X
La gobernadora bonaerense volvió a cargar contra su antecesor. Habló de “default social” en la Provincia y que "la situación sigue siendo muy difícil”.
Redacción 15/05/2016 11:47

La gobernadora María Eugenia Vidal renovó los cuestionamientos hacia su antecesor en el cargo, Daniel Scioli, al enumerar denuncias en diversos organismos de la administración pública provincial y aseverar que existe un “default social” en territorio bonaerense. En este marco, cargó las tintas contra el ex motonauta al remarcar: “Lo único que tenemos en común es que nos gusta la pastafrola de membrillo a los dos”.

Así, y profundizando el foco en la herencia recibida, la mandataria provincial reiteró que recibió "una provincia quebrada" y que "la situación sigue siendo muy difícil”. En la misma línea, y al hablar de “default social” en la Provincia, Vidal hizo alusión a una serie de irregularidades encontradas en diversos organismos: “Por ejemplo, todo lo que encontramos en el IOMA, en Desarrollo Social, en el transporte escolar. Hubo sobreprecios e hicimos las denuncias en la justicia", subrayó.

De esta manera, y en declaraciones a radio Mitre, consideró: "Scioli estuvo cerca de ser presidente. Creo que no representa una buena etapa para la provincia de Buenos Aires. Lo que yo encontré fue una provincia quebrada. No solamente una deuda de plata sino una deuda con la gente. Esa es la que más duele".

Consultada sobre si denunciaría al ex gobernador si está involucrado en un delito dijo que "sí lo haría". "Tengo la obligación como funcionaria de denunciar a cualquiera que esté involucrado en un delito si tengo los elementos y lo sé". De todos modos, mostró mayor moderación al hablar del caso que involucra al intendente de Lanús, Néstor Grindetti, en los Panamá Papers: “Yo no le puedo pedir la renuncia a intendente, hay mecanismos instituciones, tiene que pasar por el Concejo Deliberante, no es una decisión de una gobernadora. Pero confío en la gente con que trabajo y voy a seguir confiando hasta que me demuestre lo contrario”.

LA NUEVA RESIDENCIA. Al referirse a los cuestionamientos que recibió por los más de 600 mil pesos que el Estado provincial destinará para refaccionar la casa en la Base Militar de Morón donde residirá con su familia, Vidal expresó: “La obra empezó ayer (viernes) pero la verdad es que es plata que va de un gobierno a otro porque esa casa es del Estado Nacional, no es mi casa. Estoy construyendo 40 m2 para dos cuartos, todo el mundo puede ir a verla, no tengo nada que ocultar. El día que yo me vaya eso va a quedar para el Estado Nacional, no es mi casa”.

“Mi casa actual no reúne ningún requisito de seguridad, no quiero complicarle la vida a mis vecinos y los informes que se hicieron no garantizaban la seguridad que hacía falta por el tipo de decisiones que tomo”, señaló la gobernadora para subrayar: “Yo tomé decisiones muy difíciles en estos últimos meses, enfrenté la corrupción de las fuerzas de seguridad, me puse al frente de hacer operativos donde nunca se había entrado, en decenas de villas del conurbano, donde está entrando la policía de la provincia y antes no entraba”.

Vidal: “Lo único que tenemos en común con Scioli es la pastafrola”

La gobernadora bonaerense volvió a cargar contra su antecesor. Habló de “default social” en la Provincia y que "la situación sigue siendo muy difícil”.

La gobernadora María Eugenia Vidal renovó los cuestionamientos hacia su antecesor en el cargo, Daniel Scioli, al enumerar denuncias en diversos organismos de la administración pública provincial y aseverar que existe un “default social” en territorio bonaerense. En este marco, cargó las tintas contra el ex motonauta al remarcar: “Lo único que tenemos en común es que nos gusta la pastafrola de membrillo a los dos”.

Así, y profundizando el foco en la herencia recibida, la mandataria provincial reiteró que recibió "una provincia quebrada" y que "la situación sigue siendo muy difícil”. En la misma línea, y al hablar de “default social” en la Provincia, Vidal hizo alusión a una serie de irregularidades encontradas en diversos organismos: “Por ejemplo, todo lo que encontramos en el IOMA, en Desarrollo Social, en el transporte escolar. Hubo sobreprecios e hicimos las denuncias en la justicia", subrayó.

De esta manera, y en declaraciones a radio Mitre, consideró: "Scioli estuvo cerca de ser presidente. Creo que no representa una buena etapa para la provincia de Buenos Aires. Lo que yo encontré fue una provincia quebrada. No solamente una deuda de plata sino una deuda con la gente. Esa es la que más duele".

Consultada sobre si denunciaría al ex gobernador si está involucrado en un delito dijo que "sí lo haría". "Tengo la obligación como funcionaria de denunciar a cualquiera que esté involucrado en un delito si tengo los elementos y lo sé". De todos modos, mostró mayor moderación al hablar del caso que involucra al intendente de Lanús, Néstor Grindetti, en los Panamá Papers: “Yo no le puedo pedir la renuncia a intendente, hay mecanismos instituciones, tiene que pasar por el Concejo Deliberante, no es una decisión de una gobernadora. Pero confío en la gente con que trabajo y voy a seguir confiando hasta que me demuestre lo contrario”.

LA NUEVA RESIDENCIA. Al referirse a los cuestionamientos que recibió por los más de 600 mil pesos que el Estado provincial destinará para refaccionar la casa en la Base Militar de Morón donde residirá con su familia, Vidal expresó: “La obra empezó ayer (viernes) pero la verdad es que es plata que va de un gobierno a otro porque esa casa es del Estado Nacional, no es mi casa. Estoy construyendo 40 m2 para dos cuartos, todo el mundo puede ir a verla, no tengo nada que ocultar. El día que yo me vaya eso va a quedar para el Estado Nacional, no es mi casa”.

“Mi casa actual no reúne ningún requisito de seguridad, no quiero complicarle la vida a mis vecinos y los informes que se hicieron no garantizaban la seguridad que hacía falta por el tipo de decisiones que tomo”, señaló la gobernadora para subrayar: “Yo tomé decisiones muy difíciles en estos últimos meses, enfrenté la corrupción de las fuerzas de seguridad, me puse al frente de hacer operativos donde nunca se había entrado, en decenas de villas del conurbano, donde está entrando la policía de la provincia y antes no entraba”.