13|1|2023

10 de noviembre de 2022

10 de noviembre de 2022

El gobernador no se corre ni un centímetro: reelección a fuerza de gestión. Rosca on demand, respaldo irrestricto a CFK y seguimiento, de cerca, a la economía.

LA PLATA (Corresponsalía Buenos Aires) Los últimos movimientos que sacuden al Frente de Todos (FdT) -la sensación de lanzamiento que dejó el discurso de Cristina Fernández y el fogoneo a su presentación del 17N prevista en La Plata, el pedido de Máximo Kirchner al presidente Alberto Fernández para que abandone las “aventuras personales” y se baje de la reelección y la respuesta de la Casa Rosada- no alteran el ritmo ni el norte de Axel Kicillof, que se mantiene en su universo: el gobernador de Buenos Aires sigue enfocado en su reelección, con una candidatura que siente cada vez más firme pese al fuego amigo y que pretende consolidar a fuerza de gestión.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Mientras un sector amplio del peronismo agita la candidatura presidencial de la vicepresidenta, Kicillof esquiva las declaraciones públicas en ese sentido y, pese a que se lo vio prendido al hit #CristinaPresidenta, evita decir lo que -por caso- ya dijo anticipadamente su jefe de asesores y hombre de confianza, Carlos Bianco. La acompañaremos adonde ella decida ir, reiteran en La Plata, pero se excusan: “Lo que se resuelva (en torno a su eventual candidatura), nos queda muy lejos a nosotros”, remarca a Letra P un funcionario cercano al mandatario.

 

¿La postulación o no de CFK afecta su objetivo de representarla en la provincia en 2023? A su entender, no. “Nosotros no nos movemos ni un centímetro, queremos estar cuatro años más en la provincia para hacer las reformas estructurales que se necesitan y para lograrlo estamos convencidos de que lo mejor es trabajar en resolverle los problemas a la gente”, responde una fuente de diálogo cotidiano con el mandatario. El único plan es la reelección, dice e incluso desafía a quien quiera a competir en interna si hubiere Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO).

 

En el edificio central de calle 6 no tienen dudas: Kicillof cuenta con el aval de la vicepresidenta para la competencia por la reelección, más allá de las aspiraciones de otros dirigentes que pretenden “sacarlo para arriba”, a una candidatura presidencial, para calzarse el traje de la candidatura a la gobernación. Hoy, la postulación del gobernador en Buenos Aires parece cosa juzgada en la cumbre del poder kirchnerista.

 

El gobernador entiende que es necesaria la rosca preelectoral y va a continuar manteniendo reuniones en ese sentido, especialmente con el líder de La Cámpora e intendentes -con quienes pretender bajar la tensión-, pero no es algo que le agrade. “Axel ve que los temas de la gente pasan por otro carril, por eso se siente incómodo; él quiere estar enfocado en la gestión y eso es gran parte de lo que le cuestionan los intendentes”, dicen en La Plata. Hay quienes entienden que hoy más que nunca hay un divorcio de la dirigencia política con la gente y eso es lo que hay que cambiar.

 

Mientras se ocupa de la gestión, el gobernador cultiva la relación con el ministro de Economía, Sergio Massa, con quien habla “prácticamente todos los días” y con quien tiene reuniones periódicas.

 

En sintonía con el respaldo expresado públicamente por CFK, Kicillof considera que Massa y su equipo están haciendo “un esfuerzo enorme” por acomodar la economía, aunque algunas de las medidas que está tomando no son de su agrado; “necesarias en el contexto”, arguyen. Espera que el ministro comience una segunda etapa, en la que empiece a cumplir con el contrato electoral de 2019 y las mejoras lleguen a los bolsillos de la gente.

 

Aunque en La Plata prevén una disminución del ritmo de anuncios y recorridas mientras dure el Mundial de Catar, la gestión seguirá su rumbo. En tanto, ya trabaja en la planificación del próximo verano, cuando, como en temporadas anteriores, concentrará gran parte de su actividad en los principales centros turísticos bonaerenses.