dijeron que recibieron una provincia quebrada. Eso es una falacia absoluta."

-Estuvo el Fondo de Infraestructura Municipal durante dos años.

-Sí, pero era de 10.000 millones de pesos, contra 5.000 millones de dólares.

-De marzo de 2016 a julio de 2017, la Provincia hizo seis emisiones de deuda en moneda extranjera. ¿Había una necesidad real de financiarse de esta manera?

-No. Eso está enmarcado en la política general del gobierno nacional de creer que a través de la deuda se solucionan los problemas y eso es agradar el problema. Hay muchas personas que hicieron grandes ganancias con estas emisiones y nosotros lo vamos a pagar entre todos y encima no tenemos los beneficios. Uno no ve que eso esté sucediendo como transformación real.

 


-En el gobierno de Vidal afirman que en 2015 recibieron una caja en cero y con los mercados externos cerrados.

-Más duro: ellos dijeron que recibieron una provincia quebrada. Eso es una falacia absoluta. Cuando hacen la primera emisión de deuda en marzo de 2016, tenía apenas dos meses de trayectoria del gobierno actual y, cuando uno ve esos documentos, ve que hacen la historia de las finanzas públicas de la provincia arrancando cinco años atrás y lo que dicen en esos documentos es que la provincia tiene sus finanzas en forma sustentable, que se fue ordenando, que se desendeudó.

Hacia afuera dicen lo que realmente sucedió en la Argentina. Ahora, hacia adentro fueron muy inteligentes en instalar lo de la provincia quebrada o lo de la pesada herencia, pero la realidad es que la gran herencia que recibió este gobierno es el desendeudamiento tan fuerte que tuvo el país y la provincia. Sin ese desendeudamiento, este gobierno no hubiese tenido la herramienta de poder salir al mercado internacional y emitir la deuda que emitió. Por otra parte, hoy está cerrado el crédito. O sea, que en algunos momentos el crédito esté cerrado no es condición para decir que la Provincia está quebrada, porque en ese sentido hoy la Provincia estaría quebrada.

-¿Y cómo está?

-Hoy, la Provincia de Buenos Aires tiene más déficit, más deuda, más pobreza, más desempleo, y además de eso, algo que seguramente no pasa en ninguna gestión del mundo: es que es la primera vez que una gobernación va a terminar con menos escuelas y hospitales que con los que se inició. Hay que esforzarse mucho para terminar con menos escuelas y menos hospitales. Es de las gestiones más pobres que ha tenido la provincia de Buenos Aires.



-En emisiones de Letras del Tesoro de la provincia se vienen advirtiendo plazos más cortos y tasas muchísimo más altas que a principio de año. La última fue a 35 días y con una tasa superior al 56% ¿Es un termómetro de la situación delicada de las finanzas bonaerenses?

-Este Gobierno ha subido las tasas fuertemente, hemos llegada a tasas de Leliq al 70% y lo que hace esa tasa es elevar todo el financiamiento. Si una empresa quiere financiar un proyecto de producción hoy no lo puede hacer porque la tasa mínima que tiene es superior al 70%. Si el banco recibe 70% dándoselo al Gobierno o al BCRA, claramente si se lo da al sector privado va a querer más que un 70%. La Provincia lo mismo: si quiere salir a financiarse, y si sos un inversor que tiene desde 20 mil pesos una familia como ahorro, o un inversor que puede tener un millón que quiere invertir, ¿por qué lo va a invertir a una tasa más baja que 70%? Eso obliga a que la Provincia tenga que salir a hacer emisiones más altas.

Lamentablemente, tanto el Gobierno provincial como nacional, de lo único que se preocupa es del sector financiero y en realidad también lo están manejando mal, porque no se puede convivir con tasas del 70%, del 56%. Este año supongamos que 48% de inflación, 70% de intereses y una paritaria del 30%. Claramente ya se sabe de dónde salen los recursos para pagar una tasa del interés del 70%. Siempre ganan unos pocos.
 

HIPERINFLACIÓN. Considerando que la inflación “va a terminar siendo de un 50% aproximadamente”, la ex ministra de Economía bonaerense, sostuvo: “Cuando la inflación supera el 50% en un año y cuando en tres años es superior al 100%, se puede hablar de hiperinflación y es a lo que llevó esta gestión. El año que viene la inflación del 23% (que figura en el presupuesto) es una meta y ojala se cumpla y sea menor, pero parece bastante difícil”.
Insistiendo en un plan que “haga crecer una estructura productiva, dándole más densidad y complejidad a los sectores productivos”, la economista consideró que “eso iba a generar una nueva oferta productiva en Argentina que iba a colaborar a bajar la inflación”. Y ahondó: “Este gobierno cree que la inflación es solamente un resultado monetario, nosotros creemos que es multicausal y que una de las causas fundamentales es nuestra estructura productiva muy desequilibrada en este territorio tan enorme que tenemos y que era el punto que teníamos que abordar para tratar de aplacar la inflación seriamente, en forma estructural. Hasta que no resolvamos el aspecto productivo va a ser difícil combatir la inflación y el tema del empleo”.


