PASO 2023

Unión por la Patria confía en los intendentes para evitar una catástrofe en la Primera sección

Defiende 18 distritos y nueve bancas en la Cámara de Diputados bonaerense. Pelea contra su 51% de 2019. La elección de 2021 que ganó JxC pronostica un frente de tormenta.

De las ocho secciones electorales en que está dividida la provincia de Buenos Aires, la Primera es una de las paradas más bravas que se juega Unión por la Patria (UP). No sólo por el tamaño de la región, donde hay más de 4,7 millones de personas habilitadas para votar, sino porque arriesga las bancas de la Cámara de Diputados que ganó en 2019, cuando sacó el 51% de los votos. En aquel momento, con el peronismo en alza tras el desastre del gobierno de Cambiemos, el oficialismo se quedó con nueve de las 15 bancas que se pusieron en juego. En la tarea por sostener lo que tiene y empujar la reelección de Axel Kicillof, el oficialismo le prende velas a lo que puedan lograr los 16 intendentes y las dos intendentas que tiene.

El peronismo gobierna dieciocho de veinticuatro distritos y será tarea de esos intendentes e intendentas, en especial de quienes gobiernan los distritos más populosos, hacer una buena elección que evite que la sección pierda buena parte de sus representantes legislativos; el 39,2 a 39 por ciento de 2021 le pronostica tiempos difíciles al oficialismo.

El fracaso de las gestiones de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal, sumado a la nueva impronta de un peronismo unido con la incorporación de Sergio Massa y la novedad de un moderado Alberto Fernández como candidato presidencial, la coalición engendrada por Cristina Fernández de Kirchner logró hacer una muy buena elección en el 19 en la región del conurbano norte.

El peronismo sabe que aquel 51 por ciento es imposible de repetir este año, debido a una gestión desgastada, altos niveles de inflación y un dólar descontrolado; nadie siquiera sueña con sumar diez puntos a lo cosechado en las elecciones de medio término pasada, cuando Juntos por el Cambio le ganó comandando sólo seis intendencias.

El peso de la sección es, además, clave para retener el control del gobierno provincial: con 4.786.617 electores, según datos de la Junta Electoral, prácticamente emparda a la poderosa Tercera sección, donde el peronismo tiene su mayor caudal de votos. Como contó Letra P, el peronismo aspira a sacar 35 por ciento en la primarias para llegar competitivo a octubre. Para eso necesita hacer buenas elecciones en el conurbano que compensen posibles malos resultados en el interior, donde pesa más el voto amarillo.

Los distritos gobernados por el peronismo con más volumen de electores son Merlo, donde Gustavo Menéndez va por la reelección; Moreno, conducido por la dirigente del Movimiento Evita Mariel Fernández y que competirá en la interna contra el dirigente del Frente Renovador Damián Contreras; y San Martín, donde Fernando Moreira buscará la reelección enfrentando primero en una interna a Leonardo Grosso, del Movimiento Evita.

https://publish.twitter.com/oembed?url=https%3A%2F%2Ftwitter.com%2Fgustavomenendez%2Fstatus%2F1685815178732908544&partner=&hide_thread=false

Le sigue Tigre, en manos de Julio Zamora, quien enfrenta una feroz pelea contra la titular de Aysa, Malena Galmarini. Como viene contando este medio, el jefe comunal puso en marcha del delibery de boleta a la carta para contrarrestar la jugada del matrimonio Massa-Galmarini, que le impide ir colgado de la boleta del ministro candidato presidencial. Morón es otro de los grandes; gobierna Nuevo Encuentro de la mano de Lucas Ghi; Malvinas Argentinas, que tiene nuevamente como precandidato al ministro de Infraestructura, Leonardo Nardini; Pilar, gobernado por Federico Achaval, y José C. Paz, en manos del histórico barón Mario Ishii, son verdaderos gigantes. Esos ocho distritos acumulan el 54,6% de los electores de la sección.

Hay otros intendentes de peso que saldrán a juntar votos. No tanto por el volumen de electores de esos distritos sino por el espesor de la figura política que los comandan. Es el caso del exministro de Desarrollo Social Juan Zabaleta, en Hurlingham, que antes deberá dirimir su interna con el camporista Damián Selci, y Alberto Descalzo, que dejó la precandidatura para su hijo, Pablo Descalzo.

Tendrán que lidiar con la conducción y liderazgo en la región de los intendentes de Juntos que ganan holgadamente sus distritos y son referentes para la sección: Jorge Macri, junto a la intendenta interina, Soledad Martínez (Vicente López); Gustavo Posse, jefe territorial de San Isidro y compañero de fórmula de Diego Santilli en la carrera por la gobernación; Diego Valenzuela (Tres de Febrero); Jaime Méndez (San Miguel) y Joaquín de la Torre, y, en menor medida, Sebastián Abella (Campana) y Alejandro Federico (Suipacha). Juntos por el Cambio no sólo pretende ganar la sección y retener los distritos que gobierna, también apunta a arrebatarle algunas intendencias, como San Martín, Morón, Tigre, Ituzaingó y Hurlingham.

kicillof, tras la represion y muerte en el obelisco: esto se soluciona en las urnas
interna soft en san martin: moreira vs. grosso, sin golpes debajo del cinturon

También te puede interesar