X
La merma se verá en el Presupuesto 2019 por el traspaso de servicios. Las partidas para Educación, Salud y Promoción Social suben por encima de la inflación. “Las obras en ejecución siguen”, aseguran.
Por 01/10/2018 17:43

El ajuste fiscal reclamado por el gobierno de Mauricio Macri impactará en el pago chico del PRO: el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, se verá obligado a desacelerar el porcentaje de inversión en obra pública para el Presupuesto 2019, merced al traspaso de servicios públicos desde la Casa Rosada a la gobernación capitalina.

A partir del año próximo, el Gobierno porteño asumirá el costo de los subsidios al transporte de colectivos, la tarifa social de AYSA y la tarifa social eléctrica. Además, tampoco contará con el Fondo Federal Solidario (FoFeSo). Estas variables representan $6.050 millones que deberá desembolsar Rodríguez Larreta, que, como contó Letra P en julio, era el número que tenía en la cabeza y el que estaba dispuesto a asumir, según negociaba por ese entonces con la Casa Rosada.

 

 

La inversión en infraestructura para 2019 asciende a $51.640 millones y representa el 16% del gasto total, estimado en $321.457 millones para el próximo año de gestión. Según pudo saber Letra P, el traspaso de servicios acarrea una merma del orden del 5% en el presupuesto de inversión. En rigor, la obra pública significó el 21% del Presupuesto 2018 y un año después bajará al 16%.

Ante ese marco, el Gobierno porteño admite que el año próximo se verán menos obras en el distrito. Continuará el plan de infraestructura vigente, pero la desaceleración de la inversión en este rubro implica que no se verán nuevos trabajos. “Están garantizadas las obras en ejecución”, destacan en la gobernación porteña. En este último grupo entran el Paseo del Bajo y los viaductos, parte la vidriera de gestión que Larreta quiere mostrar en 2019 para plebiscitar la gestión.

 

 

En el oficialismo le bajan el tono al ajuste porque, aseguran, la Ciudad arrastra casi una década de “inversión récord”. “En 2018 llegamos a un pico histórico”, sacan pecho fuentes del larretismo. Según estimaciones del Gobierno, ese rubro representaba menos del 7% en la gestión de Aníbal Ibarra y llegó al 15% durante los años de Macri. “Larreta lo llevó al 21%”, subrayan.

Además, argumentan en el oficialismo, la baja de este índice responde a que se completó por adelantado el plan de obras del mandato de Rodríguez Larreta. A su vez, la estructura millonaria montada para costear el desarrollo de los Juegos Olímpicos de la Juventud 2018 quedará sin efecto una vez que culmine el evento deportivo.

EL DETALLE. El Gobierno de Rodríguez Larreta prevé para 2019 un presupuesto de $321.457 millones y un superávit primario de $71.500 millones. El proyecto ingresó a la Legislatura porteña este lunes pasadas las 17 y contiene las mismas variables que el texto diseñado por el ministro de Hacienda de la Nación, Nicolás Dujovne: una caída del 0,5% en el PBI, dólar promedio a $40,10 (42 para fin de año) e inflación del 23%.

 

 

 

“Presentamos por segundo año consecutivo un presupuesto superavitario y continuamos con la política de priorizar las inversiones en áreas sociales, que para 2019 representan cerca del 51%”, destacó el ministro de Hacienda porteño, Martín Mura, durante una rueda de medios de la que participó Letra P.

Rodríguez Larreta destinará $57.405 millones para Educación, $49.300 millones para Salud y $31.483 millones para Promoción y Acción Social. Las tres partidas verán incrementado su presupuesto por encima de la inflación proyectada, según se desprende del proyecto, al que accedió este portal.

El Gobierno porteño pronostica como ingresos de capital para 2019 la venta de viviendas de la Villa Olímpica, las transferencias que el Gobierno de Macri envía, como el FONID y el FONAVI, y la devolución del anticipo de las empresas de recolección de residuos.