X
En su visita a Casa Rosada, la gobernadora pidió una compensación exclusiva para cubrir el traspaso de subsidios a la provincia. Complica la negociación del ajuste con el resto de los mandatarios.
Por 11/09/2018 21:57

En medio de los tironeos entre las provincias y el Gobierno para acordar las condiciones del Presupuesto 2019, hubo un pedido, hasta ahora desconocido, que profundizó las diferencias entre los gobernadores oficialistas y los 19 -aunque con matices- opositores. En medio de las febriles negociaciones que buscó sintetizar el Ejecutivo, la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal pidió este martes que el Fondo del Conurbano que recibirá el año próximo se actualice automáticamente y por la inflación.

El pedido implica que los 65.000 millones de pesos que recibirá el año próximo tengan un incremento que refleje la inflación de este año, que superaría el 40%.

Fuentes de la Casa Rosada confirmaron a Letra P que Vidal concretó el pedido en medio de la reunión con sus pares, convocada por el presidente Mauricio Macri para exhibir una foto de apoyo institucional al diseño del plan de cuentas nacionales para 2019, que deberá cumplir con una reducción del déficit fiscal a cero. El texto puede ser presentado hasta el 15 de septiembre y el lunes 17 será explicado por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, ante la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados.

Aunque faltan tres días para arribar a un texto común, el estado de las divergencias pronostica una resolución dentro del Congreso y no antes, como pretende el Ejecutivo, que no tiene mayoría en ninguna de las dos cámaras.

 

 

ARQUITECTURA FISCAL. Uno de los puntos de la negociación gira en torno a posibles cambios al texto de Consenso Fiscal que firmaron todos los gobernadores hace un año. En medio de los tironeos presupuestarios, el concepto que lograron acordar los mandatarios “es aplicar el ajuste, pero buscar formar de sumar recursos adicionales que permitan equilibrar los recortes”.

Con ese objetivo, las provincias pidieron postergar la reducción de los impuestos provinciales, que según el Consenso Fiscal, ratificado por las legislaturas provinciales, establece una disminución de los impuestos a los ingresos brutos y a los sellos, con distintos cronogramas para 13 actividades.

En ese mismo Consenso está previsto restituir a la Provincia de Buenos Aires el Fondo del Conurbano, mediante la eliminación del artículo 104 de la Ley del Impuesto a las Ganancias. Ese punto establecía que el 36% de su recaudación no entraba al total de fondos coparticipables con las provincias, y se dividía entre el distrito bonaerense, que podía percibir hasta un tope de 650 millones de pesos, un 10% para las demás provincias de acuerdo al coeficiente de coparticipación y un 4% para provincias con "necesidades básicas insatisfechas". Ese esquema fue derogado y con la nueva formulación todo entra a la masa coparticipable, de donde sale la compensación prevista por el Consenso Fiscal para que sea “administrada por la provincia” con el fin de destinarla a “obras públicas y programas sociales del conurbano bonaerense”.

 

 

EL PEDIDO DE MARIU. En base al acuerdo, la provincia recibió en 2018 unos 40.000 millones con dos orígenes: 20.000 millones por coeficiente de coparticipación del Impuesto a las Ganancias y otros 20.000 millones como asignación específica del Tesoro.

Para 2019, serán 65.000 millones, compuesto por 45.000 provenientes del Tesoro y 20.000 millones por coeficiente de coparticipación de Ganancias, que puede aumentar por inflación y recaudación. A ese monto, Vidal reclama aplicarle la inflación de este año, un tema que ahora suma diferencias con sus demás colegas, que vienen de poner el grito en el cielo por la amputación de fondos para obras públicas, como el Fondo Federal Solidario, que se financiaba con parte de la recaudación fiscal a la exportación de soja y maíz, que fue anulado por DNU hace un mes, cuando estaba previsto reducirlo durante el año próximo.

El Gobierno busca formas para compensar la pérdida de 9.000 millones de pesos en el financiamiento de obras de baja y mediana escala en todas las provincias que estaban en marcha. Las ofertas giran en torno a préstamos blandos que son parte de la negociación que no concluyó. A ese tironeo se suma el reclamo de Vidal, que llevaría el Fondo del Conurbano de 65.000 millones a los 90.000 millones de pesos para 2019. 

