Juntos en el barro

Las 72 horas de Vidal en Córdoba: aspiraciones renovadas y un almuerzo de unidad

De gira presidencial, presentó la incorporación a su equipo del exsecretario privado de Macri. Mesa de paz interna, a la espera de reglas para las primarias.

CÓRDOBA (Corresponsalía) En su visita de tres días a esta provincia, epicentro de Juntos por el Cambio, que se extendió hasta la mañana de este sábado, María Eugenia Vidal remarcó que siguen intactas sus aspiraciones, al confirmar su presencia en la lista de precandidatos anotados en la interna de la coalición opositora. “Sí, me gustaría ser Presidenta, después de haber gobernado la provincia de Buenos Aires, donde viven el 40% de los argentinos, y de haber gobernado la Ciudad con Mauricio (Macri)”, apuntó recién arribada, en Villa María, durante su primera actividad en tierras mediterráneas.

 

Una imagen vale más que mil palabras, por lo que desde antes que insistiera con su futura postulación, los registros fotográficos la mostraron en recorridas y encuentros de diverso tipo, siempre acompañada por una variedad de dirigentes de JxC. En su primera instantánea, la flanqueó la plana mayor del macrismo cordobés: la diputada nacional del PRO Soher el Sukaría, quien ofició como guía en todo el periplo; el diputado nacional Gustavo Santos, en su primera aparición pública en mucho tiempo; el viceintendente de Marcos Juárez y en pleno trayecto ascendente, Pedro Dellarossa; y el legislador provincial y precandidato a intendente de Villa María, Darío Capitani, quien mantiene un vínculo conflictivo con Luis Juez. Completó el team anfitrión el diputado nacional Marcos Carasso, presidente del comité provincial de la UCR.

 

Particularmente significativo fue el mensaje de Santos, exintegrante del gabinete de Cambiemos, quien aprovechó los micrófonos para elogiar a la invitada, en particular por “su capacidad de gestión y su liderazgo positivo”, señalándola como representante cabal de “los valores e ideales de Mauricio Macri”.

 

Los destinatarios del guiño del exministro parecen evidentes: Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich, hasta aquí los otros anotados en la carrera presidencial del PRO. Vidal recibió arropamiento macrista y multiplicidad de rostros sonrientes en la Meca cambiemita.

 

Horas después, en la ciudad de Córdoba, la exgobernadora bonaerense reforzó su jugada, presentando oficialmente en su equipo de campaña a Darío Nieto, legislador en la CABA y ex secretario personal, de estrecha confianza, del ex presidente Macri.

 

“Le pedí que se sume al equipo porque mi objetivo es que transformemos juntos nuestro país y para lograrlo es necesario que sumemos a quienes tengan ideas nuevas, que se animen a innovar e incursionar, sin miedo a elegir caminos distintos”, justificó Vidal en su cuenta de Instagram la incorporación de Nieto, uno de los tantos exfuncionarios investigados en las causas de espionaje ilegal durante el gobierno de Cambiemos

 

Unidad, a la espera de reglas para la interna

En otro alto en su gira mediterránea, Vidal dio otra muestra de ambición ante sus potenciales rivales, ofreciéndose como aglutinante de los actores cordobeses de JxC que aún no atinan a conformar formalmente la alianza y establecer un reglamento para la definición de candidatos. Pautó un almuerzo con los dos precandidatos a gobernador por el espacio, el senador Juez y el diputado nacional Rodrigo de Loredo, quienes días atrás habían acordado participar de manera conjunta en distintos actos con la invitada, pero aún no sellaron el mecanismo para dirimir su interna.

 

La cita fue en un restaurante de Colonia Caroya y a la mesa se sentaron también el diputado nacional por la UCR Mario Negri y los mencionados Soher El Sukaría y Nieto. Desde su entorno, destacaron a Letra P que Vidal repetía una foto con los mismos actores, tal como en su última visita. No obstante, destacaron que esta vez se sentó a la mesa "desde su rol de precandidata".

 

“Fue una demostración de la unidad que Juntos por el Cambio intenta mostrar de cara al año electoral, un encuentro de personas que trabajan en Córdoba y en toda la Argentina para proponerle el cambio a todos los argentinos”, dijo la legisladora nacional, tras los postres.

 

Reforzando tal mensaje, prefirió destacar la existencia de opciones, sin dejar de remarcar la necesidad de establecer reglas de juego. “Que hoy tengamos a dos buenos candidatos en Córdoba, como Rodrigo de Loredo o Luis Juez, es un buen problema para Juntos por el Cambio, no es una dificultad. Lo más importante, más que definir candidaturas, es definir las reglas de cómo se definen esas candidaturas. Y que, una vez que se definieron y se acordaron entre los partidos, cada candidato, sepa cuál es el carril por el que va a tener que ir”, explicó a los medios presentes.

 

De inmediato, apegada al manual de los buenos modos con que JxC intenta sobrellevar una interna abierta a la que no paran de sumarse jugadores y movidas, la ex vicejefa de Gobierno porteña apeló a un mantra sagrado mil veces reiterado. “La unidad es muy importante para enfrentar al kirchnerismo. Patricia, Horacio, Mauricio, yo… Todos somos parte de un equipo, que es mucho más amplio que el PRO, que es Juntos por el Cambio, y que ya va a cumplir ocho años”, sentenció.

 

Normal López, en primer plano, y Lucila De Ponti.
Lilia LemoineFoto: Noticias Argentinas

También te puede interesar