12|10|2021

JxC, con arenga y pose de unidad en el doble filo de la crisis peronista

21 de septiembre de 2021

21 de septiembre de 2021

Bullrich y Cornejo pivotearon la movida. Cuidar el voto para ganar el 14-N, el lema. Larreta pidió "mantener esta actitud para 2023". Macri, bajo perfil.

La mesa nacional de Juntos por el Cambio (JxC) edificó una muestra de unidad tras la victoria en las PASO con un encuentro en el que reunió a las cabezas de las listas de los 24 distritos del país para exhibir cohesión frente a la crisis que atraviesa el Gobierno y en el que las principales figuras de la coalición llamaron a trabajar para ganar las elecciones de noviembre y a evitar que el Gobierno revierta los resultados de las primarias.

 

La puesta en escena fue impulsada por la titular del PRO, Patricia Bullrich, y su par de la UCR, Alfredo Cornejo, desde la noche misma del escrutinio provisorio y arrancó en el cuarto piso de un hotel del barrio porteño de San Telmo a las 15 de este martes con puntualidad casi prusiana. A diferencia de las reuniones de la alianza opositora del último año y medio, esta vez todos y todas estaban exultantes. Sin embargo, la reunión tuvo un funcionamiento más orientado a construir la foto de familia para mostrarse como la contracara del oficialismo que a la liturgia del plenario que habían planeado Bullrich y Cornejo. La idea era exhibir la unidad tanto con quienes ganaron como quienes perdieron en las internas. Por eso, se congregaron las duplas de las boletas ganadoras en todo el país en las primarias del último 12 de septiembre, pero también a los binomios de las listas que fueron vencidas en las internas de la coalición opositora que se disputaron en 17 de los 24 distritos del país,

 

Entre estos últimos estaba Facundo Manes, que en el momento de los discursos dialogó con su excompetidor en la contienda bonaerense, Diego Santilli.

 

Un dato que no pasó inadvertido fue la decisión del exministro de la Alianza y candidato por Republicanos Unidos Ricardo López Murphy de participar del plenario, pero entre las mesas de asistentes y no en uno de los sillones reservados para quienes integran la mesa nacional.

 

En la mesa principal estuvieron todos los pelajes de la coalición. Encabezaron Bullrich y Cornejo, que flanquearon al expresidente Mauricio Macri. Junto a ellos estaba el alcalde porteño Horario Rodríguez Larreta, el titular de la Coalición Cívica, Maximiliano Ferraro; el titular del interbloque de Diputados, Mario Negri, y el senador Martín Lousteau. No alcanzo a llegar el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, pero si llegó su par de corrientes, Gustavo Valdés.

 

"Tuvimos un éxito importante, el acompañamiento de buena parte del pueblo argentino el 12 de septiembre. Estamos convocando a todos los argentinos a acompañarnos el 14 de noviembre en esta lucha por la libertad, la igualdad de oportunidades y por el mérito como camino", sostuvo el titular de la UCR en la rueda de prensa que precedió a las exposiciones de los y las referentes de todo el país, que se planificaron a puertas cerradas pero a las que finalmente tuvo acceso el periodismo.

 

Cornejo calificó al presidente Alberto Fernández y a la vicepresidenta Cristina Kirchner como "dos irresponsables" por la crisis política que se generó en el Gobierno en los últimos días. "Se unieron a solo efecto de conquistar el poder pero sin un programa mínimo de coincidencias básicas", dijo y opinó que el Frente de Todos "tiene diferencias estructurales, no en matices, como ocurre en Juntos por el Cambio, lo cual es beneficioso".

 

Por su parte, la titular del PRO dijo que "el Gobierno perdió y fue su peor elección desde 1983", mientras que renovó su apuesta por disputar el cuórum en el Senado que ostenta el oficialismo como un eje de la campaña de cara a noviembre. "Vamos a ir apoyar a nuestros senadores en esas ocho provincias en las que ganamos", planteó, al tiempo que señaló que va a cuidar los votos "para que no nos den vuelta las elecciones". La frase tuvo su réplica en el documento que debatía la coalición. "Desde Juntos por el Cambio somos conscientes que los votos son de los argentinos y asumimos el compromiso de defenderlos uno por uno", señala el texto.

 

En el momento de la foto, hubo quienes no ocultaron su incomodidad, porque nadie se preocupó por buscarles ubicación. "A ver quién organiza esto", se lamentó un aspirante a diputado, mientras las principales figuras de la dirigencia de la mesa nacional ya habían sacado las primeras imágenes. Luego de la foto de unidad, la mesa se fue desgranando hasta quedar reducida a la mitad de sus integrantes, con Bullrich y Cornejo al mando, pero con un Rodríguez Larreta omnipresente.

 

"Es la primera vez que la oposición no se divide desde 1983. Tenemos que estar orgullosos porque las PASO se manejaron con mucha responsabilidad, por eso estamos acá gente de las distintas listas. Hay que disfrutarlo genuinamente, sabiendo que queremos disputar los espacios de poder de este país", sostuvo el alcalde porteño.

 

Rodríguez Larreta abogó por la diversidad y la convivencia en la coalición delante del resto de los y las asistentes, calzado en el traje de candidato presidencial. "En cada Legislatura provincial no podemos tener bloques separados. Tenemos que seguir ampliándonos. Lo veo acá a López Murphy, es un orgullo que sea parte de nuestro espacio. Hay qué mantener esa actitud de cara a 2023. El día que pensemos todos igual, no ganamos una elección nunca más. No subestimemos al adversario. Hay que hacer una gran campaña para fortalecer la fiscalización", arengó.

 

A su turno, López Murphy reivindicó la victoria de JxC en las PASO como la "vacuna del 12 septiembre" y confió en reforzarla el 14 de noviembre "para terminar esta pesadilla", en alusión al gobierno nacional. El correntino Valdés buscó poner un toque federal. "Saludo que hayamos ganado en el AMBA, pero me alegra que en muchas provincias argentinas quieren vivir en paz y armonía. No salgan a buscar fiscales sino gente común. Así vamos a ganar las próximas elecciones con la esperanza de que lleguemos al 50 por ciento", dijo.

 

En medio de los discursos, el mendocino Julio Cobos, primer candidato a Diputados en su provincia, llegó poco después de las 16 y no se pronunció. Se mantuvo en silencio, mientras su coterráneo Cornejo oficiaba de moderador del evento.

 

Macri solo estuvo en el arranque del encuentro, con un custodio de la Policía Federal que no le perdió pisada en ningún momento, y no se alejó del expresidente más allá de unos cinco metros. Entreverado entre la centena de asistentes, no quiso hablar con la prensa. Cuando comenzaron las deliberaciones, se fue.