19|1|2023

Milman-gate: con otro video, CFK insiste en apartar a la jueza Capuchetti

16 de noviembre de 2022

16 de noviembre de 2022

Luego de que la magistrada rechazara la recusación, la vice volvió a acusarla por no investigar a la mano derecha de Bullrich. Define la Cámara Federal. 

Luego del primer video que publicó Cristina Fernández de Kirchner contra la jueza María Eugenia Capuchetti, la encargada de investigar el intento de maginicidio que sufrió en la puerta de su casa, este miércoles la vicepresidenta volvió a la carga, al acusarla -otra vez- de no investigar los indicios que apuntan al diputado del PRO Gerardo Milman. “Es insostenible la continuidad” de la magistrada al frente de la pesquisa, sostuvo la titular del Senado.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Con cuatro minutos de duración publicados en la cuenta de Twitter de la expresidenta, su defensa relata una serie de hechos que ponen en duda la capacidad y la intención de la jueza de investigar los posibles vínculos de la pareja detenida por el ataque, compuesta por Fernando Sabag y Brenda Uliarte, con la dirigencia política del PRO, especialmente la presidenta del partido, Patricia Bullrich, y su mano derecha.  

 

El nuevo capítulo por intentar apartar a Capuchetti de la investigación retoma el accionar de Milman previo al ataque y suma el nombre de Hernán Carrol, un hombre al que en el video se define como “miembro de un grupo de extrema derecha a quien Sabag Montiel, de puño y letra, indicó como la persona que se haría cargo de su situación y de designar a sus abogados”. “Carroll habría viajado al exterior con el jefe de gabinete de la Dirección de Inteligencia del entonces secretario de Seguridad, Gerardo Milman”, relata una voz en off y agrega: “Cuando (Capuchetti) lo citó a declarar ya era tarde. El día anterior, Carrol había borrado todo el contenido de su celular”.

 

El nuevo material audiovisual vuelve a cuestionar el pedido de informe que realizó Milman un día antes del ataque para conocer los detalles de la custodia personal de la vicepresidenta y un proyecto de ley donde “sospechosamente” alertaba sobre la posibilidad de que se desarrolle un falso atentado contra Cristina Kirchner. “¿Para qué quería tener acceso a esa información tan sensible sobre la información de Cristina? Aún no lo sabemos porque Capuchetti nunca lo investigó”, sostiene el video.

 

La publicación también menciona una “pista fundamental sobre la planificación del atentado” y relata que durante el allanamiento al domicilio de Uliarte “se encontró una nota manuscrita sobre la regla Tueller”, es decir, “una doctrina de seguridad que calcula el tiempo que tiene una persona para sacar un arma y lograr dispararla sin que se la saquen”. La misma se enseña en Estados Unidos y fue traída, afirma el video, “como una novedad por Bullrich cuando Milman era su viceministro”. “¿A Capuchetti le parece normal que una persona como Uliarte tuviera en su casa una referencia a una técnica tan específica y sofisticada?”, se pregunta y agrega: “Al parecer sí y por eso la jueza nunca investigó quién escribió esa nota”.

 

La defensa de la vicepresidenta también relata que durante el gobierno de Cambiemos y antes de ser jueza, Capuchetti era una “asidua visitante de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI)”, que era comandada por Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, quienes actualmente están procesados por realizar espionaje ilegal sobre las oficinas de Cristina Kirchner en el Instituto Patria. Además, agrega que la hermana de la jueza trabajó en el área encargada de llevar a cabo las escuchas ilegales.

 

La nueva publicación también relaciona a Capuchetti con el Grupo Clarín, ya que relata que a los pocos días del atentado la jueza “habría recibido indicaciones respecto de cómo debía tratar mediáticamente el caso y las posibles líneas de investigación” por parte de un grupo de jueces, quienes le habrían gestionado una reunión privada con el editor en jefe del diario, Ricardo Roa. “¿Para qué eran necesarias esas instrucciones? ¿Alguien digita u opinar por detrás de las autoridades judiciales el curso de la causa?”, completa la nueva saga.