28|11|2022

Es la política, estúpido: el Círculo Rojo pronostica una mayor crisis económica

07 de septiembre de 2022

07 de septiembre de 2022

En una encuesta, IDEA alerta por inflación, financiamiento y falta de dólares. Reclama reglas claras. La estabilidad institucional, lo que más le preocupa.

La frase "es la economía, estúpido" quedó marcada a fuego en la historia del marketing político al explicar el éxito de la campaña de 1992 que depositó a Bill Clinton a la Casa Blanca. A 30 años, en la otra punta del continente, el  Círculo Rojo de las grandes empresas que integran el Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina (IDEA) culpa a la política por una crisis iniciada en el primer semestre de 2022 que, augura, continuará. Como principal disparador apuntó a la "incertidumbre" en materia de negocios a la "falta de estabilidad institucional", que atravesó el gobierno de Alberto Fernández y que derivó en el desembarco de Sergio Massa como ministro de Economía. La foto que tomó el establishment, a través de un sondeo entre sus filas, fue recortada justo antes del cambio en el gabinete y las "expectativas positivas" que generó la llegada del expresidente de la Cámara de Diputados al Palacio de Hacienda. Aun así, los ejecutivos que integran el cónclave del poder económico pronosticaron mayor inflación, encarecimiento del financiamiento y una mayor restricción a las divisas para importar.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

La tradicional encuesta que realiza la consultora D'Alessio Irol, para el departamento de Relevamientos de IDEA, mostró que la estabilidad institucional era la variable que más trepó desde el último coloquio organizado en noviembre del año pasado. El cuestionario fue realizado durante la primera quincena de agosto, por lo que dejó afuera el efecto Massa de la agenda económica y absorbió todo el conflicto interno en la coalición gobernante, que incluyó el mayor distanciamiento entre el presidente Alberto Fernández y su vice Cristina Fernández de Kirchner, pasando por las renuncias de los ministros Martín Guzmán y Matías Kulfas, entre otros cambios en el gabinete.

 

De la corrección de esa variable dependían de manera directa las inversiones de las grandes empresas que participan de IDEA, entre las cuales tienen una presencia importante las de capitales multinacionales. Otro de los reclamos es la revisión del marco impositivo, debido a que las firmas reclaman una reforma que simplifique la forma de tributar y reduzca las cargas sobre las empresas. También, en el top five de las quejas, aunque con menos ímpetu que el año pasado, está la necesidad de implementar una reforma laboral, la creación de incentivos fiscales para hacer más negocios, y el financiamiento a largo plazo. Estas últimas tres, sin embargo, cotizaron en baja, según la comparación interanual.

 

Esas condiciones deberían cumplirse para poner en marcha un plan de inversiones, pero todo bajo el paraguas de un escenario inflacionario, con continuidad de las restricciones en el comercio exterior y tasas de interés cada vez más altas. "Aceleración de la inflación, falta de un plan económico, incertidumbre, escasez de dólares, emisión monetaria, falta de expectativas favorables, aumento del gasto público y presión tributaria", son las fallas que el establishment ve de la gestión económica. Aun así, y con el antecedente de haber visto malogradas las expectativas de mayor crecimiento durante el primer semestre, las empresas creen que en la última parte del 2022 habrá mejoras. De hecho, destacaron el "mayor consumo" que se registró pospandemia.

 

En términos económicos y financieros de las empresas, sólo el 10% admitió estar moderadamente o mucho mejor en la primera parte de 2022, en relación con 2021. Casi el 50%  afirmó tener un escenario peor que el año pasado. Con estos números en manos, el 59% de los ejecutivos encuestados dijo que las ventas aumentarán o se mantendrán en línea con noviembre del año pasado. Mucho más optimistas son en el frente externo, ya que el 72% considera que mantendrá exportaciones e incluso las mejorará en distintas escalas. Pero si se trata de rentabilidad, casi siete de cada diez empresas planifica una contracción.

 

Sin estar en el tope de los temas importantes para el negocio de las empresas, las restricciones al Mercado Único y Libre de Cambio (MULC) que les pusieron límites a las importaciones llevó a que la provisión de insumos sea una de las preocupaciones en ascenso. Todavía era junio, cuando no se había endurecido a super cepo la imposibilidad de importar. Lo llamativo es el resto de los temas que completan el cuadro de reclamos: salarios, retención de talentos y atracción de personal idóneo. Allí los ejecutivos de empresa consideran que existen pocas condiciones para sumar empleo formal, a pesar que una de sus quejas es la falta de personal ante el crecimiento de la demanda.

 

El ajuste de las cuentas para lograr una reducción fiscal, la mencionada reforma laboral, la seguridad jurídica y el libre acceso al MULC son los factores con impacto positivo sobre la economía que señalaron las multinacionales. Así, con una economía que "se ha comportado por debajo de las expectativas", sin un futuro próspero en materia macro, pero con una "evaluación de la empresa que es mejor que la del país", el Círculo Rojo de IDEA se asentó en el reclamo sobre la política, para ordenar las condiciones para los negocios. Con este escenario de catástrofe, los ejecutivos volverán a Mar del Plata los días 12, 13 y 14 de octubre próximo para debatir bajo la consigna de "Ceder para crecer", en el marco del 58° Coloquio de IDEA.