X

Macri pescó en el río revuelto del peronismo

El interbloque Argentina Federal aporto 21 de sus 33 votos. El massismo y el kirchnerismo votaron en sintonía: todos en contra. Primera fisura en la mesa de los cuatro de Alternativa Argentina.
Por 25/10/2018 9:28

Aunque con un número mucho menos holgado que en años anteriores y con un voto opositor más consolidado, Cambiemos logró en la madrugada del jueves aprobar en la Cámara de Diputados el Presupuesto 2019 con el apoyo de 138 diputados, entre los propios y el apoyo de algunos referenciados en el peronismo federal y en bloques provinciales. La clave del éxito oficialista debe buscarse en la dispersión del peronismo.

El interbloque Argentina Federal, que tiene un total de 33 diputados, mostró diversidad a la hora de votar, en función de los compromisos asumidos por cada uno los gobernadores. En total fueron 21 votos a favor, cuatro en contra y ocho abstenciones.

Aunque en el proceso de reorganización del peronismo en el camino hacia 2019 aparecen como irreconciliables, el kirchnerismo y el massismo actuaron en sintonía: los bloques del Frente para la Victoria y del Frente Renovador votaron homogéneamente en contra.

La votación mostró, además, la primera fisura en el flamante espacio peronista de Alternativa Argentina que conducen Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey, Juan Schiaretti y Miguel Ángel Pichetto.

 

 

A FAVOR Y EN CONTRA. Los votos positivos de Argentina Federal corresponden a las provincias de Salta, San Juan, Chaco, Entre Ríos, Córdoba y Misiones.

Por la negativa, dentro de ese espacio se expresaron el diputado por la provincia de Buenos Aires Diego Bossio -cada vez más cercano a Massa-, el mendocino Pedro Miranda, la jujeña Carolina Moisés y el salteño Javier David. Los primeros tres representan a tres provincias que son gobernadas por Cambiemos, por lo que no debieron responder al pedido de gobernadores del peronismo, que hasta último momento negociaron fondos y obras para sus provincias. En tanto, David es diputado por Salta, cuyo gobernador, Urtubey, había comprometido el apoyo al Presupuesto en aras de la gobernabilidad. Los otros dos diputados por esa provincia, Pablo Kosiner y Andrés Zottos, votaron a favor.

David ya se había diferenciado de sus compañeros de bancada durante el debate por la reforma previsional, en diciembre de 2017, cuando votó en contra del proyecto pese a las instrucciones del mandatario para que acompañara la ley.


 

 

Por su parte, los tres diputados por San Juan, que responden al gobernador Sergio Uñac, Walberto Allende, María Florencia Peñaloza y Graciela Caselles, también aportaron su voto. De la misma forma, el misionero Hugo Passalacqua contribuyó con el apoyo de los cinco diputados del Frente de la Concordia Misionero, Verónica Derna, Daniel Di Stéfano, Jorge Franco, Flavia Morales y Ricardo Wellbach.

El gobernador de Córdoba, Schiaretti, aportó los votos de los cuatro diputados del bloque Córdoba Federal, que preside Martín Llaryora. La diputada cordobesa Adriana Nazario, que forma parte del interbloque Frente Renovador UNA, dio quórum para el inicio de la sesión, pero se ausentó a la hora de votar. Lo mismo hizo el entrerriano Gustavo Bordet, uno de los mandatarios de diálogo más fluido con el Gobierno, que instruyó a sus diputados, Juan José Bahillo y Mayda Cresto, para que acompañaran la votación.

A último momento y tras conversaciones de los gobernadores Domingo Peppo (Chaco) y Sergio Casas (La Rioja) con la Casa Rosada, Cambiemos se anotó también los votos de los riojanos Danilo Flores y Luis Beder Herrera y de los chaqueños Elda Pertile y Juan Mosqueda.

 

 

En cuanto a Tucumán, los diputados que responden al gobernador Juan Manzur, Pablo Yedlin y Glayds Medina, hicieron su aporte al quórum pero finalmente se abstuvieron a la hora de votar. Lo mismo hizo su compañero de bloque José Orellana. Manzur es uno de los gobernadores que tiene una relación más tensa con la Casa Rosada y fue uno de los últimos en firmar la adenda al Consenso Fiscal.

