16|1|2023

En tándem con Massa y con el Presidente de gira, CFK mete un bonazo en el Congreso

16 de noviembre de 2022

16 de noviembre de 2022

Será de $30.000 para el personal legislativo. La vicepresidenta y el superministro agitan el debate por la recomposición salarial. Interna y puja distributiva.

A horas de reaparecer públicamente por segunda vez en menos de un mes -lo hará este jueves en el Estadio Único de La Plata- y con el presidente Alberto Fernández de gira por el exterior, Cristina Fernández de Kirchner realizó un movimiento doble para diferenciarse de la Casa Rosada en materia de políticas de recomposición del poder adquisitivo y, al mismo tiempo, dio una clara señal de sociedad con el ministro Sergio Massa, que deja más incómodo y en soledad al jefe de Estado. En su rol de presidenta del Senado, firmó junto a la titular de la Cámara de Diputados, la massista Cecilia Moreau, una resolución que otorgará un aumento, vía suma fija, de 30.000 pesos al personal del Congreso. Lo hizo un día después de haber dialogado de manera telefónica con el primer mandatario, quien sufrió una gastritis erosiva durante su estadía en Bali.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

La medida es una réplica de la implementada hace casi un año, cuando Cristina y Massa acordaron con la Asociación del Personal Legislativo (APL), la organización que conduce Norberto Di Próspero, un bono de 22.000 pesos que, al igual que en esta oportunidad, se negoció en el marco de una paritaria y quedó incorporado al salario del plantel legislativo, más allá de la categoría de cada agente.

 

La diferencia es que ahora el aumento, del que quedan excluidos los legisladores de ambas cámaras, se anuncia en medio de una feroz disputa interna en el Frente de Todos por cuál debe ser el mecanismo de mejora salarial. 

 

El Presidente se recuesta sobre la posición de los Gordos y los Independientes de la CGT, que reclaman que no se apliquen bonos ni aumentos de suma fija y que las mejoras salariales se atengan a la discusión paritaria que se resuelve entre los sindicatos y las cámaras sectoriales. 

 

En cambio, el sector ligado a la vicepresidenta, tanto en su expresión política como sindical, reclama un aumento de emergencia vía decreto presidencial para los sectores público y privado. El argumento de este ala del oficialismo es que, dado el nivel de inflación, es urgente un refuerzo de los ingresos que no deteriora la función de las paritarias, sino que es complementario y de aplicación inmediata. 

 

En su última aparición pública, la exmandataria se había referido a este tema: "Es necesaria una suma fija que vuelva a darle capacidad al salario de los trabajadores, que no va en detrimento de las paritarias", dijo cuando encabezó acto junto al sindicato de la UOM.