SEMANA SANTA FE

Maximiliano Pullaro, relato obsesivo de un hombre de gestión

El radical dio un discurso que sonó a repaso de temas de agenda y proyectos de un gobierno ya en marcha más que al día uno. Todo el Estado santafesino en la cabeza.

No era 1° de mayo, era tan solo un 10 de diciembre y apertura de una gestión que tiene todo por delante. En Santa Fe, el Día de Trabajador se usa para el discurso de apertura de sesiones ordinarias, pero Maximiliano Pullaro dejó en claro a lo largo de casi una hora, como si fuera un mandatario que ya viene en funciones, con proyectos, planes y programas en ejecución, que tiene todo el Estado santafesino en la cabeza y sabe dónde quiere ir. El radical procuró no improvisar e identificó, en lo político, a la Bota como la provincia destinada a ser la “locomotora” del cambio. En un escenario de incertidumbre, la tercera provincia del país puede convertirse, de la mano radical, en un faro para la inestable Juntos por el Cambio (JxC).

A las 6.45 de este lunes, los flamantes funcionarios y funcionarias de Santa Fe tendrán que estar en sus oficinas. El nuevo gobernador no pretende ser fundacional – omo dijo en su discurso de 57 minutos de duración ante la Legislatura-, pero tiene máximas que no regala. Una nube de palabras al mensaje que el radical dio ante la Asamblea Legislativa detecta mucho del “hacer”, la “acción”, la “austeridad” y el “esfuerzo”.

Son los mantras del gobernador. Pullaro es un obsesivo de las cosas y eligió –al menos este domingo– mirar para adelante. Acaso le dejó una enseñanza a su antecesor Omar Perotti. Hace cuatro años, el rafaelino vínculo a Miguel Lifschitz con el crimen organizado y perdió dos años de gobierno al menos, todo por un enfrentamiento ante vaya a saber quién. Pullaro no hizo hincapié en la herencia recibida. No responsabilizó al peronista de todos los males, fue para delante.

Pullaro rezando.jpg

Más de un cuarto de su discurso se lo dedicó a la política de seguridad que piensa implementar. Para el gobernador, la inseguridad está “descontrolada” y hay que “recuperar la paz”. Lejos de un eslogan que se llevó puesto a su antecesor, Pullaro anunció una batería de proyectos de ley y medidas a tomar lo más rápido posible. La Legislatura ya está avisada que el radical pretende que se sesione en enero si fuese necesario. Vacaciones a nadie por ahora.

Producción es otro eje al que le destinó su buen tiempo. Cuando lanzó su campaña, Pullaro se esforzó para mostrar sus habilidades y capacidades en dicha área. En una provincia donde reside el corazón productivo del país, el radical no podía darse el lujo de desconocer esa agenda. No en vano el ministerio será conducido por Gustavo Puccini, una persona de su extremísima confianza.

Cero tribunero y demagogo, Pullaro procuró venderse incansable en su primer día. Un workaholic, una persona preparada para el 24x7 que espera lo mismo de su gabinete. Dio detalles al extremo de lo que será su gestión. Este lunes a las 7, en su primera conferencia de prensa, profundizará sus conceptos y a las 8 contagiará a su equipo en la primera reunión ministerial.

https://publish.twitter.com/oembed?url=https%3A%2F%2Ftwitter.com%2FGiScaglia%2Fstatus%2F1734020756957274287&partner=&hide_thread=false

Aunque prefiera concentrarse en lo provincial, Pullaro está destinado, mucho más aún luego de la reconfiguración de JxC, a convertirse en actor clave de la oposición. Su asunción fue una oportunidad para el encuentro de radicales y PRO, sobre todo moderados. El gobernador electo Rogelio Frigerio, el gobernador Gustavo Valdés, el senador Martín Lousteau, el diputado Rodrigo De Loredo. La UCR tenía para celebrar volver a gobernar la provincia luego de 60 años, pero Pullaro –por razones generacionales y de potencia provincial– tiene todo para ser protagonista de la arena nacional.

Apenas entró al recinto, segundos antes de la jura, se agarró fuerte las manos, se las apretó. Bajó la cabeza y cerró los ojos. Un ritual similar al que desplegó cuando ganó las elecciones. Salió del trance con un auto golpe en el pecho y el puño bien alto para los saludos. Tiene los gestos del boxeador por todos lados. La piña y la finta, por igual. Un conocedor de las cosas, del cuadrilátero y de la gestión que comienza, pero que planifica en su cabeza desde hace mucho tiempo.

Maximiliano Pullaro en la Legislatura de Santa Fe, al asumir el domingo pasado.
pullaro asumio como gobernador de santa fe: juramento y homenaje a alfonsin

También te puede interesar