En la misma línea, el pampeano Carlos Verna, que no suscribió la nueva versión del pacto fiscal, instruyó a los tres diputados de su provincia, Sergio Ziliotto, Melina Delú y Ariel Rauschenberger, para que se abstuvieran en la votación. El mismo camino tomaron el bonaerense Eduardo “Bali” Bucca y el jujeño José Martiarena, que también representan a provincias en las que gobierna Cambiemos.

Por fuera de Argentina Federal, la catamarqueña Lucía Corpacci, que se mantuvo hasta último momento dura con la Casa Rosada y amenazó con quitarle apoyo a la ley, les pidió finalmente a los diputados Silvana Ginocchio y Gustavo Saadi que acompañaran con su voto.

Por su parte, el gobernador de Santiago del Estero, Gerardo Zamora, en lo que ya es un clásico en Diputados, aportó los votos de tres de los seis diputados de su provincia. De manera afirmativa votaron Hugo Infante, Claudia Ledesma Abdala y Estela Neder, mientras que Graciela Navarro estuvo ausente por cuestiones de salud y tampoco estuvieron a la hora de la votación Mirta Pastoriza y Norma Abdala de Matarazzo. Para sorpresa del oficialismo, ninguno de los legisladores santiagueños se sentó en el recinto para dar quórum al inicio de la sesión.

Por último, los cuatro representantes de San Luis votaron en contra del Presupuesto, pese a que por la mañana habían hecho su aporte al quórum. El gobernador Alberto Rodríguez Saá, uno de los más enfrentados con el gobierno de Cambiemos, les había reprochado esa actitud en un video.

 

 

El oficialismo logró también sumar votos aislados de representantes de partidos provinciales, que tienen monobloques. Tal fue el caso de la neuquina Alma Sapag (Movimiento Popular Neuquino), que responde al gobernador Omar Gutiérrez, y la chubutense Rosa Muñoz (Trabajo y Dignidad), que respondió a la indicación de Mariano Arcioni. A ellas se sumaron José Luis Ramón (Bloque Protectora), representante de Mendoza, donde gobierna Cambiemos, y los tres diputados de Evolución Radical, que preside Martín Lousteau, medido por la conducción nacional de la UCR como posible candidato a presidente en una eventual interna de la alianza gobernante.

CFK Y MASSA, UNIDOS POR EL NO. Los votos negativos, en tanto, provinieron del bloque del Frente para la Victoria, que comanda Agustín Rossi –donde estuvieron contenidos los rechazos correspondientes a las provincias de Formosa y Santa Cruz, con aval de Gildo Insfrán y Alicia Kirchner, respectivamente-, los 14 diputados del bloque del Frente Renovador, que conduce Graciela Camaño; el interbloque Red por Argentina, de Felipe Solá; la izquierda, el socialista Luis Contigiani y el peronista mendocino Omar Félix.

 

 

En el kirchnerismo llamó la atención la ausencia a la hora de votar de la diputada Fernanda Vallejos, que había tenido un encendido discurso en contra del proyecto, y la rionegrina María Emilia Soria.  

ALTERNATIVA PARTIDA. La oposición contundente al proyecto por parte del Frente Renovador contrastó con el apoyo que encontró en los socios del massismo en la recientemente lanzada Alternativa Argentina, los gobernadores Urtubey y Schiaretti. 

Habrá que esperar al tratamiento en el Senado para conocer el comportamiento de Pichetto, aunque se estima que se sumará a Urtubey y Schiaretti y acompañará la iniciativa que llegará aprobada desde la Cámara baja.

AMARILLO, PERO EN CONTRA. Por último, en una situación insólita para el oficialismo, el más interesado en aprobar la ley, el interbloque Cambiemos, tuvo una baja. Fue el diputado salteño Alfredo Olmedo quien, poco antes de que comenzara la sesión, anunció que votaría en contra porque no veía en el proyecto “ningún aspecto favorable”.

Si bien el número alcanzado fue incluso mejor que el que esperaba el propio oficialismo al comienzo de la sesión, cuando calculaba que podía reunir unos 135 votos, la aprobación se logró con un aval mucho menor al de los dos años anteriores de gobierno.

Mientras que el Presupuesto 2017 se aprobó con 177 votos positivos, 58 negativos y 4 abstenciones, el de 2018 obtuvo 165 votos a favor, 64 en contra y una abstención. En ambos casos, el apoyo del peronismo referenciado en los gobernadores había sido contundente y había arrastrado, incluso, a diputados del propio Frente para la Victoria, que esta vez votó en pleno en contra, en sociedad con el massismo y una parte minoritaria de Argentina Federal.

