18|1|2023

El macrismo festeja el clamor por CFK y se ceba con reeditar la grieta premium

18 de noviembre de 2022

18 de noviembre de 2022

El team halcón observa un choque de modelos inevitable. La centralidad de CFK, un espejo para Macri. Chicana del larretistmo, que agita encuestas.

LA PLATA (Corresponsalía Buenos Aires) La centralidad política de Cristina Fernández en el Frente de Todos (FdT) y el proceso de construcción de una eventual candidatura presidencial que se vio este jueves en el estadio Diego Maradona de La Plata entusiasma al ala dura del partido amarillo, que se ceba con una reedición de la grieta versión 2023, con un mano a mano entre la vicepresidenta y el expresidente Mauricio Macri.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Hacen un análisis simple: observan que, por oposición, el clamor en ascenso por CFK alimenta de manera automática la figura del ingeniero, exponente más acabado del antikirchnerismo. Por carácter transitivo -razonan-, adelgaza la versión moderada de cada tribu, Sergio Massa y Horacio Rodríguez Larreta.

 

Diversas fuentes de la oposición consultadas por Letra P coincidieron en que CFK dio múltiples mensajes: uno, hacia adentro de la interna frentetodista, con una crítica -aunque tenue- al presidente Alberto Fernández; dos, hacia sus posibles competidores electorales ubicados en el margen de la derecha, donde conviven Macri y la jefa del PRO, Patricia Bullrich. Las fuentes estiman que la novedad de incluir el tema de la inseguridad es parte de la disputa de un electorado que la votó, pero cayó en el desencanto.

 

El presidente del bloque amarillo en la Cámara de Diputados, Cristian Ritondo, y el intendente de Lanús, Néstor Grindetti, ambos lanzados a la carrera por la gobernación de Buenos Aires, salieron rápido a criticar el discurso de la vice y algunos de los dirigentes que empujan sus campañas reconocen a este medio que el virtual lanzamiento de Cristina los beneficia.

 

“Nos sirve estratégicamente; no lo vamos a negar. Pone a jugar a los verdaderos protagonistas y les saca las caretas a los que te quieren vender otra cosa, de un lado y del otro (…) se pone de manifiesto que, en realidad, sólo hay dos posturas”, sentenció un dirigente amarillo que pasó por la gestión pública. 

 

La definición encastra perfectamente con la arenga que mandó el propio Macri este jueves, horas antes de partir hacia Qatar, cuando dijo que solamente hay “dos modelos” en la discusión interna del partido que fundó para la definición de la candidatura mayor. ¿Bajó a María Eugenia Vidal? No. Nadie baja -al menos por ahora- a la exgobernadora de la pelea por la Casa Rosada. Ella le dijo a Letra P que “está trabajando para ser presidenta”. Parte de la estrategia, advierten algunos en el mundo amarillo. Con sus dichos, el ingeniero le apunta al jefe de gobierno porteño.

 

Con la bajada de línea que viene haciendo Macri desde su nueva oficina en Olivos y su rol de ordenador de Juntos por el Cambio (JxC), no son pocos quienes estiman que volverá el clásico Cristina vs. Macri. ¿Es posible? “Puede ser”, dicen los más entusiastas, aunque ponen en juego también el sello Bullrich, lo más “parecido” a Macri en el universo PRO.

 

A contramano de sus enemigos internos, el sector “moderado” o team paloma le bajó el precio al discurso de la expresidenta, al que escucharon “completamente desconectado de la realidad económica y social”.

 

Dirigentes con los que habló este medio opinaron que no hubo detrás de él un lanzamiento electoral. “Cristina tiene la centralidad permanente en el peronismo, marca su agenda y decide lo que le parece, pero eso no le alcanza para ganar, por lo que no vemos que sea candidata a presidenta; en cambio, Mauricio lo que está buscando es disputarle poder a Horacio, porque sabe que desde hace dos años es la persona que mejor mide en el país”, apuntó un referente del larretismo, de buenos vínculos con otros sectores.

 

El dirigente aprovechó además para lanzar una chicana interna: “Actos como estos, para hablarle a 60 mil personas de temas que no están en la agenda de la gente, son una completa desconexión de la realidad. Distinto es juntar 20 o 30 personas en Pinamar y que no lo escuche nadie”, dijo en alusión a la cumbre que respaldó a Ritondo en la ciudad balnearia.