LA ECONOMÍA Y LA GRIETA

Pronóstico reservado en Diputados para el impuesto a la renta extraordinaria

El proyecto ingresaría por la Cámara baja. Asoman más resistencias que apoyos. El primer conteo multiplica dudas. JxC ya anticipó su rechazo a la iniciativa.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, despejó este lunes algunos interrogantes sobre el impuesto a la renta extraordinaria que anticipó hace una semana en una entrevista periodística. Sin embargo, no explicó cómo presentará la iniciativa en el Congreso. Cincuenta días después del inicio del período de sesiones ordinarias, la mayoría de las comisiones permanentes de las dos cámaras sigue sin constituirse, en medio de una coyuntura marcada por el debate del impuesto a la fuga en el Senado y la reforma de la ley de Alquileres en Diputados. En ese contexto, no asoma un escenario legislativo propicio para que el proyecto prospere, salvo que el oficialismo se aglutine detrás y abra una negociación con la oposición, que ya anticipó su negativa. 

 

En el Palacio de Hacienda no ampliaron detalles ante las consultas de Letra P, pero la idea podría plasmarse en un proyecto de ley que buscara aumentar el Impuesto a las Ganancias. Al lado del presidente Alberto Fernández, Guzmán explicó que la iniciativa buscará gravar "a las empresas que tengan ganancias netas imponibles superiores a los 1.000 millones de pesos". Aclaró que abarcará a "una porción muy pequeña" de grandes contribuyentes que llega "al 3,2% del total". Para detectar esos ingresos inesperados, "la ganancia neta imponible tiene que haber crecido en forma significativa", aunque el monto del gravamen será menor "si la renta inesperada se canaliza a través de la inversión productiva". 

 

Si se concretara esa alternativa en forma de proyecto de ley, debería ingresar por Diputados. Es la cámara de origen para tratar temas tributarios, pero el poroteo inicial de voluntades refleja que será un terreno muy árido para la idea de Guzmán. Ante las consultas de este portal, en el interbloque de JxC dan por sentado que el texto será presentado en la Cámara baja y en el bloque del macrismo advierten que "es muy difícil o imposible" que sobreviva en ese recinto. 

 

"Subieron 19 impuestos en estos dos años de gestión; esto es algo nuevo que se carga sobre las empresas", dijo el diputado macrista Luciano Laspina, vicepresidente de la Comisión de Presupuesto. Las demás fuentes del PRO consultadas coincidieron en asegurar que no acompañarán la propuesta. La mayoría se expidió sin leer el texto y se negó en forma tajante porque lo consideró otro impuesto, con escaso éxito legislativo, "pensado para hablarle a un sector del oficialismo". Esa línea argumental fue acuñada por el alcalde porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Sin conocer los detalles de la propuesta, se puso al frente de la nueva guerra preventiva: "Ante las intenciones del gobierno nacional de crear un nuevo impuesto o subir uno existente que gravaría la renta inesperada, quiero dejar claro que estamos absolutamente en contra y que cuando llegue al Congreso lo vamos a rechazar", vaticinó. 

 

En un recinto dividido por una paridad muy estrecha, la negativa de JxC anticipa que el oficialismo sólo encontrará dificultades cuando tenga que buscar aliados para llegar al cuórum y sumar 11 votos a las 118 bancas que posee. En el Frente de Todos comenzó un proceso de unificación interna ante las críticas cerradas de la oposición, pero las diferencias de los socios oficialistas sobre Guzmán no han cesado. El ministro fue muy criticado por el extitular del bloque Máximo Kirchner y también por el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, que promueve más alivios fiscales que aumentos impositivos. "Bancaremos como siempre", se limitaron a avisar en el bloque panperonista, sin jugar pronósticos. 

 

En la exploración sobre las adyacencias de JxC hay un protagonista en el radar. Se trata del interbloque Federal, que cuenta con ocho escaños: dos del socialismo, tres de Identidad Bonaerense y tres de Córdoba Federal, que responden al gobernador Juan Schiaretti.

 

Los primeros en pronunciarse fueron los mediterráneos. "Estamos de acuerdo con que los sectores más desfavorecidos del país necesitan ayuda del Estado, pero la solución no es penalizar a los mismos de siempre. Se requieren instrumentos y políticas para generar riqueza y acompañar a los sectores más vulnerables”, disparó el diputado Carlos Gutiérrez, titular del bloque cordobesista. "No vamos a apoyar ningún aumento de impuesto: lo que llaman como renta inesperada es otro aumento encubierto a los sectores del campo y de ninguna manera vamos a apoyar algo semejante”, sostuvo el legislador, firmante de un proyecto que propone reducir a cero las retenciones al agro en un plazo de seis años, con créditos fiscales computables al Impuesto a las Ganancias. 

 

Por el bloque de Identidad Bonaerense, habló su titular, Topo Rodríguez, que también encabeza el interbloque Federal. "Veremos si llega a Diputados, pero creemos que no hay que aprobarle al Gobierno ningún nuevo impuesto, porque lo que hace falta es bajar los impuestos, tres años de ganancias", indicó.

 

Rodríguez es autor de una iniciativa que propone reducir a cero los impuestos para MiPyMEs y, en diálogo con este portal, reclamó que Guzmán vaya a la Comisión de Presupuesto. "Queremos que explique si le puso algún impuesto a la renta extraordinaria de los fondos especulativos que hicieron bicicleta financiera durante la gestión de (Mauricio) Macri y los premió con 1.500 millones de dólares a cambio de pesos", opinó el diputado, que suele expresar los puntos de vista del exministro de Economía Roberto Lavagna

 

Hay otros dos espacios de cuatro votos cada uno que podrían analizar un acompañamiento. El primero es el bloque Provincias Unidas, donde conviven dos representantes de Juntos Somos Río Negro con otros dos del Frente de la Concordia Misionero. Lo preside el rionegrino Luis Di Giácomo. El segundo es el interbloque del Frente de Izquierda - Unidad, donde están los cuatro escaños de la izquierda trotskista. Hasta ahora, ninguna de las dos fuerzas se pronunció al respecto, pero también están dentro de la trabajosa hoja de ruta que diseñan en el FdT para sumar los votos que faltan. 

 

Ricardo Gil Lavedra.
Los gobernadores Maximiliano Pullaro, Martín Llaryora y Rogelio Frigerio.

También te puede interesar