Vidal pidió actualizar el Fondo del Conurbano por inflación

En su visita a Casa Rosada, la gobernadora pidió una compensación exclusiva para cubrir el traspaso de subsidios a la provincia. Complica la negociación del ajuste con el resto de los mandatarios.

En medio de los tironeos entre las provincias y el Gobierno para acordar las condiciones del Presupuesto 2019, hubo un pedido, hasta ahora desconocido, que profundizó las diferencias entre los gobernadores oficialistas y los 19 -aunque con matices- opositores. En medio de las febriles negociaciones que buscó sintetizar el Ejecutivo, la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal pidió este martes que el Fondo del Conurbano que recibirá el año próximo se actualice automáticamente y por la inflación.

El pedido implica que los 65.000 millones de pesos que recibirá el año próximo tengan un incremento que refleje la inflación de este año, que superaría el 40%.

Fuentes de la Casa Rosada confirmaron a Letra P que Vidal concretó el pedido en medio de la reunión con sus pares, convocada por el presidente Mauricio Macri para exhibir una foto de apoyo institucional al diseño del plan de cuentas nacionales para 2019, que deberá cumplir con una reducción del déficit fiscal a cero. El texto puede ser presentado hasta el 15 de septiembre y el lunes 17 será explicado por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, ante la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados.

Aunque faltan tres días para arribar a un texto común, el estado de las divergencias pronostica una resolución dentro del Congreso y no antes, como pretende el Ejecutivo, que no tiene mayoría en ninguna de las dos cámaras.

 

 

ARQUITECTURA FISCAL. Uno de los puntos de la negociación gira en torno a posibles cambios al texto de Consenso Fiscal que firmaron todos los gobernadores hace un año. En medio de los tironeos presupuestarios, el concepto que lograron acordar los mandatarios “es aplicar el ajuste, pero buscar formar de sumar recursos adicionales que permitan equilibrar los recortes”.

Con ese objetivo, las provincias pidieron postergar la reducción de los impuestos provinciales, que según el Consenso Fiscal, ratificado por las legislaturas provinciales, establece una disminución de los impuestos a los ingresos brutos y a los sellos, con distintos cronogramas para 13 actividades.

En ese mismo Consenso está previsto restituir a la Provincia de Buenos Aires el Fondo del Conurbano, mediante la eliminación del artículo 104 de la Ley del Impuesto a las Ganancias. Ese punto establecía que el 36% de su recaudación no entraba al total de fondos coparticipables con las provincias, y se dividía entre el distrito bonaerense, que podía percibir hasta un tope de 650 millones de pesos, un 10% para las demás provincias de acuerdo al coeficiente de coparticipación y un 4% para provincias con "necesidades básicas insatisfechas". Ese esquema fue derogado y con la nueva formulación todo entra a la masa coparticipable, de donde sale la compensación prevista por el Consenso Fiscal para que sea “administrada por la provincia” con el fin de destinarla a “obras públicas y programas sociales del conurbano bonaerense”.

 

 

EL PEDIDO DE MARIU. En base al acuerdo, la provincia recibió en 2018 unos 40.000 millones con dos orígenes: 20.000 millones por coeficiente de coparticipación del Impuesto a las Ganancias y otros 20.000 millones como asignación específica del Tesoro.

Para 2019, serán 65.000 millones, compuesto por 45.000 provenientes del Tesoro y 20.000 millones por coeficiente de coparticipación de Ganancias, que puede aumentar por inflación y recaudación. A ese monto, Vidal reclama aplicarle la inflación de este año, un tema que ahora suma diferencias con sus demás colegas, que vienen de poner el grito en el cielo por la amputación de fondos para obras públicas, como el Fondo Federal Solidario, que se financiaba con parte de la recaudación fiscal a la exportación de soja y maíz, que fue anulado por DNU hace un mes, cuando estaba previsto reducirlo durante el año próximo.

El Gobierno busca formas para compensar la pérdida de 9.000 millones de pesos en el financiamiento de obras de baja y mediana escala en todas las provincias que estaban en marcha. Las ofertas giran en torno a préstamos blandos que son parte de la negociación que no concluyó. A ese tironeo se suma el reclamo de Vidal, que llevaría el Fondo del Conurbano de 65.000 millones a los 90.000 millones de pesos para 2019.