X

Vidal se sumerge en la deuda corta: casi $8.500 millones con tasas de hasta 56%

Realizó tres emisiones de Letras del Tesoro. La más suculenta, por más de $6.500 M a 35 días. En ese período, un monto similar tendrá que desembolsar para afrontar compromisos en moneda extranjera.
Por 19/10/2018 15:41

La vertiginosa carrera de la deuda en la que se encuentra inmersa la administración de María Eugenia Vidal suma lastres cada vez más pesados para las arcas bonaerenses en los umbrales de un año electoral en el que el cronograma de compromisos en ese sentido no dará descanso. Un correlato del complejo panorama actual se advierte con mayor nitidez en el esquema de deuda corta en el que acelera el Ministerio de Economía provincial, a cargo de Hernán Lacunza.

Con los mercados internacionales cerrados y el proceso devaluatorio que engrosa, en su traducción a pesos, los intereses y amortizaciones en moneda extranjera, la necesidad de recursos se refleja en las tres emisiones de Letras del Tesoro licitadas este jueves por un total de casi $8.500 millones.

La más suculenta de ellas fue por más de $6.500 millones a sólo 35 días y con una tasa de interés del 56,47%. Le siguió una emisión por poco más de $1.000 millones a 63 días con una tasa del 54% y, finalmente, otra por $837 millones a 83 días con una tasa del 51%.

 

 

El mes pasado, la Provincia había emitido Letras bajo un esquema similar en cuanto a plazos estrechos de vencimiento (entre 28 y 91 días) pero con montos menores y tasas que oscilaban entre el 42 y el 44%.

La necesidad de hacer atractivo este instrumento a fin de obtener recursos en lo inmediato hace que no sólo los períodos de vencimiento sigan siendo cortos, sino que también las tasas prosigan su curva ascendente, muy lejos del 26% promedio que exhibían en enero de este año.

Desmenuzando los resultados de la última licitación de Letras, se advierte que en la emisión más suculenta (por $6.527 millones) el grueso de lo adjudicado ($6.378 millones) corresponde a los jugadores fuertes, lo que se denomina “Tramo competitivo” (para integrar este lote, el importe mínimo es de $1 millón). Aquí, fueron 89 las ofertas adjudicadas. El resto (menos de $150 millones) se repartió entre las 354 ofertas adjudicadas de personas jurídicas y físicas del “Tramo no competitivo” (las posturas menores a $1 millón).
 

DEUDA, CON MÁS DEUDA. Pero, ¿por qué Vidal hizo este mes su emisión de Letras más significativa (por lejos) del año? Una de las respuestas puede encontrarse en el fixture de la deuda bonaerense en moneda extranjera.  En el trascurso de los 35 días que tiene como plazo la principal emisión, por más de $6.500 millones, Vidal tendrá que afrontar cinco compromisos de deuda, tres en dólares y dos en euros, por un total que, calculado al tipo de cambio de este viernes, merodea los $6.400 millones. En tanto, las Letras en cuestión vencen el 23 de noviembre. Pero un día antes, el jueves 22, está programada otra emisión de Letras del Tesoro. La bola de nieve sigue su curso.


Desglosando los pagos en concepto de intereses o amortizaciones en moneda extranjera que tiene Vidal a la vista en los próximos días, este jueves ya comenzó poniendo U$D 19.250.000 ($719.372.500) a disposición de los tenedores de los bonos en dólares con vencimiento en 2028, en concepto de servicio de renta.

Tal como sucedió el mes pasado con el pago de intereses de la deuda bautismal de la era vidalista, algo que contó Letra P, aquí también la devaluación impactó fuerte en el crecimiento del desembolso en pesos. En el servicio de renta anterior (18 de abril), los U$D 19.250.000 pagados por la Provincia representaban $402 millones.
 


Pasando a noviembre, en el primer día de ese mes la administración bonaerense tendrá que afrontar intereses y el tercer servicio de amortización de dos bonos Par a mediano plazo, uno en dólares (desembolsará U$D 11.465.902) y otro en euros (pagará EUR 103 millones).

En tanto, el 15 de noviembre tendrá que cumplir con el pago de intereses de dos bonos Par a largo plazo, uno en dólares (por casi U$D 10 millones) y otro en euros (por más de EUR 11.5 millones).

Pero esto sólo es el inicio de un pesado cronograma de vencimientos de deuda y pago de intereses que se desplegará durante el cuarto y último año de la actual gestión y que no sólo corresponde a bonos emitidos en pasadas administraciones (como sucederá con los compromisos de los próximos días), sino, también, a deuda contraída en moneda extranjera durante el vidalismo.  

