21|6|2022

Guzmán anunció un IFE con corset y un manotazo al 3,2% más rico de las empresas

18 de abril de 2022

18 de abril de 2022

El Gobierno dará un refuerzo de $18.000 a trabajadores no registrados, monotributistas y empleadas domésticas. Los jubilados cobrarán un bono de $12.000.

En medio de la guerra contra la inflación que golpea con fuerza a los sectores más vulnerables, el ministro de Economía, Martín Guzmán, anunció que se otorgará un refuerzo de ingresos a trabajadores con ingresos no registrados, monotributistas A y B y empleadas de casas particulares de $18.000, en dos cuotas a pagarse en mayo y junio, y otro de $12.000 para las jubilaciones mínimas en mayo, en una única cuota. El ministro hizo los anuncios en una conferencia de prensa junto al presidente Alberto Fernández en el Salón Blanco de la Casa Rosada, donde también anticipó que se prevé modificar el impuesto a las Ganancias para gravar la "renta inesperada".

 

El titular del Palacio de Hacienda, que en horas viajará a Estados Unidos para participar de las Reuniones de Primavera del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial, explicó que el "objetivo central es garantizar el crecimiento del poder adquisitivo de los ingresos en todo el espectro laboral y productivo". "Es necesario en primer lugar reforzar la política de ingresos y en segundo lugar trabajar en forma colectiva para diseñar mecanismos que logren evitar que este shock que vive el mudo y la Argentina tengan consecuencias desigualadoras y regresivas", afirmó tras asegurar que "este año la economía continúa recuperándose".

 

Asimismo, confirmó que los fondos para financiar la medida partirán de un nuevo “mecanismo” que buscará “capturar parte de la renta inesperada” de las empresas “que no es producto de inversiones adicionales, sino del shock que implica la guerra” desatada por Rusia sobre Ucrania. “Se busca capturar parte de esa renta para que el Estado pueda lograr un desarrollo equitativo, para atacar los problemas y la necesidad de una mayor inclusión social”, declaró Guzmán.

 

En este sentido, detalló que el nuevo “mecanismo” recaerá sobre aquellas empresas que este año tengan “ganancias netas superiores a los mil millones de pesos” y que registren un “aumento de forma significativa” con relación a 2021 de sus “ganancias netas reales” y un “margen de ganancia anormalmente alto en 2022”. Asimismo, aclaró que “si la renta inesperada se canaliza hacia la reinversión el monto de la contribución será menor”. “En 2021 tan solo el 3,2% de las empresas tuvieron ganancias superiores a este monto”, justificó.

 

Por su parte, el Presidente anunció que el Gobierno iniciará negociaciones para “pedirle a quienes han tenido una ganancia extraordinaria que contribuyan a generar más equidad e igualdad en el desarrollo argentino”. “Necesitamos que los que han ganado inesperadamente por consecuencia de una guerra colaboren con su aporte contributivo para ayudar a quienes han quedado más postergados”, declaró y agregó: “Llegar a los últimos es mi mayor obsesión”.

 

El futuro de esta iniciativa es una incertidumbre porque la Casa Rosada intentará hacerla efectiva sin someterla al voto del Congreso, donde no tiene mayoría en ninguna de las dos cámaras y donde Juntos por el Cambio (JxC) ya anunció su rechazo. Es por esto que anticipó que abrirá un diálogo con el sector privado destinado a promover las coincidencias y alcanzar un acuerdo que permita efectivizarlo en el menor tiempo posible. 

 

Los anuncios del Gobierno llegan después de que el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) informara que la inflación de marzo fue del 6,7%, el nivel más alto de los últimos 20 años junto a abril de 2016 bajo la administración del expresidente Mauricio Macri. De esta manera, la Argentina registró una subida de los precios de forma interanual del 55,1% y el acumulado del primer trimestre de 2022 ya llegó 16,1%.

 

La inflación es el principal desafío económico que enfrenta el Frente de Todos (FdT) y, a la vez, una de sus principales disputas internas entre las distintas fuerzas que lo componen a raíz de los desacuerdos que existen a la hora de combatirla. En este contexto, el anuncio de Guzmán busca robustecer la capacidad de consumo de los sectores más desfavorecidos para que los ingresos logren equiparar de la mejor manera posible a la inflación al obtener nuevos fondos de los sectores más poderosos y favorecidos por el contexto internacional, una demanda de los sectores más duros del oficialismo enarbolados detrás de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

 

El escenario venidero para la Casa Rosada no es el más alentador. Producto de la reactivación económica luego de las etapas más duras de la pandemia de Covid-19 y tras la invasión de Rusia a Ucrania la inflación se convirtió en un problema internacional que alcanza valores récords en América Latina, los Estados Unidos y Europa y el escenario bélico no se acerca a una pronta resolución, por lo cual se espera que la inflación sea un fenómeno que seguirá golpeando a las distintas economías.