25|1|2023

Solo, relajado y con facturas: el voto de Macri en el despoder

12 de septiembre de 2021

12 de septiembre de 2021

Sin selfies, lejos de saludos y repudios, el expresidente sufragó en Palermo casi al mismo tiempo que Fernández. Se definió como un buen militante. 

Con unos pocos colaboradores y pasadas las 9.30, Mauricio Macri llegó a la escuela Wenceslao Posse, en el barrio de Palermo de la capital, para votar en sus primeras elecciones tras dejar la Casa Rosada. Lo hizo con perfil bajo, sin la euforia de seguidores ni el repudio de detractores. Apenas un grupo de periodistas lo esperaba a la salida, que se produjo instantes después de la votación del presidente Alberto Fernández en Puerto Madero. 

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

De chaleco azul, pantalón beige y zapatillas, Macri entró a la institución ubicada en Juncal 3131, donde vota habitualmente, con una bolsa de facturas, saludó de lejos a la prensa que lo esperaba a metros de la entrada y prometió declaraciones. Se lo esperaba más temprano, entre las 8.30 y las 9, pero eligió acercarse a votar poco antes de las 9.30 y casi al mismo horario que quien lo venció en su intento por la reelección en 2019. El Presidente y su antecesor votaron casi al mismo tiempo: primero habló Fernández, minutos después lo hizo Macri.    

 

No participó del desayuno que compartieron precandidatos y las precandidatas de Juntos por el Cambio de la Ciudad de Buenos Aires, de la lista Juntos Podemos Más, en el bar Croque Madame, ubicado en Vuelta de Obligado 2155, quienes se concentraron más temprano en una foto conjunta.  

 

Con el voto emitido y ya sin barbijo, Macri se acercó a la prensa, dejó facturas y dijo que en la bolsa que llevaba también había para las autoridades de mesa. "Está todo muy tranquilo, le pido a los argentinos que vayan a votar, es muy importante para nuestro futuro. Están todos los protocolos en marcha, es muy tranquilo, muy seguro. Nos tocó un muy lindo día después de varios días de lluvia", dijo apenas las cámaras lo tomaron.

 

Se definió como "un buen militante" que participó todo lo que pudo en la campaña tratando "de ir a la mayor cantidad de lugares" que le pidieron y confirmó que más tarde irá al bunker de la Ciudad de Costa Salguero, el mismo en el que siempre celebró victorias y sufrió la derrota de 2019, y también se unirá al búnker nacional de Juntos por el Cambio.   

 

Sin apuro y distendido, Macri anunció que su mañana seguía con la visita a un amigo y un almuerzo con sus hijos en la quinta Los Abrojos, ubicada en la localidad bonaerense de Malvinas Argentinas, aunque todavía desconocía cuál iba a ser el menú.

 

Evitó hacer nombres propios y dijo que la fuerza a la que pertenece tiene "muy buenos candidatos en todo el país". Cuando volvieron sobre el cambio de distrito de María Eugenia Vidal y Diego Santilli, ratificó su postura: "Ya opiné. En su momento pensé que no era lo mejor pero ya está, prescribió". 

 

"Este domingo es muy importante porque empieza a definirse en qué modelo de sociedad vamos a vivir, con qué libertades vamos a vivir. Estemos unidos para defender la república", dijo el hombre que se retiró del poder y parece estar lejos de ejercerlo a la hora de las decisiones del espacio político que fundó.

 

Tras agradecer a la prensa, Macri se alejó caminando con su celular al oído, flanqueado por los mismos pocos colaboradores que lo acompañaron. Nadie se cruzó en su camino ni le pidió una selfie. Unas pocas personas llegaban a votar cuando su figura se perdió camino al Parque Las Heras.