06|5|2022

El verano de Larreta: perfil bajo, gambeta al covid y vacaciones stand by

16 de enero de 2022

16 de enero de 2022

El alcalde suspendió viajes a la costa y a la Patagonia. Desde el último pico de contagios se refugió en la gestión, lejos de la caravana de JxC.

Horacio Rodríguez Larreta tenía algunos planes de viaje para esta temporada estival, pero quedaron entrampados entre el abrupto incremento de contagios de covid, que se consolidó durante las fiestas de fin de año, y la inédita ola de calor que azotó a todo el país. En medio de las internas de Juntos por el Cambio (JxC), el alcalde porteño volvió a refugiarse en la gestión. Así fue el arranque de un verano corto que concluirá el 21 de febrero, cuando comiencen las clases en la Ciudad de Buenos Aires.

 

La demanda de atención a fin de año ante la cantidad de contagios y contactos estrechos desbordó la capacidad de testeo. Llegó a casos de violencia contra profesionales de la salud. El más resonante sucedió antes de Navidad en la Unidad Febril de Urgencia (UFU) del Hospital Santojanni y derivó en un paro del personal médico. Esa situación desnudó que los esquemas que habían previsto para el cierre del año no alcanzaban debido a la exponencial cantidad de casos. Con ese antecedente, cerca del jefe comunal contaron que en la agenda del jefe de Gobierno sólo quedó en pie la visita a Jujuy en febrero que le prometió al gobernador y titular de la UCR, Gerardo Morales.

 

El viernes tenía previsto viajar a Pinamar, para encontrarse con buena parte de los dirigentes de JxC que están de gira por la costa, en tono de campaña y autocelebración tras las legislativas. Sin embargo, el alcalde prefirió quedarse y mantener la agenda que comparte con las máximas autoridades provinciales: seguir de cerca la situación sanitaria. Todas las tardes recibe el reporte de casos y se reúne tres veces a la semana con todo el equipo que lidera el ministro Fernán Quirós.

 

“Ahora dicen que buscamos diferenciarnos del Gobierno, y la verdad es que todos estamos enfrascados en la pandemia desde diciembre. Estamos todos trabajando en este tema y por eso nadie se tomó vacaciones”, explicaron a Letra P en el despacho del alcalde. Lo hacen para tomar distancia de cualquier acto reflejo vinculado a la discusión interna en el oficialismo por las vacaciones en el exterior algún miembro del Gabinete. En rigor, los funcionarios y las funcionarias tienen chances de viajar, pero cerca y en contacto permanente. Es el caso de la ministra de Desarrollo Humano, María Migliore, quien pasa unos días de descanso en la Patagonia. En su equipo explicaron que sigue en contacto en forma remota y no aportaron más detalles que el despliegue de emergencia para personas en situación de calle ante las altas temperaturas. 

 

El año pasado Rodríguez Larreta viajó a Cariló junto a sus hijas. También frecuentaba Villa La Angostura, un lugar elegido por el expresidente Mauricio Macri. Este año iba a repetir la visita pero, por ahora, quedó en stand by.

 

Lo mismo sucedió en Pinamar, donde todavía lo esperaban, mientras sigue la caravana proselitista en el distrito que gobierna el PRO a través de Martín Yeza. Por ahí pasó el titular del bloque macrista en Diputados, Cristian Ritondo, que inauguró un local partidario en Villa Gesell, bien lejos de Buenos Aires, donde la comisión bicameral de Inteligencia avanza con la investigación sobre el Gestapo-gate. El caso salpica a la exgobernadora María Eugenia Vidal y también a su exministro, que está a un paso de asumir la jefatura del Interbloque de JxC en la Cámara baja. Al menos por ahora, ninguno de los veraneantes pudo sacarse la foto de temporada con Rodríguez Larreta, como sucedió el año pasado, cuando se juntó con Yeza y Ritondo. En la Costa no pierden las esperanzas.