09|11|2022

Marcos Juárez juega a encontrar las diferencias para elegir nueva intendenta

08 de septiembre de 2022

08 de septiembre de 2022

Surgidas del mismo útero político, Crescente y Majorel competirán el domingo en las urnas. La confianza de ambas, entre encuestas y el termómetro de la calle.

CÓRDOBA (Corresponsalía) Sara Majorel y Verónica Crescente, las dos mujeres que hasta hace poco menos de un año compartían el gobierno local y hoy disputan la intendencia de Marcos Juárez, dicen cosechar una idéntica sensación en las mismas calles que recorren, como candidatas, desde hace dos meses: la voluntad del pueblo las consagrará el próximo domingo. Lo saben, solo una de ellas resultará electa, pero prefieren llegar a la recta final mostrando confianza. Saben también que la imagen triunfal del domingo circulará por medios provinciales y nacionales con una reverberación que superará ampliamente la incidencia de una ciudad que reúne un electorado de unas 20 mil personas.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Encuestas y sondeos preanuncian un triunfo de la alianza Unidos por Marcos Juárez, con la fórmula que integran Crescente y Eduardo Foresi. Desde hace semanas se especula con una ventaja en torno a los 7 puntos para quienes representan a Hacemos por Córdoba en una ciudad muy cara a los sentimientos de Juntos por el Cambio (JxC). Al cierre de esta nota, circulaba un estudio motorizado por el oficialismo local que hablaba de una reducción de esa brecha.

 

Relativizando la condición testimonial de las encuestas, a las que considera como “otra herramienta de campaña, una publicidad más”, Majorel, la candidata de Juntos por el Cambio, expresa buenas expectativas, a las que respalda tanto en las expresiones de vecinos y vecinas de su ciudad como por la experiencia de comicios anteriores. La percepción de la postulante elegida por el intendente Pedro Dellarossa, quien la secunda en la fórmula, resulta de su interpretación de lo que denomina “el termómetro de la calle”. La figura remite a innumerables diálogos en una ciudad pequeña y que conoce en sus detalles.

 

“Van a confiar en la continuidad de una gestión que en ocho años ha transformado la ciudad, con crecimiento y obras. Lo percibo en mis recorridas diarias. Esta es una elección local, la gente suele interesarse más cerca de la fecha. Entonces elige y prioriza a quien le garantice mejor calidad de vida”, afirma Majorel.

 

La confianza parece fortalecida tras la sucesión de visitas de las figuras presidenciables de JxC: Gerardo Morales, presidente de la UCR, y Horacio Rodríguez Larreta, Patricia Bullrich, María Eugenia Vidal y el ex presidente Mauricio Macri, del lado del PRO. También dejaron su registro los precandidatos a la gobernación de Córdoba Luis Juez, Rodrigo de Loredo y Gustavo Santos.

 

Juntos. Dellarossa, Crescente y Majorel en 2020, cuando aún jugaban en equipo

Tanta presencia cambiemista excede un simple acompañamiento simbólico. “Reafirma que aquí representamos los valores del espacio. En Marcos Juárez somos el orgulloso kilómetro cero de Cambiemos y así seguirá siendo”, se envalentona Majorel, quien hoy ocupa la presidencia del Concejo Deliberante. La proyección incluye un triunfo de su fuerza las presidenciales de 2023. “Como en 2014, aquí empezará el cambio nacional. Estamos en un contexto muy complicado, con un gobierno desorientado. Se nota la necesidad de un giro. Eso lo saben los marcosjuarenses, que siempre han apoyado a JxC y lo seguirán haciendo”, explica la contadora.

 

En el mismo ejercicio proyectivo apunta a la influencia del gobernador Juan Schiaretti en la contienda, quien en el último mes multiplicó sus visitas. “Tiene muy buena imagen, pero está terminando su mandato. Es un ciclo cumplido, por lo que no hay continuidad. Nosotros prometemos cosas con plata propia. Ellos no sé qué harán si Hacemos por Córdoba pierde la provincia”, punza la aún concejala, quien también considera factible que, en un año, una persona de su mismo sello político ocupe el Panal.

 

Las proyecciones

Aunque no se anima a hablar de algo “irreversible”, Verónica Crescente reafirma que todas las proyecciones que han manejado muestran una buena ventaja a su favor. La más reciente demuestra, incluso, que el porcentaje de personas indecisas se ha reducido notoriamente.

 

“Lo palpamos en la calle, en cada visita. Esta es una ciudad chica, la gente nos conoce y no hay mucha volatilidad. Por eso no creen en los argumentos del oficialismo, que cambian cada semana. Hasta nos decían que éramos K, algo que queda rápidamente desmentido al ver nuestra lista”, analiza la candidata que representa al vecinalismo en la alianza con Hacemos por Córdoba, coalición a la que saltó desde la otra vereda cuando su vocación de postularse fue desechada por Dellarossa.

 

Ese perfil anti-K de la ciudad no parece en discusión. Sí lo está el rédito que pueda haber obtenido la versión vernácula de JxC del paso de sus principales figuras nacionales en la previa de la contienda. “Solo refuerzan al núcleo duro que ya estaba convencido. No ayuda a la definición de indecisos. Incluso algunos de los que vinieron generan rechazo”, interpreta la médica nutricionista que jugó un rol preponderante en la gestión local y ahora se calzó la casaca del cordobesismo.

 

Por el contrario, la exsecretaria de Gobierno de Dellarossa cree que sí resulta auspicioso el manifiesto aval del gobernador Schiaretti, que goza de una alta estima en quienes habitan la región. “Es un estadista, más que una figura. Tiene una gran trayectoria y una gestión reconocida, de la que también se ha beneficiado Marcos Juárez. Acá se siguen inaugurando obras y hay varios proyectos por delante”, explica.

 

Otros tiempos. Crescente y Majorel juntas en 2017, durante una actividad del gobierno local

El aval será revalidado en caso que, el año próximo, Martín Llaryora se convierta en gobernador. El intendente capitalino también estuvo junto a la fórmula del vecinalismo cordobesista, con la que compartió algo más que un encuentro protocolar.

 

Aún cauta, imagina ya cuáles serían sus primeros actos de gobierno. También es consciente que su figura podría trascender límites en solo unas horas, junto a un gobernador que se sentiría muy a gusto con las proyecciones consecuentes

 

Ninguna de las candidatas se siente parte del movimiento feminista y ambas prefieren hablar de "igualdad de oportunidades". Lo concreto es que este domingo Marcos Juárez tendrá intendenta electa. Surgidas de una misma experiencia política en la que bordaron un pasado común, el electorado definirá, entre matices, cuál de las dos alternativas elige para los próximos cuatro años.