Macri pescó en el río revuelto del peronismo

El interbloque Argentina Federal aporto 21 de sus 33 votos. El massismo y el kirchnerismo votaron en sintonía: todos en contra. Primera fisura en la mesa de los cuatro de Alternativa Argentina.

Aunque con un número mucho menos holgado que en años anteriores y con un voto opositor más consolidado, Cambiemos logró en la madrugada del jueves aprobar en la Cámara de Diputados el Presupuesto 2019 con el apoyo de 138 diputados, entre los propios y el apoyo de algunos referenciados en el peronismo federal y en bloques provinciales. La clave del éxito oficialista debe buscarse en la dispersión del peronismo.

El interbloque Argentina Federal, que tiene un total de 33 diputados, mostró diversidad a la hora de votar, en función de los compromisos asumidos por cada uno los gobernadores. En total fueron 21 votos a favor, cuatro en contra y ocho abstenciones.

Aunque en el proceso de reorganización del peronismo en el camino hacia 2019 aparecen como irreconciliables, el kirchnerismo y el massismo actuaron en sintonía: los bloques del Frente para la Victoria y del Frente Renovador votaron homogéneamente en contra.

La votación mostró, además, la primera fisura en el flamante espacio peronista de Alternativa Argentina que conducen Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey, Juan Schiaretti y Miguel Ángel Pichetto.

 

 

A FAVOR Y EN CONTRA. Los votos positivos de Argentina Federal corresponden a las provincias de Salta, San Juan, Chaco, Entre Ríos, Córdoba y Misiones.

Por la negativa, dentro de ese espacio se expresaron el diputado por la provincia de Buenos Aires Diego Bossio -cada vez más cercano a Massa-, el mendocino Pedro Miranda, la jujeña Carolina Moisés y el salteño Javier David. Los primeros tres representan a tres provincias que son gobernadas por Cambiemos, por lo que no debieron responder al pedido de gobernadores del peronismo, que hasta último momento negociaron fondos y obras para sus provincias. En tanto, David es diputado por Salta, cuyo gobernador, Urtubey, había comprometido el apoyo al Presupuesto en aras de la gobernabilidad. Los otros dos diputados por esa provincia, Pablo Kosiner y Andrés Zottos, votaron a favor.

David ya se había diferenciado de sus compañeros de bancada durante el debate por la reforma previsional, en diciembre de 2017, cuando votó en contra del proyecto pese a las instrucciones del mandatario para que acompañara la ley.


 

 

Por su parte, los tres diputados por San Juan, que responden al gobernador Sergio Uñac, Walberto Allende, María Florencia Peñaloza y Graciela Caselles, también aportaron su voto. De la misma forma, el misionero Hugo Passalacqua contribuyó con el apoyo de los cinco diputados del Frente de la Concordia Misionero, Verónica Derna, Daniel Di Stéfano, Jorge Franco, Flavia Morales y Ricardo Wellbach.

El gobernador de Córdoba, Schiaretti, aportó los votos de los cuatro diputados del bloque Córdoba Federal, que preside Martín Llaryora. La diputada cordobesa Adriana Nazario, que forma parte del interbloque Frente Renovador UNA, dio quórum para el inicio de la sesión, pero se ausentó a la hora de votar. Lo mismo hizo el entrerriano Gustavo Bordet, uno de los mandatarios de diálogo más fluido con el Gobierno, que instruyó a sus diputados, Juan José Bahillo y Mayda Cresto, para que acompañaran la votación.

A último momento y tras conversaciones de los gobernadores Domingo Peppo (Chaco) y Sergio Casas (La Rioja) con la Casa Rosada, Cambiemos se anotó también los votos de los riojanos Danilo Flores y Luis Beder Herrera y de los chaqueños Elda Pertile y Juan Mosqueda.

 

 

En cuanto a Tucumán, los diputados que responden al gobernador Juan Manzur, Pablo Yedlin y Glayds Medina, hicieron su aporte al quórum pero finalmente se abstuvieron a la hora de votar. Lo mismo hizo su compañero de bloque José Orellana. Manzur es uno de los gobernadores que tiene una relación más tensa con la Casa Rosada y fue uno de los últimos en firmar la adenda al Consenso Fiscal.

