PASO 2021

Hecha la ley, hechas las paritarias: Kicillof hace campaña con los salarios

Tras visita sorpresa a un vacunatorio, el candidato sin boleta del FdT inició, en persona, las negociaciones con docentes. Gambeta a la veda y 45% irrechazable.

El gobernador Axel Kicillof encara la recta final hacia las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) montado a la Fase 2 de su campaña, tras la premisa inicial de vacunar, vacunar y vacunar: este jueves, sorprendió con su presencia en el inicio de las negociaciones -el manual dice que las cabezas de los gobiernos entran en escena para firmar acuerdos ya cerrados- y golpeó la mesa de la paritaria docente con una propuesta que parece imposible de rechazar. Ofreció 45,5 por ciento de aumento a los sindicatos a pagar en noviembre y reabrir la discusión un mes después. La jugada, a poco más de dos semanas de las elecciones, impacta en el corazón de una de las mayores preocupaciones de la gente, el bolsillo maltrecho por la inflación galopante.

 

Su presencia gambetea elegantemente la veda que prohíbe actos de gestión susceptibles de captar el voto; nadie podrá señalar al gobernador por participar de una reunión paritaria. Tampoco podrán hacerlo por su aparición "espontánea" en la campaña de vacunación casa por casa, como hizo este miércoles en un barrio en las afueras de La Plata. Pero ahí está Kicillof, figura estelar sin boleta en la madre de todas las batallas, empujando la campaña, entre vacunas y aumentos salariales, caminando por el borde de lo permitido por ley para ponerle el cuerpo a los que, como había anticipado Letra P, son los dos ejes centrales del proselitismo oficialista.

 

El gobernador se garantizó la foto. Fue él quien abrió el encuentro con las cabezas de los sindicatos nucleados en el Frente de Unidad Docente Bonaerense y luego se retiró, dejando al mando a sus ministros Pablo López (Economía), Agustina Vila (Educación) y Mara Ruiz Malec (Trabajo). Por los gremios estuvieron Roberto Baradel y María Laura Torre (Suteba), Mirta Petrocini (FEB) y Alejandro Salcedo (UDOCBA), entre otros.

 

El reclamo de fondo es histórico: recuperar el poder adquisitivo de los salarios, que vienen perdiendo por goleada con la suba de precios que pega más fuerte en los alimentos. Con la demanda de los gremios sobre la mesa, el gobierno ofreció una recomposición de 45,5% de aumento en dos tramos: uno en octubre y otro en noviembre. Con esta nueva propuesta, el incremento del salario docente quedaría escalonado de la siguiente manera: 35% en septiembre, 39,6% en octubre y 45,5% en noviembre.

 

Como adelantó el jefe de Gabinete, Carlos Bianco, durante una entrevista con Letra P, que la gente revalide en las urnas la gestión dependerá en gran medida del ritmo de la campaña de inoculación contra el covid y sus resultados y de que el oficialismo logre poner “un manguito en el bolsillo de la gente”. Con una llegada regular de dosis que permitió disminuir sensiblemente la cantidad de contagios y, consecuentemente, el número de fallecidos, el gran desafío ahora es impulsar la rueda del consumo.

 

La promoción de las paritarias para evitar que la inflación triture el poder adquisitivo se puso en marcha hace algo más de dos meses, cuando la administración central validó los incrementos del 43% y el 45% logrados, respectivamente, por bancarios y camioneros, algo descripto como un abandono del tope del 30 al 32% sostenido hasta poco antes. El acuerdo alcanzado semanas atrás por la cartera educativa nacional -que incluyó suba del 45%-, amplió la estrategia a uno de los sectores más castigados por la pandemia y centro de debate.

 

En territorio bonaerense, son unos 300 mil los docentes que se beneficiarán con el aumento, un universo clave por su tamaño pero fundamentalmente por el lugar que ocupa la educación en la sociedad, eje de campaña de todas las fuerzas políticas.

 

A principios de año, el acuerdo sellado entre las partes contempló un 14,1% de incremento para marzo, un 7,9% para julio y un 13,2% para septiembre, con una reapertura de la discusión en noviembre. Pero pasaron cosas y, frente a la acelerada inflación que se llevó puesto los pronósticos del ministro Martín Guzmán, el gobierno adelantó ocho puntos de la última cuota para julio y decidió la reapertura de la discusión para agosto.

 

Palos a Vidal

La sintonía entre la Provincia y Baradel excede largamente el acuerdo paritario. En declaraciones que precedieron el encuentro de este jueves, el sindicalista criticó duramente a la exgobernadora María Eugenia Vidal, de quien dijo que “no puede recorrer las escuelas” de la provincia debido “al daño que su gestión le hizo a la educación pública”, y afirmó que esa es “una de las razones” por las cuales “no puede presentarse” como precandidata en el distrito que administró durante cuatro años.

 

Baradel consideró, además, que existe “una diferencia abismal” entre la gestión de Vidal y la de Kicillof en materia educativa y cuestionó a los sectores que “descalifican lo público para avanzar con la mercantilización del sistema” escolar.

 

En línea

La propuesta del Ejecutivo bonaerense va en línea con el acuerdo alcanzado entre el Ministerio de Educación encabezado por Nicolás Trotta y los sindicatos en el marco de la Paritaria Nacional Docente, que fijó un incremento del 45,5 por ciento, por lo que el salario mínimo de los educadores en todo el país alcanzará los 38 mil pesos a partir de octubre, 39 mil desde noviembre y 40 mil en diciembre. El acuerdo estableció además una cláusula de revisión en noviembre próximo.

 

Sonia Alesso, secretaria general de la Confederación de Trabajadores de la Educación (Ctera), había festejado el acuerdo que -dijo- serviría de base para las paritarias en las provincias. “Este acuerdo es muy importante, sirve como un piso salarial nacional para la discusión que se está dando en las paritarias provinciales”, dijo tras la firma del entendimiento.

 

El ingreso inicial de un docente es el que se determina en la paritaria nacional y, luego, cada provincia puede mejorarlo si está en condiciones de reabrir la discusión con los sindicatos locales. En la última paritaria nacional, el Gobierno y los gremios habían acordado un aumento del 34,6 por ciento en tres tramos. Entonces, el salario inicial docente era de 27.500 pesos y pasó a ser de 31 mil pesos en marzo, de 34.500 pesos en julio y de 37 mil pesos en septiembre, mientras que el Fondo de Incentivo Docente (Fonid) se incrementó un 45 por ciento desde marzo último.

 

Victoria Villarruel, vicepresidenta de la nación.
El gobernador Maximiliano Pullaro y Patricia Bullrich durante una de las visitas de la ministras a Rosario.

También te puede interesar