Vidal se sumerge en la deuda corta: casi $8.500 millones con tasas de hasta 56%

Realizó tres emisiones de Letras del Tesoro. La más suculenta, por más de $6.500 M a 35 días. En ese período, un monto similar tendrá que desembolsar para afrontar compromisos en moneda extranjera.

La vertiginosa carrera de la deuda en la que se encuentra inmersa la administración de María Eugenia Vidal suma lastres cada vez más pesados para las arcas bonaerenses en los umbrales de un año electoral en el que el cronograma de compromisos en ese sentido no dará descanso. Un correlato del complejo panorama actual se advierte con mayor nitidez en el esquema de deuda corta en el que acelera el Ministerio de Economía provincial, a cargo de Hernán Lacunza.

Con los mercados internacionales cerrados y el proceso devaluatorio que engrosa, en su traducción a pesos, los intereses y amortizaciones en moneda extranjera, la necesidad de recursos se refleja en las tres emisiones de Letras del Tesoro licitadas este jueves por un total de casi $8.500 millones.

La más suculenta de ellas fue por más de $6.500 millones a sólo 35 días y con una tasa de interés del 56,47%. Le siguió una emisión por poco más de $1.000 millones a 63 días con una tasa del 54% y, finalmente, otra por $837 millones a 83 días con una tasa del 51%.

 

 

El mes pasado, la Provincia había emitido Letras bajo un esquema similar en cuanto a plazos estrechos de vencimiento (entre 28 y 91 días) pero con montos menores y tasas que oscilaban entre el 42 y el 44%.

La necesidad de hacer atractivo este instrumento a fin de obtener recursos en lo inmediato hace que no sólo los períodos de vencimiento sigan siendo cortos, sino que también las tasas prosigan su curva ascendente, muy lejos del 26% promedio que exhibían en enero de este año.

Desmenuzando los resultados de la última licitación de Letras, se advierte que en la emisión más suculenta (por $6.527 millones) el grueso de lo adjudicado ($6.378 millones) corresponde a los jugadores fuertes, lo que se denomina “Tramo competitivo” (para integrar este lote, el importe mínimo es de $1 millón). Aquí, fueron 89 las ofertas adjudicadas. El resto (menos de $150 millones) se repartió entre las 354 ofertas adjudicadas de personas jurídicas y físicas del “Tramo no competitivo” (las posturas menores a $1 millón).
 

DEUDA, CON MÁS DEUDA. Pero, ¿por qué Vidal hizo este mes su emisión de Letras más significativa (por lejos) del año? Una de las respuestas puede encontrarse en el fixture de la deuda bonaerense en moneda extranjera.  En el trascurso de los 35 días que tiene como plazo la principal emisión, por más de $6.500 millones, Vidal tendrá que afrontar cinco compromisos de deuda, tres en dólares y dos en euros, por un total que, calculado al tipo de cambio de este viernes, merodea los $6.400 millones. En tanto, las Letras en cuestión vencen el 23 de noviembre. Pero un día antes, el jueves 22, está programada otra emisión de Letras del Tesoro. La bola de nieve sigue su curso.


Desglosando los pagos en concepto de intereses o amortizaciones en moneda extranjera que tiene Vidal a la vista en los próximos días, este jueves ya comenzó poniendo U$D 19.250.000 ($719.372.500) a disposición de los tenedores de los bonos en dólares con vencimiento en 2028, en concepto de servicio de renta.

Tal como sucedió el mes pasado con el pago de intereses de la deuda bautismal de la era vidalista, algo que contó Letra P, aquí también la devaluación impactó fuerte en el crecimiento del desembolso en pesos. En el servicio de renta anterior (18 de abril), los U$D 19.250.000 pagados por la Provincia representaban $402 millones.
 


Pasando a noviembre, en el primer día de ese mes la administración bonaerense tendrá que afrontar intereses y el tercer servicio de amortización de dos bonos Par a mediano plazo, uno en dólares (desembolsará U$D 11.465.902) y otro en euros (pagará EUR 103 millones).

En tanto, el 15 de noviembre tendrá que cumplir con el pago de intereses de dos bonos Par a largo plazo, uno en dólares (por casi U$D 10 millones) y otro en euros (por más de EUR 11.5 millones).

Pero esto sólo es el inicio de un pesado cronograma de vencimientos de deuda y pago de intereses que se desplegará durante el cuarto y último año de la actual gestión y que no sólo corresponde a bonos emitidos en pasadas administraciones (como sucederá con los compromisos de los próximos días), sino, también, a deuda contraída en moneda extranjera durante el vidalismo.