ELECCIONES 2023

La UCR de Córdoba camina hacia la anarquía partidaria rumbo al ballotage

Mario Negri gestiona una cumbre, pero la dirigencia ya no tiene margen para la disciplina orgánica. Libertad de acción, la única salida de la trampa.

Juntos por el Cambio (JxC) transita el duelo por la caída de Patricia Bullrich en medio del festival de ofertas de Sergio Massa y Javier Milei. El gobierno de unidad nacional que propone el ministro-candidato a las figuras boina blanca o el gabinete compartido que imagina el minarquista con el PRO, asoman como una trampa para la dirigencia que recibió un bochazo en su rol de oposición.

El presidente de la UCR de Córdoba, Marcos Carasso, aguarda la reunión del Comité Nacional del partido para reabrir el debate mediterráneo. Sin fecha aún, el diputado Mario Negri buscó acelerar los tiempos. Durante la mañana de este lunes, mantuvo conversaciones con autoridades nacionales e integrantes de la Cámara de Diputados. Inició la etapa de recolección de información porque se desconoce cómo será el abordaje de Massa y mejor estar prevenidos.

¿Buscará un acuerdo orgánico? ¿Tentará a individualidades del partido? ¿Jugará al fleje como cuando sentó a Gerardo Morales y a Gustavo Valdés en un acto institucional? La única certeza es que el objetivo de Massa es claro y que la libertad de acción asoma como la salida más decorosa para la UCR.

El estado deliberativo permitirá ganar aire, pero las posiciones que empiezan a escucharse anticipan que encontrar un punto de acuerdo no será tarea sencilla. En Córdoba, la derrota de JxC fue sonora. Terminó de pulverizar la autoestima de la dirigencia que acumula cuatro fracasos al hilo: las elecciones provinciales, las capitalinas, las PASO y las generales.

“Ya no hay margen para la disciplina partidaria”, coincidieron portavoces de varios núcleos del radicalismo mediterráneo consultados por Letra P. “Tuvimos que votar a Luis Juez en junio; quedamos al medio de la interna entre Horacio Rodríguez Larreta y Bullrich en agosto, perdimos en octubre ¿y ahora nos van a decir a quién votar en noviembre? Es demasiado”, enumeraba otra fuente del radicalismo intransigente.

https://publish.twitter.com/oembed?url=https%3A%2F%2Ftwitter.com%2FSergioMassa%2Fstatus%2F1716304241331978431&partner=&hide_thread=false

El alfonsinista Dante Rossi dio la primera puntada al anticipar en redes que no votará por el libertario. En tanto, el diputado electo Luis Picat recomendó la neutralidad y apostar al fortalecimiento del bloque. Otras referencias como Marcos Ferrer, de Evolución, anticipan que es momento de volcarse a la gestión para revigorizar el partido.

Sin GPS

Detrás de esta anarquía que comienza a palparse de cara al ballotage del 19 de noviembre empiezan a asomar las exigencias internas para la reconfiguración que viene. Es decir, volver a discutir política para salir de los debates coyunturales en los que quedó atrapada la alianza durante este maratónico año electoral.

En el radicalismo cordobés aseguran que JxC perdió identidad porque ofreció respuestas coyunturales. “Nos convertimos en un menú de posturas sobre los temas de agenda como la inseguridad o la economía. El radicalismo no puede negociar más su identidad”, grafica un influyente intendente del interior provincial.

Estos “mosaicos” del debate inmediato a la derrota de Bullrich que subsumió a las fuerzas de la coalición reflejan el desgaste de un año electoral largo, marcado por la derrota y la incertidumbre por el lugar que ocupará el radicalismo en el tablero nacional.

Pasar noviembre se impone como meta de corto plazo con la convicción de que la red de gobernadores y el intendentismo radical permitirá parar a la histórica fuerza, gane quien gane. La necesidad de liderazgos nítidos subyace.

Juan Schiaretti ratificó la defensa de una agenda federal desde el Congreso. 
massa vs. milei: dos modelos antagonicos al ballotage

También te puede interesar