TERESA GARCÍA

“Imagino que Guzmán tomó nota de la gente en la 9 de Julio”

En diálogo con Letra P, la espada política de Kicillof en el Senado bonaerense apunta contra el ministro albertista, defiende a Kirchner y chicanea a Cafiero.

LA PLATA (Corresponsalía Buenos Aires) Viene de protagonizar uno de los triunfos más resonantes en las internas locales del PJ bonaerense, cuando la lista que empujó junto al massismo y sectores sindicales venció a los candidatos auspiciados por el canciller Santiago Cafiero en San Isidro. Con ese resultado todavía fresco, la senadora kirchnerista Teresa García levanta la voz para hablar del convulsionado frente interno en el oficialismo y apunta contra el equipo económico de Alberto Fernández. “Tenemos miradas diferentes”, dice y, a propósito de las movilizaciones de movimientos sociales, dispara: “Imagino que Guzmán habrá visto y tomado nota de la gente en la 9 de Julio”. Además, en esta entrevista con Letra P, la exministra de Gobierno bonaerense destaca el rumbo de Máximo Kirchner, a quien ve enfocado en discutir las cuestiones de fondo; sostiene que el gobernador de Buenos Aires nunca quiso armar el kicillofismo y que su fortaleza es la gestión y advierte que las condiciones impuestas en el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) “ya están generando consecuencias en el bolsillo de la gente”. “Respeto y apoyo al Presidente. Su gobierno es nuestro gobierno, pero hay que tener cierta lucidez y sensibilidad con lo que está pasando”, dispara. ¿Desdoblamiento de las elecciones en la provincia? “No estoy de acuerdo”. ¿Una gran interna en el FdT? “Tengo mis dudas”.

 

-¿Qué lectura hace del resultado de la interna del PJ en San Isidro? ¿Debe interpretarse en el marco de la discusión interna del FdT?

 

-Desde octubre trabajábamos para conformar un frente unificado en San Isidro, pero pasaron cosas, nos impusieron candidatos. Con el Frente Renovador y la CGT intentamos nuevamente hacer una lista con la gente de (Santiago) Cafiero y no fue posible. Esto se inscribe en la cuestión local histórica, pero objetivamente hay que decir que perdió la lista del canciller Cafiero. Y no es una cuestión menor después de que él intentara imponer nuevamente un candidato en la lista.

 

-¿Es un mensaje que deben leer los que intentan construir el albertismo?

 

-No. Tengo muchísimo respeto por el Presidente. Esto tiene que ver exclusivamente con el canciller Cafiero que quiso imponer un candidato en octubre y ahora también. Lo hablé con el Presidente, porque además hubo otros ministros que en San Isidro intervinieron en la misma línea que Cafiero.

 

-¿Cómo vive la interna en el PJ bonaerense desde la llegada de Máximo Kirchner a la presidencia?

 

-La primera prueba institucional fueron las elecciones en estos once distritos, y el funcionamiento fue muy correcto. El partido fue ecuánime en las elecciones locales. Nada se puede observar, porque recuerdo perfectamente otras elecciones internas en donde el partido obraba en favor de una lista. No fue el caso. Tuvimos una primera reunión del Consejo del Partido y discutimos absolutamente todo, sobre todo cómo iban a impactar en provincia el acuerdo con el Fondo. Veo a Máximo Kirchner enfocado en discutir las cuestiones de fondo.

 

-Usted llegó al Senado como brazo político del gobernador, casi sin representación en la Legislatura. ¿Cómo ve la situación de Kicillof, que busca ser reelecto sin tropa propia?

 

-Él nunca quiso armar un kicillofismo, lo dijo desde el primer día. Su fortaleza política va a estar en lo que pueda construir desde la gestión, cosa que me parece saludable. Él es un hombre de Cristina y si bien tiene con Alberto Fernández el vínculo que tiene que tener por ser gobernador, funciona en proximidad a Cristina.

 

-¿Se puede encauzar la interna del FdT? ¿Hay margen para evitar la ruptura?

