02|10|2022

La ruralista cordobesa que busca romper el tono opositor del campo

30 de julio de 2022

30 de julio de 2022

Preside la Sociedad Rural provincial, entidad excluida de la Mesa de Enlace por sus posturas "oficialistas". El plan para volver, con feminismo y paridad.

CÓRDOBA (Corresponsalía) La presidenta de la Sociedad Rural de la provincia, Victoria Moncada, habla de inclusión y diversidad, justifica la existencia de las retenciones y busca un cambio de paradigma en la representación del sector a partir de la inclusión y la pluralidad de voces. A todas luces, una rara avis que se pone horizontes desafiantes para el sector que por estas horas le pone punto final a una nueva edición de la tradicional exposición en Palermo, donde las voces críticas al Gobierno elevan su tono.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Se reconoce como representante del sector pyme dentro del amplio universo de la producción agropecuaria. Reconoce las buenas políticas del gobierno de Juan Schiaretti para el sector, pero entiende que la Argentina está pasando por una situación “muy compleja” y pide un diálogo institucional para implementar políticas integrales que diferencien a los sectores “más poderosos” de "los pequeños productores que no llegan a cancelar sus obligaciones porque tienen las vacas flacas”. “Entre todos los sectores, además, tenemos que pensar en las familias que necesitan el alimento para sobrevivir”, señala en diálogo con Letra P.

 

Moncada preside la Rural cordobesa desde hace algunos meses. Autodefinida como “defensora de derechos de las mujeres y el desarrollo sustentable”, su propia historia familiar está relacionada con la vida agropecuaria. Nació en Churqui Cañada, una pequeñísima localidad ubicada en el departamento Tulumba, a unos 40 kilómetros al norte de la capital provincial, cerca de la Reserva Natural Cerro Colorado. En ese lugar aprendió a "querer los espacios” que fue habitando desde que dio sus primeros pasos.

 

En 2007 creó la Fundación Espacio y Ambiente con el objetivo de buscar herramientas que ayudaran a quienes producen en el norte cordobés, por aquellos años víctimas de una temporada de sequía que afectaba fuertemente la actividad. Desde ese lugar, su papel en las relaciones interpersonales fue tomando otro perfil. Ella dice que su mirada se volvió “más social y más gremial”, y sitúa en ese contexto los primeros desarrollos hidropónicos del país. La estrategia de cultivo que reemplaza el suelo agrícola por disoluciones minerales, como un camino para esquivar la falta de lluvias y ayudar a quienes producen en la región, fue de avanzada en el país y la llevó a tomar contacto con la Rural cordobesa, cuya conducción política ya planteaba posiciones que se distanciaban de la lógica nacional del sector, históricamente referenciado en el poder ganadero y refractario al peronismo.

 

Moncada empezó a participar activamente en la vida de la institución y fue ganando espacios que, en 2019, le permitieron llegar a la vicepresidencia luego de un acuerdo con Pedro Salas, reconocido por sus posiciones contrarias a los planteos del sector agroexportador al gobierno del Frente de Todos. Desde ese momento, la comisión directiva de la Rural cordobesa está conformada de manera paritaria.

 

“En la Rural logramos reformar el estatuto y establecer la paridad como requisito para la constitución de nuestra entidad. Debería ser algo lógico. Las estadísticas en el campo muestran que hay tantos hombres como mujeres, pero quienes llevan la representación son los varones. Entonces tomamos el compromiso de trabajar por una mayor visibilidad y entendimos que lo correcto era empezar por casa”, señala Moncada, que entiende que los espacios conquistados por las mujeres necesitan “de mucha fuerza para poder sostenerse”.

 

“En un diálogo mano a mano, es muy difícil que a esta altura de la historia alguien te diga que una mujer tiene menos capacidades que un hombre, pero eso no se manifiesta a nivel corporativo a la hora de establecer quiénes ejercen los cargos de representación. Las que llegamos, sentimos que a veces nuestra voz o nuestro accionar siempre están puestos a prueba”, asegura y suma la urgencia de “empezar a hablar del respeto a las personas productoras según cómo se autoperciban”. “Solo así podremos empezar a hablar de nuestros compañeros y compañeras en plenitud”, sentencia.

 

Una de las tareas más desafiantes que Moncada plantea en su horizonte consiste en lo que define como “un trabajo de reconstrucción de la entidad”, que la ubique en el concierto del ruralismo nacional, que hoy parece hacer sonar al unísono un repertorio en el que la Rural cordobesa desafina.

 

Esas posiciones divergentes quedaron de manifiesto en el último lockout convocado por la Mesa de Enlace, al que la SRA cordobesa no adhirió. La lectura política mediterránea les indicó que no era el momento. Considerando las “razones políticas” que “hay detrás” de algunos de los reclamos de sus “entidades hermanas”, prefirieron “parar la pelota”.

 

La SRA cordobesa no participa de la Mesa de Enlace desde hace tiempo. Las posiciones se fueron alejando y la ausencia se dio por default. “Es posible que la mayoría de las veces no coincidamos con lo que plantea la Mesa de Enlace, pero como entidad no queremos quedarnos con un supuesto, queremos escuchar y que nos escuchen”, afirma Moncada. Por eso, aprovechó la Expo de Palermo para avanzar en las gestiones institucionales que le permitan volver a tener representación en esa mesa. “Somos parte de ese espacio y, en última instancia, seremos la representación de un grupo de productores que piensa diferente, pero no por eso tenemos que estar excluidos”, afirma.

 

Aferrándose a ese concepto dialoguista, advierte que es necesario avanzar en consensos entre “el poder político y el poder económico” que consideren a la totalidad de los actores productivos, en un ensayo de solución a la crisis que hoy vive la Argentina. Quiere predicar con el ejemplo y, mientras reconoce las diferencias, pide por un futuro con "Alberto Fernández y Cristina Kirchner juntos y dialogando con todos los demás sectores para que eso les dé confianza a los argentinos”.