06|2|2023

Cristina, la sentencia y las contradicciones estratégicas

04 de diciembre de 2022

04 de diciembre de 2022

La sentencia que el TOF 2 emitió este martes no cambiará el escenario nacional, pero sí el plan de CFK. El futuro de las distintas ramas del FdT.

¿Habrá efecto político tras la condena a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner? Efectos políticos siempre hay. El punto es cuánto efecto y en qué aspectos. En este caso, la lectura es más política que legal, ya que nada de lo que se anunció en el juzgado cambiará el tablero político, ¿Por qué?

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Primero, porque ya se daba por hecho el final. Todos los comentarios de radio pasillo del tribunal confirmaban que Cristina sería condenada. Fue condenada a 6 años de prisión e inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos por defraudación al Estado y fue absuelta por mayoría por el delito de asociación ilícita. 

 

Segundo, la película no termina este martes. La vicepresidenta apelará y luego presentará recursos ante la Corte. De modo que nada es definitivo.

 

Tercero, la gran mayoría de la sociedad la considera culpable. Estén equivocados o no, siete de cada diez electores no tienen dudas sobre su responsabilidad legal.

 

Cuarto, los tiempos judiciales hacen que nada le impida ser candidata a algo el año que viene. Si ella apela, pasará a la Cámara de Casación, la cual difícilmente emita un fallo durante el año electoral. Además, si Cristina se presentara como candidata a algún cargo el año que viene, ese solo hecho le otorgaría fueros hasta que se definieran los resultados de los comicios.

 

Por lo tanto, el efecto será más mediático que político, con la incógnita sobre si habrá movilización popular sustantiva. A diferencia de otras situaciones, los principales actores aparecieron hasta ahora un tanto cautos respecto al barullo, más allá del alegato final de la acusada refiriéndose a “un pelotón de fusilamiento”.

 

Ahora, los actores filocristinistas seguramente van a activarse en distintos ámbitos –por ejemplo, el Congreso- porque su situación judicial es prioritaria. Sin embargo, esto genera una complicación estratégica. En la medida en que ella desee continuar con la línea iniciada en el acto en La Plata -la de extender los brazos para contener a todo el Frente y empezar a recuperar desencantados- va a entrar en contradicción con su necesidad de confrontar por sus causas.

 

Ese relevante detalle sí tendrá efectos sobre las decisiones estratégicas de la mayoría de los actores del Frente de Todos. La gran mayoría de los gobernadores oficialistas no cambiará su decisión de adelantar elecciones y no pegarse a la presidencial. Obvio, porque cree que se pierde, pero también porque no ve en Cristina alguna idea mágica que de vuelta un pronóstico negativo. Otro salvador como Alberto Fernández 2019 no suena probable. Lo mismo aplica mayormente a los intendentes de la provincia de Buenos Aires.

 

La CGT es el sector más alejado, que ni siquiera fue convocada al acto de La Plata. Al tener su propia agenda política de hacer crecer su peso en el Congreso, además de las paritarias permanentes empujadas por la inflación del 100%, no va a jugar nada de su capital debido a los intereses y necesidades personales de la vicepresidenta. Veamos si emite alguna declaración cuando se conozca el fallo de primera instancia.

 

Finalmente están los movimientos sociales oficialistas, que hacen su propio juego para mantener el beneficio de la tercerización de los planes sociales. A partir de eso construyen su estrategia. Da la impresión de que pactaron una tregua con el cristinismo en el marco de la nueva fase estratégica. La revisión de los planes mal otorgados quedó para más adelante. Paz social ante todo. La jefa desistió de sus cuestionamientos. Seguro que los piqueteros prometieron aislar más al Presidente.

 

Si se concreta alguna condena contra Cristina, para la mayoría social se producirá el sesgo de confirmación, sellará el techo electoral de la vicepresidenta y los actores relevantes no jugarán fichas fuertes por un destino ajeno; salvo que suceda un milagro económico y la opinión pública relativice la importancia de los temas que se tramitan en tribunales.