SANTA FE

La Legislatura asume el manejo político de la crisis en la fiscalía de Rosario

La decisión de la comisión bicameral de Acuerdos de abrir la investigación disciplinaria contra el fiscal Edery marca el primer paso. La situación de su jefa Iribarren, a la espera de una auditoría.

La comisión Bicameral de Acuerdos definió abrir una investigación disciplinaria sobre el fiscal rosarino de delitos complejos Matías Edery denunciado por dos de sus pares por el vínculo irregular con una informante. El caso expuso una serie de problemas en la Fiscalía Regional de Rosario y tras mantener audiencias con autoridades del Ministerio Público de la Acusación, la comisión decidió asumir el control de la crisis institucional. El primer paso en términos formales es revisar el accionar de Edery, que es la situación conflictiva más superficial y evidente. Pero, además, dejaron la puerta abierta para profundizar la revisión a futuro.

En este sentido, adelantaron que esperarán la evaluación que resulte de la auditoría que ordenó la fiscal general María Cecilia Vranicich para determinar si se avocan o no a investigar a la jefa de Edery, la fiscal regional María Eugenia Iribarren. Ese informe, que mostrará el funcionamiento de la Agencia de Criminalidad Organizada y Delitos Complejos, se estima, llegaría a mediados de noviembre.

Si bien la decisión le permite ganar algo de tiempo a Iribarren, no logró salir del todo del foco de atención. Las más de tres horas en las cuales dio explicaciones y detalles a la comisión bicameral sobre cómo y en qué condiciones está conduciendo el trabajo de los investigadores rosarinos, dejó planteado el beneficio de la duda y frenó decisiones apresuradas. En este contexto, hay quienes interpretan que su paso por la Legislatura la semana pasada fue exitoso. “Su situación todavía tiene que madurar”, dicen en los pasillos del parlamento local, donde nadie quiere echar más leña al fuego.

En el caso de Edery, será la diputada socialista Lorena Ulieldin la encargada de llevar adelante la investigación y formular los cargos. Tiene que recolectar pruebas e incluso puede convocarlo a que dé explicaciones. No suelen ser procesos rápidos, por lo que se esperaba que ese rol le tocara a algún legislador o legisladora que renovara mandato y no es el caso de Uleldin que termina el suyo el 10 de diciembre próximo. Sin embargo, desde la comisión le restaron importancia a ese traspaso que se tendrá que dar y marcaron no solo que hay otro antecedente, que es el caso del fiscal de Rosario Mariano Ríos Artacho, a cargo de Georgina Orciani, sino que, además, la propia comisión de Acuerdos cambiará con la nueva composición de la cámara.

Edery cumple funciones en la Agencia contra el Crimen Organizado y Delitos Complejos, área desde la cual fue protagonista de investigaciones y litigó y consiguió fuertes condenas para las bandas narcocriminales más desarrolladas y sus jefes, como el caso de Esteban Alvarado y Los Monos. También fue uno de los fiscales que pide el desafuero del senador peronista Armando Traferri para imputarlo como parte de la asociación ilícita que administraba el juego clandestino en la provincia. Sin embargo, a mediados de septiembre, fue acusado por otros dos colegas, los fiscales Pablo Socca y Miguel Moreno, de proteger presuntos delitos cometidos por una informante de la Agencia, Mariana Ortigala, que es una mujer vinculada con el mundo criminal, y de mantener una relación indebida.

La fiscal general  María Cecilia Vranicich, el jueves pasado en la comisión de Acuerdos (sentada a la par de la presidenta Lionella Cattalini). 
Diego Iglesias, el fiscal que dirige la Procuración contra el Narcotráfico (Procunar).

También te puede interesar