-Ante ese cuadro, ¿hay un riesgo de estallido en los sectores más vulnearables?

-Los dirigentes sociales están haciendo un esfuerzo enorme para que eso no suceda y está muy presente la memoria de 2001 y ninguno de los argentinos queremos llegar a eso. Ese es el freno más fuerte que tenemos socialmente para que no haya estallido. Seguramente va a haber alguno aislado, porque eso sucede y porque hay hambre. En 2015, el país no era Suiza y la Provincia no era Disneylandia, había situaciones muy complejas que nosotros no pudimos resolver, eso está clarísimo. Ahora, no había situaciones de hambre. Hoy volvió el hambre. Tenemos una provincia con un presupuesto de 630 mil millones de pesos y ella había anunciado que iba a ser un refuerzo en comedores escolares de 300 millones, cuando la provincia tiene 17 millones de habitantes. Eso no alcanza para nada. Esta provincia estuvo un año sin ministro de Producción, está claro que no les interesa la producción del sector real, que es lo que genera puestos de trabajo. El sector financiero no genera fuentes de trabajo.

 

Está muy presente la memoria de 2001 y ninguno de los argentinos queremos llegar a eso. Ese es el freno más fuerte que tenemos socialmente para que no haya estallido. Seguramente va a haber alguno aislado, porque eso sucede y porque hay hambre.


-Pasando al plano político, en el peronismo bonaerense ya vienen asomando algunas intenciones de candidaturas, entre esas las suyas. ¿Sigue sosteniendo esas aspiraciones?

-Me encantaría ser gobernadora. Conozco la provincia, tengo mucha relación con los intendentes, recorro la provincia habitualmente. Los argentinos y bonaerenses no merecíamos vivir lo que estamos viviendo, se podía hacer algo mucho mejor. En 2015 fue la mejor transición de la historia política reciente, no había crisis institucional, económica ni política, por eso no nos merecíamos vivir lo que estamos viviendo y pensando si vamos a tener un nuevo 2001. La Provincia tiene enormes dificultades, pero esas dificultades se pueden transformar en lindos desafíos para generar oportunidades.

En lo que estamos todos convencidos es en que necesitamos ganar en 2019 porque el pueblo sino va a sufrir mucho lo que este gobierno va a hacer si se convalida nuevamente en las urnas. Queremos que este gobierno llegue al 10 de diciembre de 2019, de eso no cabe ninguna duda, porque queremos ganar con los votos. Estamos todos conversando y ninguno va a poner en peligro ese objetivo. Para que Argentina no esté en riesgo en 2020, no podemos poner en riesgo la elección de 2019. Somos muy responsables políticamente.

"Scioli legítimamente quiere volver a ser precandidato presidencial pero la definición la van a tomar todos una vez que Cristina defina qué es lo que ella va a hacer".

-¿Y considera que todo el arco peronista lo es?

-Va a haber un sector del peronismo que no va a estar en ese escenario de interna pero es un peronismo menor, en la última elección fueron el 5 o 6% de los votos, que creo que no va a estar tampoco ahora. Pero la unidad preocupa mucho más a Cambiemos porque, cuando ven que nosotros tenemos diferencias, ellos sacan provecho y están continuamente azuzando respecto de esa falta de unidad. No es lo que más me preocupa, pero sí hay mucho diálogo entre todos nosotros.

-En el 17 de octubre se vieron festejos por separado.

-El 17 de octubre es de todos los peronistas en todo el país y bienvenido que haya actos en todas partes y uno no puede clonarse y decide ir a uno por distintos motivos.

-¿Con Cristina no alcanza y sin Cristina no se puede?

-Creo que ella lo sabe y también lo sabe todo el arco que estamos hablando, para la provincia y a nivel nacional. Va a ser una propuesta electoral con el kirchnerismo adentro, por supuesto.
 


-¿Se puede llegar a entablar un diálogo con Massa?

-El Frente Renovador vino perdiendo votos desde aquella elección de 2013 y no sólo eso sino que viene perdiendo muchos diputados, algunos con mucho diálogo con el peronismo. Felipe Solá tiene diálogo y ya incluso empezó a participar de la comisión de acción política del PJ a nivel nacional. En ese sentido, el puente está tendido y muy probablemente Massa pueda decidir jugar una interna junto con nosotros, pero también me parece legítimo que quiera seguir sostenido su partido. El que se fue del peronismo fue él, él creó el Frente Renovador. Pero si Massa quisiera volver al PJ estarían las puertas abiertas totalmente.

-¿A Scioli cómo lo ve?

-Scioli legítimamente quiere volver a ser precandidato presidencial pero la definición la van a tomar todos una vez que Cristina defina qué es lo que ella va a hacer, porque la unidad es con Cristina incluida. Eso no quiere decir que ella vaya a ser candidata, eso no lo sé, pero sí eso va a ordenar al resto de los precandidatos, tanto (Alberto) Rodríguez Saá, Scioli, Agustín Rossi... Sacando a Cristina, puede llegar a haber una interna, sino se va a ordenar distinto.