En la misma línea, el pampeano Carlos Verna, que no suscribió la nueva versión del pacto fiscal, instruyó a los tres diputados de su provincia, Sergio Ziliotto, Melina Delú y Ariel Rauschenberger, para que se abstuvieran en la votación. El mismo camino tomaron el bonaerense Eduardo “Bali” Bucca y el jujeño José Martiarena, que también representan a provincias en las que gobierna Cambiemos.

Por fuera de Argentina Federal, la catamarqueña Lucía Corpacci, que se mantuvo hasta último momento dura con la Casa Rosada y amenazó con quitarle apoyo a la ley, les pidió finalmente a los diputados Silvana Ginocchio y Gustavo Saadi que acompañaran con su voto.

Por su parte, el gobernador de Santiago del Estero, Gerardo Zamora, en lo que ya es un clásico en Diputados, aportó los votos de tres de los seis diputados de su provincia. De manera afirmativa votaron Hugo Infante, Claudia Ledesma Abdala y Estela Neder, mientras que Graciela Navarro estuvo ausente por cuestiones de salud y tampoco estuvieron a la hora de la votación Mirta Pastoriza y Norma Abdala de Matarazzo. Para sorpresa del oficialismo, ninguno de los legisladores santiagueños se sentó en el recinto para dar quórum al inicio de la sesión.

Por último, los cuatro representantes de San Luis votaron en contra del Presupuesto, pese a que por la mañana habían hecho su aporte al quórum. El gobernador Alberto Rodríguez Saá, uno de los más enfrentados con el gobierno de Cambiemos, les había reprochado esa actitud en un video.

 

 

El oficialismo logró también sumar votos aislados de representantes de partidos provinciales, que tienen monobloques. Tal fue el caso de la neuquina Alma Sapag (Movimiento Popular Neuquino), que responde al gobernador Omar Gutiérrez, y la chubutense Rosa Muñoz (Trabajo y Dignidad), que respondió a la indicación de Mariano Arcioni. A ellas se sumaron José Luis Ramón (Bloque Protectora), representante de Mendoza, donde gobierna Cambiemos, y los tres diputados de Evolución Radical, que preside Martín Lousteau, medido por la conducción nacional de la UCR como posible candidato a presidente en una eventual interna de la alianza gobernante.

CFK Y MASSA, UNIDOS POR EL NO. Los votos negativos, en tanto, provinieron del bloque del Frente para la Victoria, que comanda Agustín Rossi –donde estuvieron contenidos los rechazos correspondientes a las provincias de Formosa y Santa Cruz, con aval de Gildo Insfrán y Alicia Kirchner, respectivamente-, los 14 diputados del bloque del Frente Renovador, que conduce Graciela Camaño; el interbloque Red por Argentina, de Felipe Solá; la izquierda, el socialista Luis Contigiani y el peronista mendocino Omar Félix.

 

 

En el kirchnerismo llamó la atención la ausencia a la hora de votar de la diputada Fernanda Vallejos, que había tenido un encendido discurso en contra del proyecto, y la rionegrina María Emilia Soria.  

ALTERNATIVA PARTIDA. La oposición contundente al proyecto por parte del Frente Renovador contrastó con el apoyo que encontró en los socios del massismo en la recientemente lanzada Alternativa Argentina, los gobernadores Urtubey y Schiaretti. 

Habrá que esperar al tratamiento en el Senado para conocer el comportamiento de Pichetto, aunque se estima que se sumará a Urtubey y Schiaretti y acompañará la iniciativa que llegará aprobada desde la Cámara baja.

AMARILLO, PERO EN CONTRA. Por último, en una situación insólita para el oficialismo, el más interesado en aprobar la ley, el interbloque Cambiemos, tuvo una baja. Fue el diputado salteño Alfredo Olmedo quien, poco antes de que comenzara la sesión, anunció que votaría en contra porque no veía en el proyecto “ningún aspecto favorable”.

Si bien el número alcanzado fue incluso mejor que el que esperaba el propio oficialismo al comienzo de la sesión, cuando calculaba que podía reunir unos 135 votos, la aprobación se logró con un aval mucho menor al de los dos años anteriores de gobierno.

Mientras que el Presupuesto 2017 se aprobó con 177 votos positivos, 58 negativos y 4 abstenciones, el de 2018 obtuvo 165 votos a favor, 64 en contra y una abstención. En ambos casos, el apoyo del peronismo referenciado en los gobernadores había sido contundente y había arrastrado, incluso, a diputados del propio Frente para la Victoria, que esta vez votó en pleno en contra, en sociedad con el massismo y una parte minoritaria de Argentina Federal.