TRAS LOS REPLANTEOS

Las universidades respiran con la llegada de las partidas presupuestarias

Con las primeras transferencias a las casas de altos estudios, Perczyk logra sostener el apoyo de un sector clave para su proyección como ministro.

El ministro de Educación, Jaime Perczyk, tiene buenas noticias para las universidades: después de haber pedido modificaciones al presupuesto diseñado por su antecesor Nicolás Trotta y haber logrado esos cambios en el Congreso, aunque el Presupuesto no llegó a aprobarse, se concretaron las transferencias de enero para las casas de altos estudios de todo el país y anualizadas representan un aumento respecto a las del 2021.

 

 

El ámbito universitario no es uno más para el titular del ministerio de Educación ya antes de conducir la cartera estuvo al frente de la secretaría de Políticas Universitarias y los rectores y rectoras del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) fueron un apoyo central para su proyección. Además, el rector en uso de licencia de la Universidad Nacional de Hurlingham es impulsor y armador del Frente de Todos Universitario, un espacio que concentra a estudiantes, trabajadores, trabajadoras y autoridades de educación superior de todo el país.

 

El año pasado cuando asumió el cargo después de la salida de Trotta la presencialidad fue una preocupación en su agenda pero el presupuesto diseñado para esa cartera y enviado al Ministerio de Economía también. Específicamente el área que conducía, la secretaría de Políticas Universitarias, no contaba con un presupuesto que hiciera posible la gestión de 2022.

 

La cifra que había pedido el CIN en su plenario en la Universidad Nacional del Litoral (UNL), previa al presupuesto armado por el exrector de la UMET, era de 408 mil millones de pesos. Lejos de ese monto, los números proyectados inicialmente fueron de 374.077 millones de pesos. Los rectores y rectoras le hicieron saber a Perczyk que con esa cifra no podían solventar sueldos y gastos en 2022.

 

Todavía como secretario de Políticas Universitarias, el titular de la cartera educativa había estado en esa reunión de rectores realizada en la UNL, conducida por el radical y vicepresidente del CIN Enrique Mammarella, y tenía muy claro que el monto total solicitado ascendía a $ 407.917.707.522 y contemplaba el incremento de la pauta salarial e inflacionaria previstas. 

 

En noviembre, a dos meses de haber asumido, salió a plantear su disconformidad: “El presupuesto, enviado por el Ejecutivo al Congreso el 15 de septiembre, tiene errores que se encuentran en la sección correspondiente a Educación. Hay fallas en la planilla de las universidades, en el programa de mejora de la calidad del sistema universitario, en el gasto para la educación técnico-profesional y la evaluación educativa, entre otros”.

 

Perczyk hizo públicas sus diferencias con lo realizado por Trotta y buscó la corrección del presupuesto, dejando en claro también que las diferencias no eran con lo elaborado por el equipo de Guzmán para Educación sino con quien lo antecedía en el cargo. Ese trabajo fue para enmendar el monto destinado a las universidades y modificar lo destinado a becas, el fondo de incentivo docente y los programas de calidad educativa. El objetivo fue incrementar la partida y que el aumento supere el índice de inflación anual, en línea con el objetivo del Gobierno respecto de los salarios del gremio docente.

 

A esas declaraciones se sumaron reuniones con su par de Economía Martín Guzmán y la modificación de las planillas que tuvieron dictamen en la comisión de presupuesto en Diputados. El proyecto naufragó en el recinto y si bien las universidades respiraban con los cambios pedidos, no había certezas acerca del dinero con el que contarían para 2022 hasta que esta semana, reunión con el titular del CIN Rodolfo Tecchi mediante, se confirmó que las partidas de enero cumplen con las proyecciones de las autoridades.

 

“Cuando uno anualiza lo enviado por el ministerio nacional a cada universidad el promedio para todo el sistema es un 60% de actualización respecto del año anterior, obviamente unos puntos por encima de la inflación, así que hay una expansión de la inversión en educación superior”, sostiene Tecchi, también rector de la Universidad Nacional de Jujuy.  

 

En una entrevista reciente con Letra P, el ministro reconocía que los "errores" del presupuesto y aseguraba que "se solucionaron hablando sobre las partidas con el ministro (Martín) Guzmán, con correcciones que se hicieron antes de que comience el tratamiento en la Cámara", al mismo tiempo que "el sistema universitario estuvo de acuerdo con las modificaciones".  

 

De esta manera, Perczyk logra llevar tranquilidad a las universidades, pero también cuidar a un sector con el que construyó alianzas y fortaleció su capital político para llegar al cargo que ocupa desde el 20 de septiembre de 2021.

 

Gisela Scaglia y Federico Angelini junto a Mauricio Macri en la campaña de 2021
Javier Milei y el petróleo en la Antártida: los riesgos de un menemismo tardío

También te puede interesar