 

-Es objetivo y público que tenemos miradas diferentes. Hace un año y medio que Cristina planteó lo de “funcionarios que no funcionan” como advertencia. Fue contundente también cuando les dijo que si no estaban dispuestos a dar peleas que se busquen otro trabajo. Y después, la célebre carta. Es pública su postura y la de muchos de nosotros con respecto a cosas que no funcionan; ahora, no sé si cómo consecuencia o causa, la discusión por el acuerdo con el Fondo. Nadie está diciendo que no había que firmarlo. El tema es cómo y con qué condiciones. Estas condiciones ya están generando consecuencias en el bolsillo de la gente. El tema tarifas va a ser una consecuencia y la limitación de los planes sociales será otra, que se ve en el acampe de las organizaciones sociales. Nosotros decimos: sí a pagarle al Fondo, pero con la gente adentro. La gente tiene la vida desorganizada. No puede pagar el alquiler. La inflación de los alimentos es infernal. Ninguno de nosotros puede negar esto. No vivimos en Narnia.

 

-¿Ve posible un escenario de acuerdos de gobernabilidad con la oposición, como planteó Sergio Massa?

 

-No creo eso que dicen sobre que votaron a favor del acuerdo con el Fondo por responsabilidad o para ayudar al Gobierno. Lo hicieron para defender lo que hizo (Mauricio) Macri al tomar la deuda, que ahora deberían pagar quienes fugaron esos dólares. Argentina está en una crisis fenomenal por eso. Pero hay que discutir cosas con la oposición. Hay que discutir tarifas, ley de alquileres e inflación porque hay que tomar medidas importantes con respecto al precio de los alimentos. Tenemos fabricación monopólica de alimentos y sabemos lo que eso significa. Sería un acto responsable de la oposición participar de las soluciones.

 

«Respeto y apoyo al Presidente. Su gobierno es nuestro gobierno, pero hay que tener cierta lucidez y sensibilidad con lo que está pasando.»

-Hay muchas voces del Frente de Todos que son críticas de la conducción económica del gabinete de Fernández. Hay miradas distintas sobre cuál debe ser el rumbo de la economía. ¿Pueden convivir?

 

-Objetivamente, hay miradas distintas. Imagino que (Martín) Guzmán tiene una mirada y por eso encarriló el acuerdo (con el FMI) como lo abordó. Y (Matías) Kulfas tiene una mirada y por eso aborda el tema productivo como lo aborda. Nosotros tenemos otra mirada. Eso no quiere decir que el Frente de Todos explote por los aires. Esta es una discusión con la gente en el medio. Días atrás vimos la avenida 9 de Julio con toda la gente en la calle. Y ya sabemos cómo sigue esto. El acuerdo con el Fondo impide la ampliación de la ayuda social. ¿Cómo resolvemos esto? ¿Cómo vamos a hacer para frenar el conflicto social? Imagino que el ministro de Economía habrá tomado nota de la gente en la avenida 9 de Julio. Respeto y apoyo al Presidente. Su gobierno es nuestro gobierno, pero hay que tener cierta lucidez y sensibilidad con lo que está pasando. Tenemos que decirlo, no ponernos colorados.

 

-¿El oficialismo llega a 2023 con un escenario unificado? ¿Ve factible una gran interna en las PASO?

 

-Todos los escenarios electorales van a depender de esa gran definición que se tome. Hay varias voces que plantean la necesidad de tener unas internas competitivas. Yo tengo mis dudas. Si bien creo que es un buen elemento para darle fuerza a la interna, también recuerdo la interna de Aníbal Fernández con Julián Domínguez y me hace ruido.

 

-La mayoría de las provincias van a adelantar sus elecciones. Hay hipótesis sobre un desdoblamiento en Buenos Aires, ¿qué opina?

 

-No estoy de acuerdo con el desdoblamiento, sobre todo por el tipo de Ley PASO que tiene la provincia, que es bastante compleja. Pero todo va de la mano de la gran definición del Frente de Todos a nivel nacional.

 

Mario Negri, jefe de la UCR 
Perotti firmó un decreto con designaciones en la justicia 

También te puede interesar