05|12|2022

Larreta alineó a 150 figuras del PRO para mandar mensajes a Bullrich y Macri

15 de septiembre de 2022

15 de septiembre de 2022

Con la carta de la "unidad del 80%" y la ampliación de la "escuelita" de dirigentes, el alcalde porteño acelera definiciones. La grieta PRO del Vallas-gate. 

Horacio Rodríguez Larreta decidió pasar a la ofensiva en la interna del PRO para mostrar el apoyo interno que tiene su candidatura presidencial, una postulación a voces ya que sigue sin confirmarla públicamente. El Vallas-gate dividió no solo la aguas con la Casa Rosada, sino que el operativo policial porteño en el barrio de Cristina Fernández de Kirchner generó una grieta dentro del PRO, con el reproche de Patricia Bullrich que obligó a la dirigencia amarilla a tomar partido. Quienes se ubicaron del lado del jefe de Gobierno se acercaron este jueves al salón La Escondida de Palermo para la foto: entre referentes del Senado, de Diputados, de las intendencias y de las legislaturas provinciales sumaron un total de 150 personas para abultar el encuentro federal larretista.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

La reunión agendada para el mediodía fue organizada por el diputado Omar de Marchi -encargado del armado en el interior de Larreta- justo 48 horas después del encuentro de la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, y el jefe de bloque amarillo en la Cámara baja, Cristian Ritondo, que abrió las puertas de un acuerdo electoral entre la porteña y el bonaerense.

 

Con la indisimulada épica de "Acá se encuentran las figuras que van a gobernar a partir de 2023", Larreta buscó enviar un mensaje al seno del PRO que trascenderá a la cúpula de Juntos por el Cambio (JxC). Por eso, durante el evento se pudo ver en primera fila a Rogelio Frigerio (Entre Ríos), Luis Juez (Córdoba), Ignacio Torres (Chubut) y Martín Maqueiyra (La Pampa), un cuarteto que pica en punta para llegar a las gobernaciones de sus provincias.

 

Como sucedió este lunes en la "escuelita" de dirigentes en Tres de Febrero, el alcalde porteño bregó por que cada oyente del auditorio comience cuanto antes a elaborar su programa de gobierno. “Para solucionar los problemas tenemos que llegar preparados. Estamos trabajando en la definición del plan y en el consenso con nuestros socios políticos. Tan importante como tener un plan es tenerlo consensuado”, detalló el jefe de Gobierno. “Lo que va a cambiar el país no es aprobar leyes los primeros días, sino que estas se mantengan 20 años. La unidad se expresa con que lleguemos juntos al 10 de diciembre del año que viene, pero sabiendo lo que hay que hacer”, agregó, con el traje de presidenciable puesto.

 

Larreta aprovechó sus invitaciones para mostrar lo que denomina “la unidad del 80% del PRO”, un estimado encolumnado detrás de sí. Una muestra de eso se vio cuando Bullrich salió a cruzarlo por el operativo de las vallas en las cercanías del edificio donde vive la vicepresidenta. En el fragor de la discusión interna, casi todas las presidencias provinciales del PRO, más las figuras con mayor trascendencia de cada distrito, salieron en defensa del alcalde y no de la titular del partido. Ese respaldo público fue el primer pantallazo de la convocatoria de este jueves que realizó De Marchi. Una foto, se sabe, vale más que mil palabras. 

 

Envalentonado por las noticias que llegaban desde las provincias, el diputado se puso en marcha para visibilizar algo que sus nexos con el interior le repetían cuando regresaban de cada viaje: la supuesta merma del apoyo a Bullrich fuera del AMBA. En el comando de campaña de Larreta argumentan que la exministra sufrió varios traspiés por una serie de "errores". 

 

“Hubo una bajada de línea muy clara de los ejes a seguir”, sostuvo uno de los presentes a Letra P, con la mirada puesta en 2023. En la lista de invitados estuvieron, entre otras figuras, por parte de Córdoba, Gustavo Santos, Pedro Dellarossa, Héctor Baldassi, Soher El Sukaria, Sara Majorel, Pedro Roulet, Javier Pretto, Darío Capitani, Oscar Agost Carreño y Gabriel Frizza; de Santiago del Estero, Facundo Pérez Carletti; por La Rioja, Julio Sahad; por Salta, Martín Grande Carlos Zapata; por Jujuy, Luciano Angelini Jorge Hiruela; por Chaco, Lucas Figueras y Marilú Quiroz; por Santa Fe, Anita Martínez, Gabriel Chumpitaz, Dionisio Scarpín, Germana Figueroa Gisela Scaglia; por Catamarca, Enrique Cesarini Carlos Olivera; por Corrientes, Augusto Costaguta Damián Garavano; por Formosa, Enrique Ramírez; por San Juan, Enzo Cornejo; por Neuquén, Leticia Esteves; por Río Negro, Juan Martín; por Santa Cruz, Ramón Alberto Parsons; por La Pampa, Victoria Huala y por Tierra del Fuego, Federico Frigerio.

 

La concurrencia escuchó los lineamientos que dejaban los encargados de los paneles que armó Larreta para la ocasión. Los “docentes” de la escuelita fueron Enrique Szewach, exdirector del Banco Central; Jorge Faurie, excanciller argentino, que hasta hace poco trabajaba en los equipos de Bullrich, y Gustavo Idigoras, presidente de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina.

 

La decisión de Larreta, confiaron fuentes amarillas, es empezar a mostrar “su músculo” en la disputa nacional que protagoniza con la titular del PRO, pero también enviarle, por elevación, un mensaje al expresidente Mauricio Macri para presionar en busca de su apoyo en su carrera hacia la Casa Rosada.

 

Si bien el jefe de Gobierno, como contó Letra P, ya le dijo a Macri que no piensa bajar su candidatura incluso si compitiera contra él en una interna, Larreta está convencido de que todos los movimientos del expresidente son para forzar una negociación entre ambos. “Lo que quiere es sentarse con él para decirle qué cosas son innegociables”, expresó uno de los integrantes del círculo chico del alcalde porteño.

 

En cuanto a Bullrich, esta semana la exministra de Seguridad empezó a darle forma al acuerdo con Ritondo. Después de la cena que compartieron el martes por la noche, llegó la unión de los legisladores porteños que responden a cada uno de ellos y que promete ser un obstáculo que Larreta deberá sortear para conseguir aprobar cualquier ley.