29|11|2021

Portazos y denuncias en la previa caliente de las elecciones de la Conadu

29 de septiembre de 2021

29 de septiembre de 2021

El congreso del gremio docente mayoritario del nivel superior terminó con la salida de un sector disidente. Estatuto en debate y el fantasma de viejas rupturas.

La Conadu (Federación Nacional de Docentes Universitarios) congrega casi la mitad de los trabajadores y las trabajadoras del nivel superior, lo que la convierte en el espacio gremial con mayor nivel de representatividad en las casas de altos estudios de todo el país. El proceso electoral para definir nuevas autoridades comenzó con un Congreso Extraordinario accidentado, en el que quedaron expuestas diferencias internas, escenificadas con portazos y denuncias.

 

Conducida por Carlos De Feo, dirigente del gremio docente de la Universidad de La Plata, la Federación enfrenta en estos días el desplante de un conjunto de representantes de sindicatos que tras retirarse del congreso dieron a conocer un comunicado cuestionando el proceso electoral que recién comienza. Entre ellos, hay integrantes de las listas del Frente de Todos (FdT) como el diputado nacional por Córdoba Pablo Carro, que busca renovar su banca, y Pedro Sanllorenti, candidato a concejal de Mar del Plata.

 

La Conadu contiene a 32 sindicatos y en el Congreso que se realizó días atrás en la Casa de la Militancia de HIJOS en la Ex-ESMA se retiró la mitad, según manifiesta el sector rebelde. La mesa nacional minimiza la situación y dice que se trató de una decena. El origen del conflicto fue la situación de tres congresales titulares electos en los sindicatos de la Universidad Nacional de San Juan (Sidunsj), la Universidad Nacional de Avellaneda (Aduna) y la Universidad Nacional Arturo Jauretche (Adeiunaj), quienes no estaban en las nóminas presentadas desde sus Secretarías Generales. Ante esta exclusión, llegó el portazo.

 

Los 103 congresales se reunieron para votar a la Junta Electoral que ordenará y supervisará el proceso para la renovación de autoridades, ya que los mandatos estaban vencidos desde octubre del año pasado y se fueron prorrogando hasta agosto último, cuando el Ministerio de Trabajo autorizó el llamado a elecciones a partir del 1º de septiembre.

 

En la apertura hubo presencias fuertes: el flamante ministro de Educación, Jaime Perczyk; el secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla; y el diputado nacional y secretario general de la CTA, Hugo Yasky. El primero sabe que la negociación de la paritaria universitaria fue compleja y la Conadu es clave: no es la única que firma, pero tiene capacidad de incidir para sellar o no los acuerdos con su 40% de representación gremial. Ordenada con la CTA, la Federación contó con Yasky para demostrar que concentra la afiliación universitaria. En la CGT, se ordenan la Federación de Docentes de las Universidades (FEDUN) FATUN (Federación Argentina del Trabajador de las Universidades Nacionales), que nuclea a los no docentes. 

 

“Conadu necesita una nueva conducción que tenga en cuenta a todas sus asociaciones de base y su autonomía, que respete los mandatos democráticos y practique una democracia sindical intensa, que haga efectiva la paridad de género y haga valer las decisiones que entre todos y todas tomamos”, dicen en un comunicado los integrantes de la Corriente 16 de abril, donde se referencian los universitarios que se retiraron el viernes del congreso.

 

La respuesta de las autoridades de la Conadu no se hizo esperar. “Si las y los congresales que se retiraron se hubieran quedado, y suponiendo que fueran capaces de formular una propuesta común para disputar la conformación de la Junta Electoral, habrían podido contar con su legítima representación en ella (1 de 3 integrantes). La democracia exige, cuando se es minoría, asumir ese rol con responsabilidad. Pero es evidente que la intención de quienes se retiraron del Congreso era impedir que la votación tuviera lugar, y centrar su accionar en el ataque a la Federación”, escribieron en su comunicado.

 

Al margen de los cruces, representantes de 20 asociaciones de base legitimaron mediante el voto secreto la única propuesta de conformación de la Junta Electoral que se presentó. El resultado fue de 57 votos afirmativos y una abstención. La Junta pondrá fecha para las elecciones de la conducción, que se estiman para fines de noviembre o principios de diciembre.

 

Referentes de la Corriente 16 de abril, definida como “compañeres militantes de los sindicatos de base de CONADU de las universidades públicas de todo el país, comprometides con el proyecto nacional y popular”, son quienes difundieron el documento que cuestiona el Congreso Extraordinario y piden "abrir canales de diálogo político para profundizar sus grados de democracia", pero no piensan en migrar. La Conadu sufrió una ruptura en 1998, cuando un grupo se apartó y en el año 2000 conformó la Conadu Histórica. En 2005, otro sector formó la FEDUN. La primera está conducida por Luis Tiscornia, dirigente del Partido del Trabajo y del Pueblo (PTP) de Neuquén, mientras que la segunda tiene a Daniel Ricci, candidato a legislador porteño por el FdT, como secretario general.

 

Sin amenazas de romper, la discusión interna promete seguir de manera intensa. El sector disidente cuestiona el estatuto con el que la Federación convocó al Congreso y hablan de uno nuevo acordado hace dos años, que establece nuevos criterios para los congresales, determina la paridad en las listas y crea nuevas secretarias, entre ellas la de Género.

 

En relación al nuevo estatuto, el oficialismo de la Conadu explica que no fue homologado aún por la cartera laboral, por lo que decidieron no iniciar un proceso electoral que podía ser objetado por las autoridades que deben controlar esa instancia, y de hecho se presentaron en el congreso para supervisar las condiciones de la jornada. 

 

Con respecto a la paridad, la conducción de la Conadu afirma que la propuesta le pertenece y ya se implementa en las listas. Sobre la secretaría de Género, aseguran que funcionará un departamento provisorio mientras se formaliza el nuevo estatuto.