07|10|2021

PRO silencio: Santilli esquiva el barro de Todos y busca hueco en la agenda

16 de septiembre de 2021

16 de septiembre de 2021

El larretismo bonaerense, con prudencia por temor al daño colateral. Lamento por la salida del triunfo opositor de la centralidad mediática.

Los principales dirigentes bonaerenses de Propuesta Republicana (PRO) siguen con atención la crisis desatada en el gobierno nacional, pero, al igual que sus pares de la Ciudad de Buenos Aires, decidieron mantenerse al margen de las noticias e irradiar en los referentes políticos que le responden un mensaje de “cautela y prudencia”. A dos meses de las elecciones generales y con un resultado favorable en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), hay quienes temen que sumarse de manera orgánica a atacar al oficialismo puede ser contraproducente. ¿La contra? Producto del intenso ruido interno en la administración de Alberto Fernández analizan que perdieron protagonismo en las calles y visibilidad en los medios de comunicación. La crisis en el FdT se comió la agenda.

 

Tanto Diego Santilli, primer candidato a diputado de Juntos, como buena parte de los jefes comunales que acompañaron su candidatura, e incluso una parte de los pocos hombres y mujeres que siguen a Patricia Bullrich en la provincia, decidieron mantenerse en silencio. Coinciden en que “el quilombo es del gobierno” y que es el Presidente y sus ministros quienes deben resolver la crisis política, en la que ellos prefieren mantenerse concentrados en la agenda electoral que los llevó al triunfo el último domingo.  

 

“No tenemos nada que hacer con ese tema, sólo mantener la cordura y la prudencia”, sintetizó a este medio una fuente que trabaja en la agenda diaria del ex vicejefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Además, agregó que están concentrados en las recorridas por el interior de la provincia de Buenos Aires y los distritos en los que logró imponerse al radicalismo, como San Nicolás y Olavarría. Otro dirigente que trabajó desde el inicio en la campaña se alineó con esta misma postura, aunque lamentó la pérdida de centralidad de la figura de Santilli. “Este escándalo nos perjudica en un sentido: deberíamos estar recorriendo con más presencia los barrios y mostrando que ganamos ampliamente la interna y al peronismo, pero hoy lamentablemente todo está centrado en el desmanejo del gobierno”, dijo.

 

Los intendentes y los legisladores y las legisladoras que les responden también mantienen un silencio similar. De hecho, dirigentes cercanos a Jorge Macri aseguraron que deben trabajar con cautela y “acompañar este proceso de crisis para salir lo más rápido posible de esto”. “Es grave lo que está pasando”, repiten y temen que la crisis política se pueda transformar en institucional. “Más allá de la interna entre Alberto y La Cámpora, y lo que podamos pensar del cristinismo, son ellos los que tienen los votos y militan en los barrios. Si esa relación se rompe puede terminar todo muy mal, no porque creamos que La Cámpora puede hacer algo, sino porque son los que sostienen electoralmente a Alberto”, leen.

 

Si bien la titular del PRO dijo en declaraciones televisivas que “en el peronismo se están queriendo comer entre ellos” y que “lo primero que deberían preguntarse es qué les pasa con la sociedad que han perdido ese piso histórico”, los dirigentes bonaerenses que reportan a su armado estiman que hay que mantenerse al margen del tema. “El gobierno se ha generado una crisis irresponsablemente, llevando más angustia a la gente que le mandó un mensaje clarísimo el domingo, que hasta ahora no han escuchado. Como oposición pedimos y exigimos responsabilidad institucional y madurez cívica. Siempre estamos dispuesto al diálogo si esto es sincero, pero hoy la crisis sale de adentro del kichnerismo alejados totalmente de los problemas reales de la población y deben ser ellos quienes pongan fin a esta locura que desataron”, remarcan en el ala dura.