SANTA FE

Rosario: la apertura y el cuidado de Pablo Javkin con Unidos no evitan señales de aliados descontentos

La socialista Irízar y el secretario general Tessandori hicieron planteos que denotan falta de fluidez. El javkinismo habla de una convivencia sin dificultades.

Pablo Javkin, intendente de Rosario, logró su reelección en septiembre pasado tras una apretada compulsa con su único oponente en la elección general, el líder de Ciudad Futura y aliado del peronismo, Juan Monteverde: fueron apenas 16 mil votos los que separaron al triunfador del derrotado.

El camino de Javkin para conservar el cargo fue arduo, incluso para atravesar las PASO de Unidos para Cambiar Santa Fe. Una de las claves de la reelección fue evitar la fuga en el trance de las primarias a la general. El intendente se movió rápido, desplegó una estrategia de contención para que nadie sacara los pies del plato. Apuró reuniones y fotos con Miguel Tessandori, Enrique Estévez y Carlos Cardozo, sus principales rivales dentro del frente.

Socio, ¿pero a distancia?

Días atrás, y ante el posible desembarco en Rosario del Sindicato de Trabajadores de la Vía Pública (STVP), Tessandori salió a poner el grito en el cielo y a intentar reciclar un viejo proyecto suyo para evitar la creación de una organización que nuclee a cuidacoches y limpiavidrios, a las que consideró actividades que, “como están planteadas, rozan lo delictivo”.

Al ser consultado por la prensa si había hablado del tema con el intendente, dijo que sus consideraciones las realizaba a título personal y que "la semana próxima" lo hablaría con Javkin. Todo, a pesar de su cargo como secretario general del municipio, un cargo que supone línea directa con el titular del Palacio de los Leones.

“Lo ubicó por los 80 mil votos que sacó en la interna, le prometió margen de acción y que sería el nexo con los vecinos, pero la realidad es que eso no se termina de ver”, contó a Letra P una alta fuente que conoce los movimientos dentro del municipio.

El periodista y exconcejal habla poco y respeta la alianza que tejió para que Unidos ganase en la elección general. No es tiempo, cavilan cerca suyo, de exponer aspiraciones personales.

JavkinAsuncion4.jpg
Pablo Javkin en su asunción.

Pablo Javkin en su asunción.

El socialismo marca la cancha

Esa distancia que algunos filtran con Tessandori es rebatida por alguien del círculo más cercano a Javkin. "La semana pasada se hizo una reunión de Gabinete ampliada. Estaban todos los secretarios con sus colaboradores. Miguel se sentó al lado de Pablo, junto a Rogelio Biazzi (jefe de Gabinete) y Sebastián Chale (secretario de Gobierno). Fue uno de los principales oradores y se lo puso como ejemplo de determinadas acciones", detalló.

En el socialismo, aliado dentro de Unidos, también exhibieron en los últimos días posiciones públicas que denotan cierto distanciamiento. La concejala Verónica Irízar, excandidata a la intendencia y referente dentro del espacio que tiene como líderes a Mónica Fein y Clara García, salió esta semana a reclamar que tramite ante la Nación la incorporación de Rosario a la Red Sube.

Hoy funcionan las canceladoras y la tarjeta, pero el programa nacional ofrece beneficios a los usuarios del transporte público de pasajeros que en Rosario no están disponibles, lo que marca desventajas con usuarios de otras ciudades. Fue una manera, leen en la intendencia, de intentar exponer cierta inacción de la gestión con ese tema.

El lugar para viejos aliados

No nos da lugar. Sus aliados principales siguen siendo María Eugenia Schmuck –presidenta del Concejo Municipal– y Franco Bartolacci, del eje Franja Morada-Universidad Nacional de Rosario, se quejan en el PS cuando hablan de los espacios de peso real que ocupan para trazar el rumbo de la gestión.

"En las reuniones que tenemos con todos los sectores el clima es espectacular", insisten desde el municipio para contrarrestar la idea de que existe algún disgusto entre aliados.

El socialismo y el actual intendente mantuvieron una dura disputa interna, en el camino a las PASO. Estévez, pero también Fein, fueron duros con la gestión de Javkin. Le facturaron incluso que luego de su triunfo, en 2019, no le dio espacios al PS dentro de la gestión.

Pablo Javkin y el ministro de Gobierno Sebastián Chale recibieron en su despacho a Roberto Sukerman.
Pablo Javkin junto con la presidenta del Concejo, María Eugenia Schmuck, la concejala Caren Tepp y el concejal Mariano Romero.

También te puede interesar