22|1|2023

Muchas coincidencias, elogios por Ganancias a los jueces y el industrial impuntual

29 de octubre de 2022

29 de octubre de 2022

La jornada de la Unión Industrial de Entre Ríos acercó posturas entre Bahillo y Funes de Rioja, una caricia al diputado Casaretto y críticas al Gobierno.

PARANÁ (Corresponsalía Entre Ríos) Este viernes, la Unión Industrial de Entre Ríos (UIER) realizó en esta ciudad la XVIII Jornada de la Industria, bajo el lema “Liderar para transformar”, con el que el presidente de la entidad, Gabriel Bourdin, realizó planteos ante alrededor de 480 empresarios y autoridades políticas y sectoriales entre los que se encontraban el presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Daniel Funes de Rioja, el gobernador Gustavo Bordet, la vicegobernadora Laura Stratta, la viceintendenta de la capital provincial, Andrea Zoff, y el secretario de Agricultura de la Nación, Juan José Bahillo, que jugó de local. “Yo no vuelvo a Entre Ríos porque nunca me fui”, le dijo a Letra P en la previa de la apertura donde en su discurso marcó coincidencias con la conducción empresaria.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Los paneles se compensaron con expositores invitados más críticos con el Gobierno y empresarios componedores, aunque marcando diferencias y necesidades. Entre los primeros, se cuentan al consultor Jorge Giacobbe, que recibía aplausos y merecía risas de la audiencia ante cada cítrica a lo que considera el kirchnerismo; el exdecano del IAE Business School, Marcelo Paladino, en el mismo tono que Giacobbe aunque menos taquillero; y el economista de la Fundación Capital Martín Redrado, que morigeró los cuestionamientos en favor de planteos que considera superadores de la grieta política.

 

Espera por el jefe

El inicio del evento estaba previsto para las 10 de la mañana. Sin embargo, todo se demoró más de una hora porque Funes de Rioja no llegó a tiempo. Lo esperaba, en el ingreso del Centro de Convenciones (CPC) donde se realizó la jornada, el gobernador Bordet, lo que hizo impacientar a las autoridades locales de los industriales. “Viene en un avión privado de Techint y todavía llega tarde”, se quejó un miembro del directorio cuando le consultaron había perdido un vuelo.

 

Pequeña ovación

Al diputado Marcelo Casaretto (Frente de Todos) no le fue bien en los últimos días con dos propuestas arriesgadas: que la AFA suspenda los descensos en la primera división del fútbol argentino para que el club entrerriano Patronato conserve la categoría aunque no le alcancen los puntos, y que el Poder Judicial pague el impuesto a las Ganancias como el resto de los mortales. Fracasó en ambos lances. Sin embargo, por esta segunda iniciativa recibió algunos elogios en el lobby de la jornada de UIER. “Te felicito, que paguen esos hache de pe", le dijo uno mientras le palmeaba la espalda al legislador que fue noticia por mirar un partido de Echagüe, su club de básquet, durante la sesión.

 

“Estamos coincidiendo mucho”

El Secretario de Agricultura Bahillo, lugarteniente de Sergio Massa, hizo uso de la localía y del buen vínculo con el sector que cultivó durante su gestión. “Coincido con Daniel Funes de Rioja en que para Argentina se presentan escenarios favorables”, dijo el entrerriano y explicó: “Minería, energía, economía del conocimiento y productos alimenticios van a ser los que van a traccionar el crecimiento y la demanda a nivel mundial”, en su segundo elogio al jefe de la UIA. “Estamos coincidiendo mucho”, reconoció el mismo Bahillo en una tercera mención al industrial, luego de marcar que muchas de las demandas sectoriales le sirven como insumo para fijar políticas públicas.

 

Alfonsín, Menem y Kirchner

El gobernador Bordet sumó su voz a los desencantados por la falta de consensos, que cree necesarios para que el país supere la evidente crisis actual, que entiende es económica pero también de las instituciones. En ese contexto, valoró tres momentos de la historia reciente del país en donde, sostuvo, fueron posibles dichos consensos. El primero en 1985 con el Plan Primavera de Raúl Alfonsín. Después, el Plan de convertibilidad de Carlos Menem y Domingo Cavallo. Y, por último, mencionó la salida de la crisis de 2001 con Néstor Kirchner. “El presidente Kirchner convocó a todas las fuerzas políticas, se recordará la transversalidad. Hubo gobernadores radicales que acompañaron las medidas. Se dio la estabilidad que el país necesitaba”, dijo sobre el último episodio destacado.

 

Un dardo a CFK

Bordet tuvo una etapa, al comienzo de su primera administración, en 2015, donde decretó el fin del kirchnerismo. Más adelante en el tiempo, se plegó a la ola cristinista que convocó a todo el peronismo para formar el Frente de Todos. Hoy, sobre el final de su segundo mandato, opinó que el país "viene teniendo desde hace 10 años medidas de cepo cambiario, índices de inflación altos, muy altos, distorsiones que ninguna economía puede tolerar. Esto lo reconocemos todos. No verlo sería tapar el sol con la mano”. Así, involucró de nuevo como parte del comienzo de los problemas económicos al último tramo de la gestión de Cristina Fernández.