29|9|2021

Larreta, gurú motivacional de la grieta: ellos o nosotros

09 de septiembre de 2021

09 de septiembre de 2021

Con gestualidad evangélica en tarima 360°, el exfundamentalista del diálogo descargó un discurso duro de confrontación y redujo a dos las opciones del domingo.

"El domingo tenemos que elegir entre dos modelos de país muy distintos". La frase parece extraída de un acto kirchnerista modelo 2015, pero salió de la boca del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, quien este jueves se erigió, discurso de confrontación y ensayo de histrionismo evangélico mediante, como un gurú motivacional de la grieta en La Plata, en el marco del cierre de campaña bonaerense de la boleta de Juntos que encabeza su pollo en la provincia, Diego Santilli.

 

 

"Horacio presidente", bramó la tribuna en el Club Atenas de la capital provincial cuando el alcalde subió al escenario circular con el que la coalición opositora retomó la estética 360° de Cambiemos, que ya había mostrado horas antes en la Rural durante el cierre porteño María Eugenia Vidal, la otra apuesta de Larreta con la mira puesta en 2023. Justamente fueron la exgobernadora y el expresidente Mauricio Macri las únicas ausencias en el acto platense, en el que la plana mayor de la alianza dijo presente para acompañar a Santilli, primer precandidato a Diputados.

 

En ese marco, Larreta agradeció a los intendentes ("nuestra columna vertebral en la provincia"), arengó a la militancia y dijo que el domingo "el país se juega mucho", en lo que fue la introducción de su prédica en modo "ellos y nosotros".

 

"La boleta de ellos representa escuelas cerradas, la falta de laburo", dijo Larreta. "Prohíben las exportaciones, estamos todos locos", remarcó en alusión a "un Gobierno que nos miente". 

 

"Del otro lado está la boleta del Colo, que representa la prioridad que le damos a la educación, que representa trabajo, laburo", contrapuso el alcalde para trazar la definición central de su discurso de cara a las primarias del domingo: "Hay que elegir entre una y otra boleta. Esa es la decisión".

 

En su comparación con el gobierno de Alberto Fernández, el líder opositor buscó poner en valor la gestión de gobierno que distintas figuras de Juntos por el Cambio desarrollan en los municipios. "Nosotros no es que lo decimos. Nosotros donde gobernamos, lo hacemos", apuntó, para luego hacer un repaso rápido de lisonjas a los intendentes presentes y poner en alto lo que consideró uno de sus highlights en la Ciudad. "El Presidente nos quiso cerrar las escuelas y le dijimos que no. Nos plantamos. Tenemos a todos los chicos en las escuelas desde febrero", guapeó. 

 

Mientras la militancia se volvía hinchada futbolera y cantaba que "el domingo cueste lo que cueste, el domingo tenemos que ganar", Larreta se subió al coro y luego proyectó su propio plan. "Tenemos que poner todo para volver. Tenemos que volver a llevar nuestra energía de cambio y transformación a todo el país", lanzó, para completar luego: "Y también a la provincia". 

 

"Los votos de la gente están. Tenemos que fiscalizar para cuidarlos", convocó a la militancia para bajarle la espuma al optimismo con un baño de realidad. Después, disparó su consigna final. "Este domingo nos jugamos mucho como país. Es una responsabilidad que tenemos: de volver, de ganarles", azuzó Larreta, antes de presentar a Santilli para que diera su discurso y cerrara la campaña. La hinchada y la platea improvisada estallaron en aplausos. El fundamentalista de la moderación, que hace seis meses renegaba de la grieta como un negocio que no dejaba nada bueno para la gente, se bajó de la tarima después de partir las aguas con el traje de campaña calzado como nunca, como un candidato más. No estará en ninguna boleta este domingo, pero pondrá en juego mucho más que la mayoría cuando se abran las urnas.